Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

El cierre de Exportaciones Bochica en Antioquia

En junio los medios de comunicación informaron sobre el cierre de “la compañía de flores más importante del oriente antioqueño”, Exportaciones Bochica, que nació hace 35 años, debido a que no resistió más la baja del dólar. Esta decisión afecta a unos 1.000 trabajadores, de entre 15 y 20 años de antigüedad, a sus familias, y a la economía de los municipios de La Ceja, Rionegro y El Carmen de Víboral, ya perturbados por la pérdida de más de tres mil empleos en el último año. El liquidador de la empresa dijo que a los obreros cesantes les pagaría la liquidación en unos ocho meses.

En junio los medios de comunicación informaron sobre el cierre de “la compañía de flores más importante del oriente antioqueño”, Exportaciones Bochica, que nació hace 35 años, debido a que no resistió más la baja del dólar. Esta decisión afecta a unos 1.000 trabajadores, de entre 15 y 20 años de antigüedad, a sus familias, y a la economía de los municipios de La Ceja, Rionegro y El Carmen de Víboral, ya perturbados por la pérdida de más de tres mil empleos en el último año. El liquidador de la empresa dijo que a los obreros cesantes les pagaría la liquidación en unos ocho meses.

Al anunciar la medida, el director regional de Asocolflores, Mario Alberto Ossa Ramírez, le pidió al Gobierno adoptar medidas urgentes frente a la crisis por la que atraviesan los exportadores, ya que las tomadas hasta ahora “son importantes pero no suficientes” para salvar a los floristas, y anunció que su gremio iniciaría un proceso de capacitación en empleos alternativos. Señaló, además, que debían liquidar la empresa para “poder cumplir con sus obligaciones financieras”.

Debido a la larga historia de atropellos cometidos por esta empresa contra los trabajadores, estos pusieron en duda que en efecto fuera a ser clausurada y, por el contrario, creyeron que se trataba de una maniobra para salir del personal antiguo y subcontratar a través de temporales. Los temores de los trabajadores no eran infundados y, en efecto, a los pocos días se informó que la plantación había sido reabierta con operarios subcontratados.

No sobra recordar que la gerencia de esta compañía a partir de enero del año pasado, cuando un grupo de trabajadores decidió organizar un sindicato para enfrentar el incumplimiento de los pagos de la seguridad social, la recarga de trabajo, el maltrato, los malos sueldos, tomó las más atroces represalias y emprendió el más feroz amedrentamiento para impedir la afiliación. Incluso, para “persuadir” a los trabajadores, el gerente, Hugo Cifuentes, en presencia de individuos que usaban prendas militares, les advirtió a los operarios sobre los peligros de fundar sindicatos en Colombia. Hasta las llamadas Águilas Negras amenazaron de muerte a los promotores de la organización, y contra varios de ellos y sus viviendas se hicieron tiroteos intimidantes.

Como es costumbre, al propósito de liquidar la organización se sumó el gobierno, que le negó el registro sindical y con este argumento no les brindó protección a los dirigentes coaccionados. Luego de una ardua lucha legal, algunos despedidos fueron reintegrados y la empresa fue obligada a iniciar una negociación con los pocos sindicalizados que quedaron y que decidieron unirse al sindicato de industria Sintrainagro, para obtener este derecho.

La liquidación de la firma demuestra una vez más lo fallida que resulta la táctica obtusa de los empresarios, consistente en descargar sobre los hombros de los trabajadores la crisis por la que atraviesan a causa de las políticas económicas que ellos mismos han apoyado con fervor, a los intereses leoninos de los bancos y, en no pocos casos, a los manejos dolosos que los patrones hacen de sus compañías.

Por su lado, los obreros de Bochica tienen el honor de haber sido los primeros de la floricultura antioqueña que decidieron formar un sindicato independiente, ejemplo que seguramente guiará en el futuro al resto de los floristeros paisas en su camino de lucha por organizarse.