Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Avance sindical en Santa Bárbara

La perseverancia de los trabajadores de la empresa Santa Bárbara obtuvo una importante victoria: el pasado 23 de octubre, el Ministerio de la Protección Social, mediante resolución 003481, dejó en firme el registro de la asociación sindical de obreros de las Flores, Asoflores. Los intentos del grupo Chía de impedir la libre organización de los operarios no lograron amilanar a quienes han tomado conciencia de que sin la unión obrera los asalariados son víctimas de los peores atropellos.
La perseverancia de los trabajadores de la empresa Santa Bárbara obtuvo una importante victoria: el pasado 23 de octubre, el Ministerio de la Protección Social, mediante resolución 003481, dejó en firme el registro de la asociación sindical de obreros de las Flores, Asoflores. Los intentos del grupo Chía de impedir la libre organización de los operarios no lograron amilanar a quienes han tomado conciencia de que sin la unión obrera los asalariados son víctimas de los peores atropellos.

Además, el pasado siete de noviembre, comenzó la negociación del pliego de peticiones, que Untraflores había presentado desde el 28 de septiembre, y que la empresa Santa Bárbara se había obstinado en no negociar. Fue necesario que el Ministerio, ante la indiscutible legalidad que asiste al sindicato, advirtiera a la empresa que sería multada si continuaba negándose a entablar las conversaciones. Sólo así fue posible comenzar la etapa de arreglo directo, de la cual ya se han llevado a cabo varias reuniones. No obstante, la empresa se niega a acceder a cualquiera de las muy justas peticiones, por lo que es necesario que los trabajadores se afilien a Untraflores y Asoflores y respalden el pliego para que la gerencia no siga imponiendo su voluntad sin tener en cuenta para nada a las necesidades e intereses de los asalariados.

No sobra resaltar que ninguna de las peticiones consiste en grandes aumentos y que, por el contrario, el petitorio no representa ningún peligro para la estabilidad económica de la empresa, pero sí un alivio para la calamitosa situación de la fuerza laboral. No hay que olvidar que las pocas ventajas que el patrón se vio obligado a conceder en el pacto colectivo se debieron a la organización sindical, pues la administración las concedió por temor y con el propósito de debilitar a la naciente unión obrera.

Si los trabajadores nos unimos alrededor de Untraflores y Asoflores, lograremos mayores beneficios y un control a la enorme presión laboral y a las humillaciones, así como el derecho a asistir al servicio médico. Unámonos todos alrededor de Asoflores; tanto quienes suscribieron el pacto colectivo como los que no, todos tenemos derecho legal a afiliarnos al sindicato.