Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Fortalecer la organización, insistir en el diálogo


Editorial

Untraflores ha dado pruebas incuestionables de su voluntad de buscar, por la vía del diálogo, soluciones a los graves problemas que aquejan a quienes laboran en las floras de la sabana de Bogotá. Por ejemplo, se dirigió el pasado 4 de abril a la junta directiva de Asocolflores y, por intermedio del Fondo Internacional por los Derechos Laborales, ILRF (por su sigla en inglés), logró que esta organización de exportadores accediera a reunirse con los representantes de la clase trabajadora.

A dicha reunión, que se llevó a cabo el 8 de abril, concurrieron Martha Moreno, gerente de Desarrollo Social de Asocolflores; Aidé Silva, Esperanza Cerero, Beatriz Fuentes, Óscar Hernández, directivos de Untraflores, y los asesores sindicales Esperanza Lozano y Alejandro Torres. También estuvieron presentes Nora Ferm, del ILRF, y Ricardo Zamudio y Diana Castañeda, de la Corporación Cactus.

La delegación de Untraflores expuso con claridad y abundando en casos concretos las violaciones al derecho de organización, los vejámenes de que son víctimas los obreros y las exigencias apabullantes de rendimiento. Insistió en que el sindicato es partidario de formular peticiones modestas y alcanzar mejoras graduales, por cuanto quiere lograr esos progresos sin mayores conflictos.

La doctora Martha Moreno, quien acababa de llegar de Washington, en donde sostuvo que las empresas filiales de Asocolflores respetan los derechos y tienen programas sociales sumamente favorables, dijo que en ese momento no respondería a las solicitudes de los delegados obreros, pero que convocaría un nuevo encuentro para expresar los puntos de vista de su gremio. Hasta ahora no lo ha hecho porque se empecina en poner oídos sordos a nuestras justas quejas. Peor aún, sus filiales como Splendor y Cóndor, desatan una persecución brutal contra quienes se atreven a sindicarse o a reclamar.

Tanta insolencia patronal terminará colmando la paciencia de los asalariados, a quienes convocamos a afiliarse masivamente a Untraflores y a decidirse a librar la lucha para frenar chantajes, humillaciones y la aberrante explotación.

No obstante, llamamos de nuevo a Asocolflores a deponer su actitud intransigente y a atender de buena fe las exigencias que con tan recta voluntad se le han planteado.