Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

La protesta ante el Ministerio

Nutrida participación de los trabajadores El pasado 4 de agosto, un grupo numeroso de trabajadores organizados en Sintrasplendor se hizo presente ante las instalaciones del Ministerio de la Protección Social para expresar su rechazo a la arbitraria medida de revocar la inscripción legal del sindicato.

Luego de terminar su jornada, los operarios de las fincas de El Corzo y El Rosal tomaron los tres buses que los condujeron a Bogotá. Allí se congregaron con sus pancartas frente al edificio del Ministerio de la carrera séptima entre las calles 32 y 33, en donde permanecieron por cerca de dos horas agitando enérgicamente consignas en las que se exigía el respeto al derecho de organización. La protesta, encabezada por Untraflores, contó con la presencia solidaria de delegaciones de Sintracóndor y Sintrabenilda, de Manuel Téllez de la CUT Bogotá, de la Corporación Cactus, de FASOL y de la publicación Notas Obreras.

Con energía se exigió el registro sindical El 30 de junio de 2005, el Ministerio había revocado la inscripción de Sintrasplendor en el registro sindical. Con  argumentos rebuscados la inspectora encargada alegó que en los documentos aportados por el sindicato no se sabía a que empresa pertenecían los trabajadores, y que no se expresaba la voluntad  de éstos de sindicalizarse.

La mayor demostración de la falsedad de las posiciones del Ministerio fue el mitin mismo. Los carteles hechos por los obreros contenían leyendas de este tenor: “Aquí estamos mostrando nuestra voluntad de organizarnos”, “Soy trabajador reclamando mi derecho de asociarme”, “Señor Ministro, no impida la organización de los trabajadores”, y “por el derecho de asociación: exigimos el registro sindical”. Allí mismo, se inició la recolección de firmas del memorial dirigido al Ministro Diego Palacio, en el que se reiteró la voluntad de los asalariados de Splendor de sindicalizarse y se le solicitó que resolviera favorablemente la apelación que se presentó el 14 de julio. Los esfuerzos de los asalariados no fueron en vano, pues el 29 de agosto el Ministerio terminó por darles la razón.