Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Untraflores y Sintrabenilda llaman a la unidad de los tres sindicatos para negociar la convención

En Benilda la situación de los trabajadores ha empeorado. A los malos salarios, que no alcanzan ni para medio vivir, se les suman los incumplimientos en el pago de las prestaciones legales y extralegales, la recarga laboral y la reducción del personal de empresa. Ya no somos ni ochocientos trabajadores directos. Para enfrentar todo esto debemos alistarnos para la próxima convención porque la actual vence el 31 de diciembre.
En Benilda la situación de los trabajadores ha empeorado. A los malos salarios, que no alcanzan ni para medio vivir, se les suman los incumplimientos en el pago de las prestaciones legales y extralegales, la recarga laboral y la reducción del personal de empresa. Ya no somos ni ochocientos trabajadores directos. Para enfrentar todo esto debemos alistarnos para la próxima convención porque la actual vence el 31 de diciembre.

Según la ley, para firmar una nueva, Asotraben debe denunciar la convención vigente, es decir, notificarle al patrón, por intermedio del Ministerio de la Protección Social, que aquella se da por terminada. Esto debe hacerse dentro de los sesenta días anteriores a su vencimiento, en nuestro caso, entre el 2 de noviembre y el 31 de diciembre.

Ante la cercanía de esta situación ha venido divulgándose (y cuando el río suena piedras lleva) que el señor Luis Ernesto Medina, quien dirige Fetraboc y asesora a Asotraben, está dispuesto a firmar una convención por varios años, sin ninguna mejora de nuestras actuales condiciones y más bien, facilitando la supresión de algunos derechos, como la bonificación de diciembre, lo cual no sería raro, ya que dicho señor tiene por oficio traicionar los derechos de los trabajadores y hacer componendas con los patrones.

Entonces, se hace necesario tomar ya mismo decisiones que tengan como fin defender los derechos de todos los trabajadores. Por ello, llamamos fraternalmente a los compañeros directivos de Asotraben a que no se dejen mangonear más por la empresa ni por los esquiroles de Fetraboc; a sentarse a conversar con las juntas directivas de Untraflores y Sintrabenilda, para que entre las tres organizaciones preparemos conjuntamente la próxima negociación. Les proponemos que hagamos una asamblea general conjunta y que, en ella, aprobemos denunciar la convención, el pliego de peticiones y las personas que deben negociarlo.

Los obreros debemos luchar por la unidad, porque la unidad hace la fuerza. Si los directivos de Asotraben se desprenden del padrinazgo de la gerencia y de Fetraboc, y aceptan la invitación que les hacemos, quedaremos en condiciones de luchar por una buena convención, que mejore los sueldos y las condiciones de trabajo, que mantenga y aumente las prestaciones extralegales, que defienda la estabilidad laboral, que detenga la recarga de trabajo, y, en fin, que alcance aunque sea algo del bienestar que nos merecemos quienes producimos la enorme riqueza que genera el negocio de las flores. Si no aceptan este llamado deberán responderles a los trabajadores por el aumento de la explotación que, con seguridad, desatará Benilda aprovechándose de la división. Les pedimos a los compañeros asociados a Asotraben que respalden este llamado, que se afilien a Untraflores y Sintrabenilda, porque legalmente pueden hacerlo, y que le exijan a su junta directiva que busque la unidad para la próxima negociación.

 

¡Viva la unidad de los trabajadores de Benilda!
¡Viva la unidad para la próxima negociación colectiva!
¡Fuera de Benilda Medina y Fetraboc traidores de la clase obrera!


Unión Nacional de Trabajadores de las Flores, Untraflores

Aidé Silva
Presidenta                                

Esperanza Cerero                              
Secretaria general
 

Sindicato de Trabajadores de Benilda, Sintrabenilda

 
Yissel Bohórquez
Presidenta                           
 
Marlene JaimesSecretaria general
                               
Facatativá, agosto 28 de 2006.