Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

No al cierre de El Corzo

El pasado 12 de octubre la Dole Fresh Flowers anunció que cerraría sus operaciones en Ecuador y las fincas Porcelain y Splendor El Corzo, en la sabana de Bogotá; la multinacional alegó sobreoferta de flores y la necesidad de hacerse más competitiva.

El pasado 12 de octubre la Dole Fresh Flowers anunció que cerraría sus operaciones en Ecuador y las fincas Porcelain y Splendor El Corzo, en la sabana de Bogotá; la multinacional alegó sobreoferta de flores y la necesidad de hacerse más competitiva.

De manera inmediata Untraflores y Sintrasplendor rechazaron la clausura de dichas haciendas, en particular la de El Corzo, y llamaron a los trabajadores a no aceptar el plan de retiro «voluntario» que trata de imponer la empresa. Es claro que Dole pretende mantener y mejorar su posición en el mercado con un número mucho menor de trabajadores, reduciendo costos mediante el incremento brutal de la carga de trabajo. De otra parte, Dole busca reemplazar a quienes están enganchados mediante contrato directo por personal a través del sistema de contratistas o cooperativas, para burlar así toda garantía laboral.

Esta es la medida más grave de toda la andanada de la Dole contra sus operarios, ingenieros y personal de oficina. Además no está claro si en realidad va a cerrar El Corzo o solamente simula para recortar la nómina, la propia gerencia distribuyó un volante en el que afirma que se quedará el año entrante con apenas 500 trabajadores. Las aseveraciones patronales sobre la baja de productividad y el desperdicio de El Corzo no se ajustan a la verdad y contradicen lo afirmado por la misma compañía en años pasados. Distintas organizaciones internacionales, como US/LEAP, las centrales obreras alemana, DGB, y estadounidense, AFL-CIO se pronunciaron enérgicamente contra esta determinación de la Dole.

En el Corzo hay una renuencia generalizada a aceptar el plan de retiro y numerosos obreros consideran que detrás del anuncio hay una nueva trampa de la compañía. Beatriz Fuentes, presidenta de Sintrasplendor, junto con los demás directivos se ha puesto a la cabeza de esta nueva etapa de lucha de los operarios de Splendor, mientras que la camarilla de Sinaltraflor guarda un silencio cómplice con respecto a una medida tan grave como esta. Es importante que ningún trabajador renuncie, como lo aprobó con decisión la reciente asamblea de Untraflores, y que se preparen movilizaciones para exigir al Ministerio que no acceda a la solicitud de cierre, y a la Dole que reverse la lesiva disposición.

 

El censo sindical tramposo 

En cosa de algunos días, el Ministerio de la Protección Social resolvió favorablemente la solicitud de la Dole de adelantar un censo sindical para resolver cuál sindicato debe negociar la próxima convención colectiva de trabajo. Salta a la vista con qué diligencia el Ministerio atiende las peticiones de la empresa multinacional y con cuánta morosidad enfrenta los reclamos de los trabajadores, quienes por dos años han venido demostrando en sus quejas ante el Ministerio la forma en que la Dole sabotea el derecho a la libre organización sindical.

Sintrasplendor, con el apoyo de numerosas organizaciones internacionales, ha venido mostrando su abierta disposición a dialogar y a hallar fórmulas que abran el camino a una negociación colectiva en dicha empresa. Dada la forma como la gerencia ha presionado a los trabajadores para que se afilien a Sinaltraflor y se desafilien de Sintrasplendor, éste propuso que se hiciese una consulta con voto secreto entre todas las personas que laboran con Splendor, y que así se escogiera la organización que los representaría en la convención colectiva. Ante el hecho de que la empresa en connivencia con Sinaltraflor puso obstáculos a ésta solución tan justa y equitativa, con lo que demuestran su temor a que la masa laboral le daría un abrumador respaldo a Sintrasplendor, éste accedió a que se negociara de manera conjunta el pliego de peticiones por parte de Sinaltraflor y Sintrasplendor. Se puede decir, que Sintrasplendor no dejó de contemplar ninguna fórmula que facilitara una negociación colectiva en la empresa. La posición de la Dole ha consistido en apuntalar su sindicato de bolsillo a la vez que le da instrucciones para impedir cualquier solución que implique la presencia de Sintrasplendor en la mesa de negociaciones. La gerencia de esta firma no sólo fundó Sinaltraflor sino que durante el periodo previo al vencimiento de la convención ha seguido presionando para que los trabajadores se sometan a ese remedo de sindicato y abandonen Sintrasplendor. A la vez, la Dole simuló que estaba dispuesta a entablar negociaciones con los dos sindicatos, pero, por debajo de la mesa, le daba órdenes a Sinaltraflor de boicotear este proceso de acercamiento.

Ahora, el Ministerio alcahuetea todo este pisoteó de la normatividad laboral, exigiéndole a Sintrasplendor que muestre cuántos afiliados están cotizándole mediante el descuento por nómina. Es decir, dicha institución lo que pide es que Sintrasplendor le entregue a la Dole la lista de sus afiliados para que esta pueda dirigir de manera más certera sus ataques contra los trabajadores organizados.

Por todo lo anterior, la junta directiva de Sintrasplendor decidió no someterse al tramposo censo sindical y denunciar ante el sindicalismo colombiano y la comunidad internacional la complicidad del Ministerio de la Protección Social con la Dole y con su sindicato de bolsillo Sinaltraflor.

Esta maniobra de la Dole y del gobierno uribista no harán otra cosa que esclarecer la conciencia de los trabajadores sobre la necesidad de continuar esforzándose para construir una organización sindical al servicio de sus intereses y luchas y lo bastante fuerte para conquistar el derecho a negociar sus peticiones, puesto que no hay entidad estatal que vele realmente por las garantías de los obreros.