Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Stella Orjuela en los Estados Unidos

Stella OrjuelaEntre el 31 de enero y el 17 de febrero pasados, invitada por las organizaciones no gubernamentales Proyecto de Educación Laboral para las Américas y Fondo Internacional de derechos Laborales (US/LEAP e ILRF, según sus siglas en inglés) realizó un exitoso viaje por los Estados Unidos la compañera Stella Orjuela, trabajadora de la poscosecha de Splendor Flowers, e integrante de la subdirectiva de Untraflores de Madrid, Cundinamarca.
Noticia aparecida en el Miami Herald
Noticia aparecida en el Miami Herald
Entre el 31 de enero y el 17 de febrero pasados, invitada por las organizaciones no gubernamentales Proyecto de Educación Laboral para las Américas y Fondo Internacional de derechos Laborales (US/LEAP e ILRF, según sus siglas en inglés) realizó un exitoso viaje por los Estados Unidos la compañera Stella Orjuela, trabajadora de la poscosecha de Splendor Flowers, e integrante de la subdirectiva de Untraflores de Madrid, Cundinamarca.
 
La gira comenzó en Washington, la capital estadounidense, y prosiguió, en su primera etapa, por varios estados ubicados al noreste del país. En ellos se reunió con comunidades, iglesias, parlamentarios y, principalmente, estudiantes y profesores de varias universidades, entre ellas, la de Yale y la Central Estatal en Connecticut; la de Holyoke en Massachussets; la de Brown en Rhode Island; la de Bates, en Maine. En varios de estos lugares Stella participó en mítines de protesta frente a varios supermercados Wal Mart, la empresa de mayores ventas en el mundo, la cual, para acogotar a la competencia y captar consumidores baja los precios de los artículos, a costa de esquilmar a sus proveedores y de someter a condiciones de sobreexplotación laboral a sus empleados.Durante esta etapa del viaje compartió con dos obreras del sector de la confección, cuyas compañías, también como Splendor Flowers, son proveedoras de Wal Mart: Flory Arévalo, obrera textil filipina, secretaria del sindicato de la fábrica Chong Won Fashion, de propiedad coreana; y Damaris Meza Guillén, dirigente sindical de la fáctoría de confección Mil Colores S.A., ubicada en Nicaragua.

Luego, se dirigieron en un viaje de miles de kilómetros al otro extremo del país a Los Ángeles, California, a orillas del Océano Pacífico, el más poblado estado del país del norte. En esa enorme ciudad, fue recibida por Alison Paul, coordinadora de la Campaña de US/LEAP en pro de los derechos de los trabajadores de Flores. El 10 de febrero Stella y Alison se reunieron allí con Sylvain Cuperlier y Sue Hagen, director mundial de la oficina de Responsabilidad Social Corporativa y vicepresidenta de Recursos Humanos de Dole Food Company, respectivamente. Además, fue entrevistada por la cadena de televisión Univisión y por la estación local de Caracol Radio.

De la Costa Pacífica partieron a La Florida, en el Atlántico, en donde concluiría la gira. En Miami, fueron recibidas por Carolina Delgado, quien trabaja para la AFL-CIO, la central sindical estadounidense y quien ha promovido un corriente de apoyo entre estudiantes, sindicalistas, religiosos y abogados, para exigirle a la Dole que respete los derechos de los trabajadores de las floras. En Miami, el 12 de febrero, Stella y Alison se reunieron  con John Amaya, presidente de Dole Fresh Flowers, a quien le entregaron una comunicación del sindicato y le reiteraron las exigencias que viene haciendo Sintrasplendor. En esta misma ciudad también participó en una conferencia promovida por diversas organizaciones entre ellas, US/LEAP, AFL-CIO del sur de la Florida, Trabajos con Justicia y el Centro Intercultural. Además concedió entrevistas a importantes medios de comunicación, como el conocido diario The Miami Herald.

Una de las más importantes experiencias de su recorrido la tuvo nuestra compañera en el poblado de Immokalee, a unas dos horas por tierra de Miami, en donde se entrevistó con dirigentes y trabajadores agrícolas, la mayoría inmigrantes de Centroamérica, quienes, viviendo en la más opulenta sociedad del mundo, padecen atroces condiciones de explotación, de negación de sus derechos, de subcontratación, de pobreza. Allí, los cosechadores de tomate, pepinos, jitomate, pimentones, desafiando la prohibición de conformar sindicatos, que recae sobre los jornaleros agrícolas de Estados Unidos, conformaron la Coalición de los Trabajadores de Immokalee, que desde hace varios años lucha con denuedo por las reivindicaciones de los proletarios. Los directivos de la organización le entregaron a Stella una copia de un hermoso documental que condensa la trayectoria de lucha de estos asalariados: “Immokalee, de la esclavitud a la libertad”. 
 
El intensa actividad desplegada por Stella resultó de enorme provecho para profundizar las denuncias sobre las arbitrariedades de la empresa, para fortalecer y ampliar la campaña de solidaridad en los Estados Unidos y para hacer aún más estrecha la amistad con las organizaciones y personas que han hecho de la causa de los trabajadores de Splendor su propia causa.