Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Obreros de Guacarí y Splendor siguen la lucha contra atropellos de los Nannetti

Mitin frente a las oficinas del grupo Nannetti

Los días jueves 21 de junio y 12 de julio volvió a manifestarse la combatividad de los asalariados de estas dos firmas quienes en un número superior a 50 se congregaron en sendos mítines de protesta, primero en la Superintendencia de Sociedades y luego frente a las oficinas del grupo para protestar por la intransigente actitud de los Nannetti que se niegan a llegar a un acuerdo sobre las deudas que tienen con estos obreros, los cuales fueron despedidos o se vieron obligados a renunciar por causa imputable al patrón luego de levantarse en heroicas huelgas cuando los tristemente célebres empresarios escalaron los incumplimientos y atropellos.

Es tan grande el odio de estos señores contra quienes se atrevieron a exigir sus derechos que incluso se niegan a reconocer las condenas que ya profirió contra ellos el Juzgado laboral de Zipaquirá, en las cuales los condena a pagar las indemnizaciones y las liquidaciones, ajustándolas según el índice de precios al consumidor y a cancelar elevadas costas judiciales por haber perdido los procesos y que el Tribunal de Cundinamarca ya los condenó a pagar unas multas debido a las absurdas pretensiones que han planteado en el Juzgado Laboral de Funza.

A pesar de la arrogancia de los Nannetti, los voceros de los operarios, los abogados Esperanza Lozano y Fabio Hernández, asesores jurídicos de Untraflores, y una comisión de trabajadores y asesores sindicales que se nombró el 21 de junio, han estado proponiéndoles fórmulas de arreglo basadas en exigir únicamente el pago de los derechos ciertos e indiscutibles (salarios, vacaciones, prestaciones legales y extralegales, etc.), la indemnización por los años laborados y que dichos pagos se hagan de inmediato. Pero los abusivos floricultores pretenden que los obreros se conformen con una liquidación incompleta y si mucho con entre el 10% y el 15% de la indemnización. Estos señores tan ávidos a la hora de recibir decenas de miles de millones en subsidios del gobierno para supuestamente sostener los empleos en sus fincas, se muestran cicateros a la hora de reconocerles los derechos legales a quienes utilizaron de carnada para recibir las dádivas oficiales.

Semejante alevosía ha contado con la pasiva y aun complaciente actitud de la Superintendencia de Sociedades que, so pretexto de que la ley 1116 bajo la cual está operando actualmente el grupo empresarial Americaflor, la erige en Juez, se niega, como es su deber legal, a exigir el arreglo pronto de las deudas laborales. Más allá incluso va el Promotor nombrado por el ente gubernamental para presentar la propuesta de pago de las deudas del grupo, el señor Iván Camilo Ariza, quien más que representante de los acreedores se esmera por aparecer como un fiel lacayo de los Nannetti.

Los casi 160 proletarios de Guacarí y Splendor, que se mantienen en la lucha, han anunciado que si es necesario armarán un campamento en frente de las oficinas de Americaflor y en la Supersociedades, el cual sólo levantarán cuando se les dé una solución definitiva.