Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Abajo la persecución y las maniobras de la Dole

En días pasados la empresa repartió un boletín, firmado por los doctores Edgar Duque y Sergio Merino, en el cual afirma, textualmente, que para ella lo más deseable habría sido que se presentara un «pliego de peticiones unificado y por tanto una negociación colectiva adelantada conjuntamente entre los dos sindicatos y la empresa», pero que esa propuesta «no ha sido aceptada por todas las partes»; y que, por ello, debe dejar en manos del Ministerio de la Protección Social que defina, mediante un censo, cuál sindicato es mayoritario y negociar con él

Abajo la persecución y las maniobras de la Dole, para impedir que el sindicato obrero participe en la negociación de la nueva convención colectiva de trabajo


En días pasados la empresa repartió un boletín, firmado por los doctores Edgar Duque y Sergio Merino, en el cual afirma, textualmente, que para ella lo más deseable habría sido que se presentara un «pliego de peticiones unificado y por tanto una negociación colectiva adelantada conjuntamente entre los dos sindicatos y la empresa», pero que esa propuesta «no ha sido aceptada por todas las partes»; y que, por ello, debe dejar en manos del Ministerio de la Protección Social que defina, mediante un censo, cuál sindicato es mayoritario y negociar con él.

Lo anterior es lo que se conoce como una verdad a medias, que en el fondo no es más que una mentira completa, con la cual los ejecutivos de la Dole enmascaran sus verdaderas intenciones y sus actos. ¿Por qué lo doctores Duque y Merino no escribieron, con franqueza, que la «parte» que no quiso el pliego ni la negociación conjunta fue Sinaltraflor, el sindicato que ellos han amamantado desde hace casi dos años? ¿Por qué no les cuentan a los trabajadores que Sintrasplendor, el sindicato obrero, sí acepto y firmó con la empresa el compromiso de actuar conjuntamente con Sinaltraflor en la negociación? ¿Por qué esconden que los patronalistas a través de un delegado de Utracún aceptaron, ante el Ministerio, la negociación conjunta y luego se retractaron? ¿Por qué ocultan que Sinaltraflor no asistió luego a ninguna de las reuniones convocadas en el Ministerio? La respuesta es simple: los gerentes dicen una cosa de dientes para afuera, tratando de confundir a quienes les reclaman aquí y en el exterior por sus atropellos contra Sintrasplendor, pero les ordenan a Franco y a Blanco, por debajo de cuerda, que no lleguen a ningún acuerdo y que mantengan divididos a los trabajadores. 

Mientras la gerencia escribe sus cartas llenas de disimulos, aumenta  su apoyo descarado a los esquiroles y la persecución al sindicato obrero. Con la venia de ingenieros y supervisores o con la intervención directa de algunos de ellos, los patronalistas, en el horario laboral, les llevan a los operarios las razones amenazantes de la empresa para que se afilien a Sinaltraflor o les ofrecen dinero con el mismo objetivo; andan con formularios diligenciados con los nombres de quienes aún no pertenecen a ningún sindicato, advirtiéndoles que por orden de Don Sergio, Don Edgar o Don Ramiro, deben unirse al patronal o que se atengan a las consecuencias; presentan en sus listados al Ministerio nombres de trabajadores que no han autorizado su afiliación. Además, los directivos de la compañía, incitan al grupito de Franco y Blanco a regar chismes, como el de que tienen dificultades con el mercado por culpa del sindicato obrero y que por eso van a tener que cerrar algunas áreas o toda la empresa. Para completar, la gerencia manda calanchines, a denunciar ante el Ministerio a los directivos de Sintrasplendor, y alcahuetea las agresiones físicas y verbales contra nuestros activistas.

Luego de semejantes tropelías, la compañía tiene el descaro de decir que un censo sindical, hecho a la brava, mediante presiones y mentiras, sería la forma justa de definir qué sindicato negocia. En realidad, la campaña sucia de la Dole persigue negarle a Sintrasplendor, otra vez, su derecho a la negociación colectiva, para lo que cuentan no sólo con los patronalistas, sino con los buenos oficios del Ministerio, en donde tienen el pulso firme contra los trabajadores y el corazón grande para los patrones, como lo han demostrado con el tormento que nos impusieron para aprobar el registro sindical y con la persecución inclemente a los sindicatos de Untraflores.

Compañeros: exijámosle a Sinaltraflor que acepte la negociación conjunta, para que unidos logremos firmar una convención aceptable, o que se haga la votación secreta para definir quién debe negociar. Si esto no es así, y la empresa vuelve a desconocer los derechos del sindicato obrero, entonces, que Blanco y Franco, tarde o temprano, les respondan a los obreros por las miserias que pacten y por la redoblada explotación que impondrá la Dole, aprovechándose de la división que ellos han facilitado.

Sindicato de Trabajadores de C.I. Splendor Flowers Ltda., Sintrasplendor


Beatriz Fuentes Pérez
Presidenta
 
Campo Elías Bautista
Presidente El Rosal

Facatativa, septiembre 27 de 2006