Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

"Florecer"

Enterados de la aparición del peródico de Untraflores, varios obreros de diversos cultivos, se reunieron, desde recién terminada la jornada hasta casi el amanecer, para escribir sus puntos de vista sobre la situación en los cultivos y las condiciones que vive el país. El nombre que le pusieron a su escrito, que se publica a continuación,  fue el que escogimos para nuestro periódico. 

He aquí una esperanza para quienes trabajan en la industria de las flores, de la cual se beneficia el sector patronal, a costa de miles de personas que desde tempranas horas empiezan a laborar con entusiasmo, y en pago reciben sólo el salario mínimo legal, que no alcanza para suplir las necesidades mínimas.

¡Para pensar!

Si desde los tiempos de la colonia se ha discriminado a la población negra, en la actualidad esa discriminación abarca a toda la gente de escasos recursos económicos y sin influencia política o religiosa. Debido a esta esclavitud, los dueños del poder (patronos) atropellan a sus trabajadores, con la consigna de que si protestan o piden justicia, serán despedidos y tildados como revolucionarios, a sabiendas de que si no fuera por la clase trabajadora, cómo iban a seguir llenando sus arcas.

¿Libre expresión?

El derecho de expresión se ve obstaculizado por el gobierno en asocio con los empresarios. Pero la clase trabajadora está despertando y se está asociando para reclamar los derechos laborales que establece la Constitución colombiana. Por eso los empresarios crean conflicto y persiguen de la manera más vil y destituyen de los cargos a los obreros que se asocian a sindicatos o a quienes, por decir únicamente la verdad,  ponen en tela de juicio las “buenas garantías” que dan los patrones.

¿Sabe usted?

Los dueños del poder no tienen el más mínimo interés por conservar el medio ambiente y la buena salud de los que les ayudan a hacer la plata. En caso de que alguna persona informe a cualquier ministerio sobre anomalías que se presenten por el mal manejo del personal, de los productos, etcétera; los señores empresarios saludan las posibles visitas de cualquier entidad, presentando sus escudos (pesos), que son bien recibidos por tales personas, las cuales, de regreso a la entidad, llevan el informe de que la empresa que es denunciada está funcionando perfectamente.

¿Seguridad Industrial...?

Los trabajadores son obligados a laborar en condiciones que para ningún ser humano son aceptables, pues no les dan los elementos necesarios para la protección y buen desarrollo de los programas establecidos por los patrones. Observamos esto en las empresas donde se sacan productos vegetales como las flores, donde más se presentan problemas de salud por la manipulación de químicos, líquidos, polvos, que en su mayoría son tóxicos. Y como no se dan los implementos necesarios,  la parte trabajadora termina con la piel y la sangre contaminadas. Y ya cuando esto ocurre, la decisión más rápida es cancelar contratos de trabajo y dejar a muchas personas en la calle, desprotegidas y con su salud hecha flecos.

Querer es poder ¡Adelante!

Sabemos que los señores empresarios contratan personal en su mayoría de escaso nivel académico, para poder explotar mejor. Recobremos algunos valores que hemos perdido por callar y aguantar las amenazas y humillaciones, que son nuestro pan de cada día. Rechacemos toda esta clase de atropellos ante las autoridades competentes y busquemos por todos los medios que nos escuchen. Miremos que el trabajo dignifica y engrandece al hombre y que, hombres y mujeres nacemos con derechos a vivir dignamente, y los tenemos que hacer valer ante nuestros patrones, los cuales no tienen el más mínimo detalle para que sus semejantes, en este caso los trabajadores, puedan vivir como debe ser.

No exigimos que nos den todas las ganancias, pero sí algunas de ellas, reflejadas en buen servicio de salud, pago de primas, legales y extralegales, dotaciones completas. Y denunciemos toda clase de atropellos y mal manejo de parte de los señores administradores, gerentes, jefes de personal y supervisores.

Compañeros y compañeras

Apóyenos que con su ayuda estaremos haciendo frente a nuestros opresores que, aunque son muy potentes económicamente, flaquean ante una población que día a día se cansa de aguantar  maltratos y quiere mostrar que mediante asociaciones busca el progreso de la familia-sociedad, y por ende de la nación. Arriba con ese grito de protesta para que Colombia sea un país en el cual aún tengamos libertad. Diga con orgullo: VIVA EL SINDICATO.

La razon también es mía

Compañero, no deje que los demás opinen por usted, al contrario, tome la iniciativa y demuestre que usted también puede pensar igual y mejor que los que tienen plata. Demuestre que usted es un ser humano normal y que no está invadido por ese afán de llenarse de dinero a costa de los que sí trabajan, porque usted hace parte de un mundo lleno de buenos valores y costumbres.

Igualdad

Hagamos de Colombia un país sano y  en el cual todos tengan derechos de educación, vivienda, alimentación y salud. Si necesita ayuda profesional búsquela por parte de los grupos de los cuales hace parte, y no se conforme con la presión sicológica a la que lo somete su jefe o patrón, que por lo general termina volviéndolo un objeto, y ya cuando está bien agotado, lo arroja a la calle.