Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Permanente presencia de la Pastoral Obrera

La huelga en Benilda

A la izquierda durante la toma de la Superintendencia de Sociedades, el 4 de octubre, el sacerdote francés Bernardo Claireau flanqueado de benilderas. A la derecha el padre Carlos Fierro, en la finca, les transmite a los proletarios el mensaje de la Pastoral de los trabajadores: “Larga es la lista de agresiones a la justicia, a la dignidad de la persona humana, al derecho a la vida y al trabajo”, que se cometen por los dueños de Benilda, dice en uno de sus apartes. El padre Claireau, quien durante varios años dejó la sotana —como lo hicieron otros 400 clérigos galos— para engancharse acomo asalariado en una empresa siderúrgica, se ganó el indeleble aprecio de los proletarios por su cálida y permanente compañía.