Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Un periódico al servicio de los obreros de la floricultura

Editorial 

Son muy grandes los padecimientos de los 70 mil trabajadores de las flores. La inmensa mayoría ganamos escasamente el salario mínimo, con el que no podemos sostener dignamente a nuestras familias, que se abaten en la pobreza. Además, las empresas, a las que entregamos nuestro trabajo y salud, han generalizado el sistema de contratistas para eliminar las mínimas garantías contempladas en las leyes, hacer más duras las condiciones laborales, y suprimir las pocas conquistas alcanzadas en los primeros años de auge de esta agroindustria.

Esta situación ha conducido a una generalizada inconformidad, que abarca no solo a quienes están vinculados a los cultivos, sino también de otros importantes sectores sociales. Ejemplos de lo cual son el pronunciamiento de la Diócesis de Facatativá, que publicamos en este número, y el cabildo abierto para debatir el tema, efectuado por el Concejo de este mismo Municipio.

La junta directiva de Untraflores estimó que una herramienta fundamental para hacerle frente a la dura situación descrita y ayudar a impulsar la organización, sería tener un medio de comunicación, en el cual los asalariados pudieran encontrar una fuente de información y de análisis y una guía para procurar sus reivindicaciones. Allí encontrarían, además,  un espacio para expresar sus opiniones, plantear sus reclamos y denuncias, referir sus condiciones de vida y de trabajo y las injusticias a las que son sometidos. Por esto, decidimos publicar Florecer, que saldrá a la luz mensualmente, y cuyo costo de $ 200 lo hará accesible a la mayoría de quienes laboramos en este sector.

Nuestro periódico dará prioridad a los temas mencionados  pero, recibirá gustoso otras manifestaciones como poesías, coplas, canciones, cuentos, relatos, etcétera, enviadas por todos aquellos que quieran participar en esta propuesta, ya que  estas expresiones espirituales son  parte fundamental de la vida del pueblo y contribuyen, de alguna manera, a su organización legal y a la defensa de sus intereses.

Las clases altas creen que la gente humilde no es capaz de escribir, de componer, de actuar, de entender. Esa es una gran mentira. Este primer número de nuestro periódico lo demuestra. Un grupo de trabajadores de varias empresas y de distintos municipios de la sabana de Bogotá, se reunió para escribir el texto que aparece en este número bajo el título de Florecer, y que fue escogido  como nombre de nuestro periódico; en su escrito celebran el nacimiento de Untraflores y expresan sus sentimientos sobre la situación de los obreros, la actitud de los patrones, e inclusive lo que piensan sobre cómo debería ser nuestro país.

Florecer se preocupará porque muchos otros trabajadores sigan este ejemplo. Claro que no despreciaremos la colaboración de personas más conocedoras del arte de escribir y de diversos temas, su valiosa aporte hará que cada número sea mejor y contribuirá a  unirnos con otros sectores igualmente golpeados por la voracidad de la oligarquía. Con el ánimo de prepararnos mejor, realizaremos cursillos de redacción y  buscaremos asesoría para aquellos  trabajadores que tengan inclinaciones artísticas o literarias. Lo anterior contribuirá con el objetivo central de este periódico que es el de  propiciar la organización independiente de los trabajadores de la floricultura y, además, estimulará la discusión de las ideas que permitan a los trabajadores ponerse al frente de las transformaciones que requiere Colombia, para lograr su real independencia y salir del atraso y la miseria.

Compañeros trabajadores,  bríndenos su apoyo comprando o suscribiéndose a Florecer; haciéndonos las críticas que consideren necesarias y enviándonos cualquier colaboración, a la que le abriremos un espacio en nuestras páginas. Ayúdenos a convertir a  Florecer en un auténtico vocero de los trabajadores de la floricultura.