Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Comunicado de la UNAC: Ante la infamia, Solidaridad urgente

A partir del lunes 7 de Septiembre del año en curso, más de 500  trabajadores de la empresa floricultora Benilda S.A.C.I., de propiedad de los hermanos Pedro y Carlos Mejía y algunos de sus herederos, se vieron forzados a iniciar una huelga para exigir el pago de los salarios, los aportes legales para seguridad social en salud y pensiones, el subsidio familiar, las dotaciones (ropa y elementos de trabajo), y contra las maniobras de los empresarios que, para birlar los derechos de los trabajadores, ha trasladado áreas enteras de la plantación a empresas creadas recientemente por los mismos empresarios, con distinta razón social y representación legal confiada a mandos medios de Benilda S.A.C.I., a las cuales han trasladado o vinculado nuevos trabajadores, pero mediante formas precarias, sin sujeción al Derecho del Trabajo, de contratación o subcontratación laboral que dan forma a la sobre-explotación del trabajo para reducir así los costos de producción.

Trabajadoras y Trabajadores de la Empresa de las Flores Benilda S.A. C.I. en conflicto

A partir del lunes 7 de Septiembre del año en curso, más de 500  trabajadores de la empresa floricultora Benilda S.A.C.I., de propiedad de los hermanos Pedro y Carlos Mejía y algunos de sus herederos, se vieron forzados a iniciar una huelga para exigir el pago de los salarios, los aportes legales para seguridad social en salud y pensiones, el subsidio familiar, las dotaciones (ropa y elementos de trabajo), y contra las maniobras de los empresarios que, para birlar los derechos de los trabajadores, ha trasladado áreas enteras de la plantación a empresas creadas recientemente por los mismos empresarios, con distinta razón social y representación legal confiada a mandos medios de Benilda S.A.C.I., a las cuales han trasladado o vinculado nuevos trabajadores, pero mediante formas precarias, sin sujeción al Derecho del Trabajo, de contratación o subcontratación laboral que dan forma a la sobre-explotación del trabajo para reducir así los costos de producción.

A las trabajadoras y trabajadores más antiguos, que llevan entre 15 y 28 años de trabajo en la empresa floricultora Benilda S.A.C.I, hasta ahora se les conserva su vinculación laboral, pero son objeto de presiones para que renuncien “voluntariamente” a su empleo con el argumento falaz de que esta empresa está en proceso de liquidación y carece de recursos para continuar pagando salarios, las prestaciones sociales y los aportes legales para la seguridad social, lo que podría significar que los trabajadores(as) que no se sometan  pierdan sus acreencias laborales ya causadas, o quienes si lo hagan deban aceptar que las mismas se les paguen tres años después de la terminación definitiva de sus contratos de trabajo, tal como se ha propuesto sin respeto alguno a la dignidad humana y a las normas que determinan la obligación del pago oportuno de las remuneraciones y las prestaciones sociales. El proceso de marchitamiento de la Empresa se viene dando desde 2001, año en que ocupaba 1800 trabajadores(as) y que ha reducido hasta los 500 actuales, mediante su retiro sucesivo o, en el mejor de los casos, el traslado de los más jóvenes a las nuevas empresas testaferro.

Es evidente, que estamos frente a la figura jurídica de la “huelga imputable al empleador, por incumplimiento de las obligaciones salariales con sus trabajadores” (art.379 del C.S.T.),  razón por la cual hasta la fecha  los empresarios no han pedido la intervención de las autoridades del trabajo, que deben levantar un acta que constate la huelga y los motivos de su declaratoria. Sin embargo, los dirigentes sindicales si han solicitado tal intervención, pues se tiene claro que la retención de salarios y el no pago de los aportes parafiscales para seguridad social (salud y pensiones), con el agravante de que fueron descontados de los salarios durante muchos meses y hasta la fecha no se han entregado a las entidades de seguridad social, son causal para legitimar la huelga y sancionar a la empresa. Pero, las autoridades del trabajo, omitiendo sus obligaciones legales, guardan silencio frente a las reclamaciones de los trabajadores, configurándose así una conducta cómplice con las irregularidades patronales, que amerita una investigación disciplinaria de la Procuraduría General de la Nación.

Así mismo, frente a la presunta liquidación de la empresa, tampoco se han cumplido los requisitos legales ante el Ministerio de la Protección Social, entidad que previo estudio debe autorizar la suspensión temporal de los contratos de trabajo o, en caso extremo, los despidos colectivos en las empresas en situación de quiebra inevitable. Sin embargo, teniendo en cuenta el antecedente de creación de nuevas empresas testaferro, existen razones para creer que, en realidad, se trata de una maniobra infame encaminada a deshacerse de los trabajadores antiguos que han acumulado acreencias laborales, y, por supuesto, fatiga y enfermedades. Por ello, los trabajadores(as) son tratados como muebles viejos que, con el propósito de renovar la vieja casa, deben ser tirados a la calle. Esta la razón de las recientes propuestas de los empresarios al sindicato, de que en próxima fecha les pagarán la quincena causada entre el 16 al 30 de Agosto y que si colaboran en el desmonte de los viejos invernaderos se les pagará el resto de los salarios retenidos con el producto de la venta del plástico y demás materiales. Para el pago de las prestaciones sociales, como ya se dijo, deberán esperar varios años. Es obvio que se trata de una burla, pues si no pagan ahora que la empresa está activa, menos posibilidades tendrán de hacerlo cuando haya dejado de existir. No es absurdo pensar que, como el Ave Fénix, de las cenizas de la empresa liquidada resurja una nueva, con otro nombre y nuevos trabajadores, con bajos salarios y sin un sindicato que los represente.

Los trabajadores enfrentados a sus necesidades, han reducido sus pretensiones para reiniciar sus labores, lo harían sobre la base del pago puntual de las quincenas y de la seguridad social. Durante el tiempo que se han retenido los aportes para seguridad social han fallecido trabajadores que no recibieron atención médica oportunamente. Para el cubrimiento de las demás acreencias laborales, se darían plazos razonables. Sin embargo, los empresarios no ceden, pues consecuentes con su fin último esperan que las necesidades agobien a los trabajadores(as) y desfallezcan de cansancio, optando por el retiro “voluntario”, que exime a los empresarios de pagar indemnizaciones por despido injusto, y reconocer años después, a cuotas y reducidas en su cuantía, las prestaciones sociales causadas hasta la fecha del retiro.

Por otra parte, con el propósito de doblegar la entereza y espíritu de resistencia de los trabajadores(as), durante la huelga se han registrado acciones de hostigamiento por parte de agentes de la Fuerza Pública al mando del Mayor Iván Infante Pinzón, Comandante del Distrito de Policía de Facatativá, quien, a manera de amenaza, ha advertido a los trabajadores que si recibe la orden de los empresarios pasará por encima de los huelguistas para garantizar el ingreso a la plantación de personal subcontratado, actitud esta que viola  principios legales, según los cuales un conflicto laboral no puede ser tratado como un problema de orden público, y muchos menos cuando la autoridades competentes, los funcionarios del Ministerio de Protección Social, han incumplido sus obligaciones y deberes.

La Unión Nacional Agroalimentaria de Colombia – UNAC afiliada a la Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación, Agrícolas, Hoteles, Restaurantes, Tabaco y Afines -  UITA,  visitó a los trabajadores y trabajadoras en huelga y les expresó el  compromiso solidario de continuar acompañándolos en su lucha de resistencia, pues se tiene la certeza que este tipo de burdas maniobras patronales, que afectan de manera grave el derecho al trabajo y la dignidad de los trabajadores y sus familias, deben ser rechazadas decididamente por los trabajadores, tanto en el plano nacional como internacional, para que no prosperen, pues si se perpetran de manera impune pueden ser aplicadas en otras plantaciones.

Por todo lo anterior, es URGENTE la SOLIDARIDAD con los trabajadores y trabajadoras de la empresa floricultora Benilda S.A.C.I., la cual debe expresarse mediante el envío de mensajes a los empresarios, a las autoridades del Ministerio de Protección Social, a la Procuraduría General de la Nación, incluso al Presidente de la República y al gremio de los empresarios, ASOCOLFLORES, que hasta la fecha no han fijado posición frente a estas conductas, a todas luces ilegales. Copia de los  mensajes enviados deben remitirse al Sindicato: Unión Nacional de Trabajadores de las Flores – Untraflores ( Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. ) y UNAC – UITA – Colombia. 

Con nuestro saludo y abrazo fraterno, quedamos a la espera de una pronta y consecuente campaña de solidaridad con los trabajadores de la Empresa Benilda S.A.C.I.

Trabajadoras y Trabajadores de la Empresa de las Flores Benilda S.A. C.I. en conflicto.

   Bogotá, D.C., 17 de Septiembre de 2009

Copia: Dr. Alvaro Uribe Vélez, Presidente de la República
Dr. Diego Palacio Betancourth, Ministro de la Protección social
Dr. Alejandro Ordoñez, Procurador General de la Nación
Asocolflores
Untraflores
Secretaría General y Regional UITA
Servicio de Información de Rel-UITA – SIREL.
CUT – Bogotá Cundinamarca,
CUT – Nacional