Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Editorial

La publicación de éste, el segundo número de Florecer, aunque tardía, refleja la firme decisión de Untraflores de convertir el periódico en una herramienta para alentar la educación y organización de los trabajadores. El primer número recibió una cálida acogida y esperamos que éste reciba una aún mayor. El obrerismo colombiano padece el asedio despiadado del gobierno de Álvaro Uribe, quien, sin importarle la ya muy precaria situación de los asalariados, está imponiendo un conjunto de reformas que amplían la jornada diurna hasta las diez de la noche,  con lo que elimina el pago del recargo nocturno, reduce el de los dominicales y festivos, disminuye los beneficios de las pensiones y aumenta el IVA para los productos de consumo popular. Así hace más amarga la vida de las gentes laboriosas, mientras busca hartar los apetitos de las empresas extranjeras; puesto que las firmas colombianas van cada  día a la quiebra por la poca capacidad de compra de nuestro pueblo.

Además de lo anterior, los jornaleros de los cultivos de flores enfrentamos el desconocimiento de los derechos más elementales, como el de organizarnos en un sindicato, y el sistema de contratación permite a los patronos cometer toda clase de abusos. Pero en el corazón de la clase obrera anida la inconformidad y el anhelo de conquistar esos derechos y de obtener un ingreso que permita a la familia proletaria vivir dignamente. Untraflores se mantendrá, pues, impulsando la organización y ventilando nuestros reclamos en todos los escenarios. Hoy tenemos la buena noticia de que obtuvimos el reconocimeinto del fuero sindical para las compañeras Gladys Beatriz García Fula, Zoraida Murillo y Marlene Murillo, quienes deberán ser indemnizadas por la empresa  y reintegradas a su trabajo, según fallo de los magistrados Javier Antonio Fernández Sierra y Julieta Chaparro de Rojas, quienes de manera justa aplicaron una de las pocas normas legales que aún protegen al trabajador. Se trata de una muestra de que si nos atrevemos a exigir lo que nos corresponde, podemos obtener éxitos, así sean inicialmente pequeños. Benilda S.A pretende burlar la sentencia judicial, mostrando arrogancia y desprecio por el orden jurídico que dicen defender. No podemos permitir que se salgan con la suya.

Compañero trabajador: Florecer es su vocero,  Untraflores su organización, háganos llegar sus denuncias y colaboraciones.