Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Nace organización consecuente en otra plantación del Grupo Dole

Junta Directiva de UntrafraganciaCansados de la recarga de trabajo y del trato tiránico de la gerencia, y animados por las denuncias publicadas en Florecer, los obreros de La Fragancia decidieron sindicalizarse, pero antes hubieron de derrotar a los patronalistas de Sinaltraflor

José A. Mora, Presidente UntrafraganciaMás trabajadores de la Dole en Untraflores

Por Argenis Bernal
El pasado 3 de febrero, un grupo de 31 obreros logró constituir un sindicato de base en Flores la Fragancia, ubicada en la vereda El Rodeo, en el kilómetro 3 de la vía El Rosal Subachoque. La empresa hace parte del conglomerado Dole, del cual se afirma que es dueño del 30% de la floricultura colombiana.

Reinaldo Rojas, Vicepresidente UntrafraganciaFlorecer ya había denunciado en su edición N° 10 la agobiante situación por la que atravesaban los operarios de esa compañía, quienes afanosamente comenzaron a organizarse. Entonces, Sinaltraflor, en contubernio conla empresa, los engañó y creó un comité al que hizo pasar como “sindicato obrero”. Los patrones permitieron que el esquirol Adriano Figueroa hiciera reuniones y se moviera por el cultivo como Pedro por su casa.

En esta compañía regía un pacto colectivo que fue convertido en convención, el 16 de diciembre, en cuanto se creó el comité. El aumento salarial quedó por debajo del decretado por el gobierno, de por sí miserable y, con el descuento de la cuota sindical, la mayoría quedó con una paga inferior a la que les correspondería con el pacto. En el colmo de la mezquindad la multinacional les redujo el auxilio de estudio para los hijos.

Pedro Miranda, Subsecretario GeneralPero los trabajadores no tardaron en darse cuenta del engaño y comenzaron a buscar a Untraflores. Cuando la gerencia percibió los movimientos de los obreros,  se  puso de acuerdo con Adriano Figueroa y montaron una maniobra dirigida a obstaculizar la legalización del sindicato consecuente: embarcaron en un bus a 35 operarios, los llevaron a Madrid y allí, a las volandas, constituyeron un sindicato de bolsillo al que le dieron el mismo nombre del que estaba construyendo Untraflores: Sintrafragancia.

El resuelto equipo de dirigentes que apoya a Untraflores no le ha dado tregua al sindicato amarillo. En estos momentos tiene afiliados al verdadero sindicato obrero a 250 operarios de una planta de cerca de 350, e inició una campaña para que los trabajadores renuncien a la convención con la que fueron entrampados; a la fecha han logrado que más de 200 lo hagan y tienen arrinconados a Figueroa y sus compinches.

Gerardo Carrillo, Secretario de Educación UntrafraganciaEl 11 de marzo se realizó una exitosa asamblea en la que 150 entusiastas delegados aprobaron llevar hasta el fin el proceso de renuncias a la convención y que, como ya son mayoría frente a los patronales, exigirán a la Dole que se siente a negociar con quienes son los auténticos representantes de los trabajadores. Y para evitar confusiones, aprobaron cambiarle el nombre al sindicato por el de Unión de Trabajadores de Flores La Fragancia, Untrafragancia.