Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

En Splendor Flowers: Lecciones de los avances y los retrocesos de la negociación

Este artículo tiene como base el balance hecho por la comisión negociadora del pliego de peticiones, compuesta por los compañeros José Góngora, Herlinda Gaitán y Javier García Cárdenas.

 

El 30 de octubre, luego de 40 días de negociación, se firmó la convención colectiva entre Sintrasplendor – Untarflores y C.I. Splendor Flowers Ltda., cuya vigencia se pactó retroactivamente al 1 de octubre del presente año hasta el 30 de septiembre de 2012, es decir, por los próximos tres años. Esta fue en realidad la primera convención firmada por Sintrasplendor, ya que el conflicto laboral de 2007 fue resuelto por un Tribunal de Arbitramento al no haberse logrado un acuerdo.

Los directivos de Sintrasplendor consideran que el convenio a tres años es un resultado desfavorable, pero que no pudo evitarse, porque en este punto surtió efecto la maniobra fraguada entre la compañía y Sinaltraflor: aquella denunció el punto de la vigencia ante el Ministerio de la Protección Social y los directivos del sindicato patronal hicieron aprobar en su asamblea que la convención fuera a largo plazo. Una decisión totalmente absurda porque no tiene en cuenta que la negociación se realizaba en unas condiciones desfavorables, dada la revaluación del peso frente al dólar, el estancamiento de la economía, y la debilidad general del movimiento sindical, entre otros factores, incluida la campaña descarada de los empresarios de culpar a los míseros salarios de los trabajadores de la quiebra de las compañías, como es el caso de Benilda.

La empresa también denunció ante el Ministerio las cláusulas referentes a los permisos remunerados para atender las consultas médicas tanto de los operarios como de sus hijos. El sindicato fue claro sobre que en ese punto no transigiría y la empresa finalmente lo retiró, de tal manera que quedó tal como estaba en el laudo arbitral, es decir, que estos permisos serían por el tiempo necesario, sin ninguna limitación, excepto la de que se deben presentar las constancias respectivas.

El incremento salarial: producto de la lucha de Sintrasplendor en la negociación de 2007

El incremento de los salarios estuvo marcado por lo sucedido en la anterior negociación, cuando los afiliados a Sintrasplendor, prefirieron aguantar un año sin incremento salarial, mientras fallaba el Tribunal de Arbitramento, antes que someterse a los dictados de la compañía. El laudo arbitral terminó favoreciendo a un número importante de trabajadores, quienes de las escalas salariales más bajas ascendieron casi hasta los topes máximos. Este hecho obligó a la compañía a replantear su política salarial porque de lo contrario tendría que enfrentar la deserción masiva de las bases del sindicato patronal. Así, se avino a pactar un incremento del sueldo para el primer año de vigencia de la convención que, en promedio, llega a 4,7%, es decir, un punto y medio por encima del Índice de Precios al Consumidor, IPC, el cual fue de 3,21% entre octubre de 2008 y septiembre de 2009. Aunque este aumento no les permite a los trabajadores ni de lejos aliviar sus penurias, ya que el costo de la canasta familiar ronda los tres salarios mínimos, al menos supera la tendencia que se está viendo en la floricultura de ligar los aumentos estrictamente a la inflación y, lo que es peor, degradar a la enorme masa de floristeros al mínimo legal. En fin, la gerencia procurando evitar que un grupo grande de afiliados a Sinaltraflor optara por pasarse al sindicato obrero, se vio obligada a proponer una escala salarial cuyo eje fue el laudo emitido en 2008, con lo que un porcentaje importante de obreros logra un aumento de más del 8%. Así, se acordó un escalafón con base en la antigüedad, el cual quedó de la siguiente manera:

Fecha de ingreso

Salario 2009-2010

Antes de diciembre de 2001

$557.000

Entre 1 de enero de 2002 y 31 de diciembre de 2004

$550.000

Entre 1 de enero de 2005 y 31 de diciembre de 2007

$525.000

Del 1 de enero de 2008 en adelante

517.000

Estos salarios para el segundo año serán incrementados en el IPC y, en el tercero, en el IPC más medio punto (0,5%); además, si luego del aumento del salario mínimo alguien llegara a quedar por debajo de dicho mínimo, tendrá un alza de $220 diarios. En cuanto a las primas extralegales de vacaciones y diciembre quedaron en los 9 días actuales para el primer año y en 10 días para el segundo y tercer año. Por lo demás, fueron incrementados los auxilios educativo, funerario, de deportes y oftalmológico; el de alimentación se mantuvo en la misma proporción, esto es, 75% por la empresa y 25% por el trabajador. También se obtuvieron algunas mejoras en las garantías sindicales, que antes discriminaban al sindicato obrero, el cual ahora tendrá las mismas horas de permiso remunerado para sus actividades gremiales y 40 días en el año para cursillos de capacitación a sus afiliados, dictados por Sintrasplendor y Untraflores. Todo lo que se pactó regirá en los mismos términos para los dos sindicatos.

Aún la empresa gana con la división

La negociación nuevamente, como en 2007, se realizó simultáneamente en dos mesas separadas, en una Sintrasplendor y en otra el sindicato patronalista Sinaltraflor. Esto, como se ha denunciado permanentemente por la organización consecuente, continúa siendo una desventaja enorme para los obreros; dado que el control de la negociación que da exclusivamente en manos de la compañía, mientras los asalariados no pueden utilizar la presión y la fuerza unificadas en pos de reales mejoras en la paga y otros beneficios, los cuales las empresas pueden conceder, pero que nunca lo harán si no es mediante una férrea lucha obrera. Esto es tan cierto que la comisión negociadora permanentemente esgrimió en la mesa de negociación cómo los ingresos de Splendor el año pasado fueron de más de 40 mil millones de pesos, mientras que sus costos no llegan a 17 mil millones, con lo que después de impuestos la empresa obtiene ganancias superiores al 40% de sus ingresos. Esto solamente puede explicarse por el grado de explotación de los asalariados. Allí en los últimos años la carga laboral ha sido espantosa, a cada obrero se le asignan 50 camas de rosas para hacerles todas las labores. La situación ha llegado a tales extremos que llegó un momento en que únicamente había 6,5 trabajadores por hectárea, cuando en esta flor lo normal es de más o menos 10.

No obstante, la negociación registró importantes avances. Sintrasplendor consciente de sus responsabilidades no únicamente con los empleados de su empresa sino con el resto de lo floristeros, ha venido advirtiendo en contra de dormirse a esperar la próxima negociación que será sólo en el 2012. La junta directiva del sindicato ha expresado su voluntad de mantenerse en pie de lucha, no permitir ningún atropello, ninguna violación de los derechos legales y convencionales, oponerse férreamente al aumento de la carga laboral, so pretexto de la llamada productividad —lo cual se ha convertido en la cantaleta permanente del Grupo Nannetti—, y a mantenerse solidarios ayudando, al lado de Untraflores, a la lucha y a la organización de las decenas de miles de proletarios de las floras que padecen una situación aún más dolorosa que la de los operarios de Splendor.