Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Ante la negociación: unidad, unidad, unidad

El próximo 30 de septiembre termina la vigencia del laudo arbitral que resolvió el prolongado conflicto laboral entre Splendor Flowers y Sintrasplendor; en la misma fecha también vence la convención colectiva que la empresa firmó con Sinaltraflor. Se avecina, pues, una nueva negociación en medio de una compleja situación caracterizada por la penuria que padece la clase obrera debido al alto costo de los alimentos, los arrendamientos, los servicios públicos y la educación de los hijos, lo cual obliga a exigir mejoras de los salarios y las prestaciones; y por otro lado los anuncios de los nuevos dueños de la empresa de centrarse en la productividad, lo que significa más carga laboral sin ni siquiera la recompensa de un mejor salario; a ello se le suma la persistente división propulsada por Adriano Figueroa y su círculo patronal de Utracun.

No obstante, también hay varios aspectos favorables: en primer lugar, una mayor conciencia de la necesidad de luchar para obtener cualquier mejoría, y un cansancio con los bajos sueldos y la sobrecarga laboral; además, Sintrasplendor, en el último año se ha fortalecido y su prestigio entre las bases es creciente.

Este sindicato ha sido un ejemplo para los trabajadores de flores, por el coraje que ha tenido para superar las dificultades. Primero, una pequeña minoría, sin doblegarse enfrentó la maniobra de la empresa de crear un sindicato dócil. Luego, antes que aceptar las imposiciones de la compañía en la pasada negociación, optó por dejar su suerte en manos de un tribunal de arbitramento, y esperar, a causa de la negligencia del Ministerio, más de un año el reconocimiento de sus derechos salariales y prestacionales. Los obreros dieron un ejemplo de valor, y a pesar de que la empresa promovió la deserción, la mayoría no se amilanó y la organización se mantuvo casi intacta, con algo más de 60 afiliados. Hoy como consecuencia del permanente trabajo de concientización, de agitación y de propaganda y de la defensa infatigable de los trabajadores ante las injusticias que a diario comete la compañía, el sindicato ha más que doblado sus afiliados, que ya se acercan a 130, y sus dirigentes gozan de un enorme aprecio y respeto entre las bases. Por todo esto lo único seguro en la próxima negociación es que Sintrasplendor la enfrentará con arrojo y dignidad, para lo cual ya ha tomado varias decisiones: defender cerradamente la unidad interna; convocar a los trabajadores a ponerse en pie de lucha; llamar a las bases sin ningún distingo a contribuir en la elaboración del pliego.

Pero lo más importante que se ha acordado es hacer los esfuerzos necesarios para que los directivos de Sinaltraflor, acepten realizar la negociación unificadamente. Sintrasplendor los ha invitado a entablar conversaciones que conduzcan a hacer un solo pliego, una sola comisión negociadora, en fin, una sola mesa de negociación. Infortunadamente, hasta ahora, la respuesta ha sido negativa. Si esa posición no es rectificada es claro que solamente serían ellos los responsables de que no se logren así sean unas pocas mejoras por las que exigen los trabajadores; por el contrario, si se deciden por la unidad se ganarían el reconocimiento y afecto de los asalariados de Splendor que claman por la unidad.

Untraflores ya ha alertado a todos sus afiliados y sus amigos en el movimiento obrero, y a las distintas organizaciones y personas que en el país y en el extranjero simpatizan con nuestra causa a solidarizarse fervorosamente con los obreros de Splendor en esta negociación colectiva.