Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

La tragedia del bus de Splendor

Los trabajadores Splendor y todo el obrerismo de la floricultura aún no nos reponemos del enorme dolor causado por el trágico accidente del pasado 14 de julio. Con el paso de los días crece la indignación que produce la certeza del alto grado de responsabilidad que tuvo la indolencia de la compañía en la tragedia.

Sobre la tragedia del bus de Splendor


Los trabajadores Splendor y todo el obrerismo de la floricultura aún no nos reponemos del enorme dolor causado por el trágico accidente del pasado 14 de julio. Con el paso de los días crece la indignación que produce la certeza del alto grado de responsabilidad que tuvo la indolencia de la compañía en la tragedia. Es evidente que el número fatal de víctimas no se habría presentado si el bus no hubiera llevado casi el doble del cupo; si estuviera en mejores condiciones técnicas y si, por cuenta de la demora que ocasiona el abordaje del excesivo número de trabajadores, los conductores no aumentaran excesivamente la velocidad para cumplir el horario establecido.

Llena más de ira la ligereza y arrogancia con las que a cada petición los altos ejecutivos venían recibiendo las reclamaciones sobre las condiciones del transporte. Veamos los siguientes hechos:
En el punto 23 del pliego de peticiones presentado el pasado 12 de abril por Sintrasplendor y Untraflores, el cual Splendor se ha negado a negociar, se le solicitaba claramente lo siguiente: “La empresa prestará el servicio de transporte a los trabajadores sin costo alguno y propenderá al mejoramiento del mismo para que cumpla con las condiciones de calidad y seguridad necesarias”. Como es sabido, la compañía, sin razones valederas, se ha negado hasta ahora a discutir el petitorio. En una reciente reunión con el gerente administrativo, Ramiro Mahecha, de quien se dice que fue trasladado de Floramérica con la misión de acabar a Sintrasplendor, trabajadores del área 11 le plantearon las deplorables condiciones del transporte, a lo cual contestó, haciendo gala de una insolencia espantosa, que antes que reclamar los trabajadores debían estar agradecidos de que en esos buses iban a laborar y no a conseguir trabajo como les sucedía a muchos. Y el señor Miguel Triana, jefe de recursos humanos, también en los últimos días, ante la misma reclamación, hecha, entre otros, por Carlos Barreto, uno de los fundadores de nuestro sindicato y fallecido en la tragedia, contestó, con la mayor frescura, que tenían que seguir viajando en esas condiciones porque no había nada que hacer.

Sintrasplendor exige que se aprenda de esta calamidad, que ha puesto en evidencia la manera como la multinacional Dole trata a quienes laboran para ella, y que se atiendan nuestros reclamos de trasportar a los trabajadores como a seres humanos y no como animales. Estos infortunios se podrían evitar o minimizar si se escucharan las justas quejas de los operarios. Por eso, hoy más que nunca, demandamos que se respete nuestro derecho de organización, que la Dole insiste en negarnos con el respaldo del Ministerio de la Protección Social. La contumacia de los empresarios en perseguir a los sindicatos independientes está directamente relacionada con su estrategia de reducir los costos sin preocuparles incluso poner en riesgo la vida del personal, como en el presente caso, y la salud, como sucede con la recarga de trabajo.

De semejante política de reducir costos también hace parte el tratamiento que, particularmente, en el caso de El Rosal se les está dando a los compañeros de Bogotá, a quienes se les niega trabajar horas extras y dominicales. Además, aún después del accidente, en lugar de solucionar definitivamente el problema la compañía ofrece el servicio a todos en la mañana, pero al salir muchos tienen que resolver el problema por su cuenta.

Nuevamente queremos expresar nuestras más sentidas condolencias y ponernos al servicio en lo que soliciten las familias de Carlos Barreto, Alfredo Laverde y Juan Mahecha, víctimas fatales del accidente y de las enfermeras, y demás compañeros quienes resultaron gravemente heridos.

Ante estos graves acontecimientos se hace urgente que los trabajadores hoy mas que nunca sigamos fortaleciendo a Untraflores y Sintrasplendor, condición principal para poder defender nuestros derechos.

Sindicato de Trabajadores de Splendor Flowers, Sintrasplendor
Betriz Fuentes Pérez           
Presidenta                
 
Óscar Yesid Hernández 
Secretario General
 
Facatativá, 16 de julio de 2005