Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

En Cóndor: mayor explotación e intransigencia con las peticiones obreras

El pasado mes de agosto se suscribió el acuerdo de reestructuración de las acreencias de Flores Cóndor, las cuales ascendieron a cerca de $ 19.000 millones. Aunque la empresa identifica como causas de la crisis la revaluación del peso y la infestación de una parte del cultivo de clavel con el hongo fusarium, pretende resolver los problemas explotando aún más a sus operarios. En el área de rosas se pasará de 4.5 a 7.8 millones de tallos a partir del 2007, un 73% más, incremento que se hará, en el mejor de los casos, con la misma planta de personal. Con esta medida se espera subir las ventas de rosas de 765 mil a 1.4 millones de dólares a partir del año entrante. En clavel se pasará de 153 tallos por metro cuadrado a 181 en el 2007, un alza del 18%.

El pasado mes de agosto se suscribió el acuerdo de reestructuración de las acreencias de Flores Cóndor, las cuales ascendieron a cerca de $ 19.000 millones. Aunque la empresa identifica como causas de la crisis la revaluación del peso y la infestación de una parte del cultivo de clavel con el hongo fusarium, pretende resolver los problemas explotando aún más a sus operarios. En el área de rosas se pasará de 4.5 a 7.8 millones de tallos a partir del 2007, un 73% más, incremento que se hará, en el mejor de los casos, con la misma planta de personal. Con esta medida se espera subir las ventas de rosas de 765 mil a 1.4 millones de dólares a partir del año entrante. En clavel se pasará de 153 tallos por metro cuadrado a 181 en el 2007, un alza del 18%.

El acuerdo de reestructuración también sacó a la luz que el fondo de empleados, Fecóndor, es descaradamente manejado por la empresa como caja menor, al punto de figurar como uno de los «acreedores estratégicos», con 76 millones de pesos. Este hecho viola, entre otros, el artículo 22 del decreto 1481 de 1989, sobre las entidades de la llamada economía solidaria, el cual establece que «los fondos de empleados prestarán los servicios de ahorro y crédito en forma directa y únicamente a sus asociados». Lo peor, sin embargo, es que la compañía, que no le aporta un centavo a Fecóndor, dispone quién tiene derecho a un crédito y las condiciones en que éste se hace. Recientemente, el señor Víctor León, les hizo negar sendos créditos urgentes a las compañeras Nohora Rincón y Flor Padilla, porque ellas se negaron a renunciar al sindicato.

Esa actitud antisindical del tristemente célebre gerente de Flores Cóndor también se expresa en el intento de negarse a negociar el pliego de peticiones que el sindicato le presentó en septiembre pasado. El señor León, cuya arbitrariedad no tiene límites, decidió por su propia cuenta que Sintracóndor estaba en causal de disolución y que por eso se negaba a negociar el petitorio. Era tan absurda su pretensión —ya que disolver un sindicato únicamente lo puede hacer un juez laboral— que hasta el propio Ministerio le tuvo que ordenar que iniciara la negociación, so pena de que la empresa fuera sancionada. Así, la discusión del pliego se inició el 26 de octubre, pero los negociadores de la compañía, hasta el cierre de esta edición, se habían limitado a quejarse de los problemas de la empresa, como si no fueran infinitamente más duros los padecimientos de los trabajadores, los cuales se han agravado con el persistente incumplimiento de Cóndor con los pagos, entre otros, del subsidio familiar y de la seguridad social en salud y pensiones.

El acuerdo de reestructuración, como puede verse, no es otra cosa que el ahondamiento de la arremetida contra los trabajadores.