Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Cadena de atropellos

Denuncia Aidé Silva, presidenta de Untraflores 
 
Aidé, ustedes estaban negociando pliego de peticiones ¿qué ha pasado con eso?
 
Pues que el Ministerio del Trabajo, al final sacó la disculpa de que el pliego de 2001 se había presentado antes de que Untraflores quedara inscrito en el registro sindical, y por eso se retractó de una multa de 500 millones de pesos, que el mismo le había impuesto por negarse a negociar. Mejor dicho, se prestó a las trampas de Benilda. Volvimos a presentar petitorio y la negociación se inició el 3 de agosto y culminó el 22, sin que la empresa ni siquiera se hubiera dignado sentarse a discutir. Dijeron que el pliego era ilegal, que teníamos que presentarles el listado de afiliados. Nombrar una comisión negociadora por aparentar y evitar una sanción. También aceptaron un Tribunal de Arbitramento. Hasta hoy nos mantenemos pendientes de que la empresa cumpla su obligación de nombrar un árbitro, pero ni lo hace ni nadie la obliga.
Tenemos entendido que también hicieron una sustitución patronal ilegal ¿estamos en lo cierto?
Sí, con la diferencia de que esto no lo pudieron lograr. El 9 de julio del año pasado hubo una supuesta sustitución patronal, que consistió en que nos cambiaron de patrón a los de la junta directiva del sindicato. A Benilda la reemplazó una empresa contratista llamada Asistencia Laboral, pero protestamos y tuvieron que echarse para atrás. La sustitución patronal legalmente es un cambio de propietario de la empresa, y no que ésta cambie por su cuenta los contratos que uno firmó y lo manden para donde otro patrón. A mi, en esos mismos días, me retuvieron el sueldo y el subsidio familiar y me amenazaron con suspender el pago del seguro, con lo que ponían en peligro la vida de mi madre que está sometida a un tratamiento de diálisis de por vida.

¿Qué más persecuciones les han hecho?

Sabemos que en algunas empresas se están negando a aceptar gente que haya trabajado en Benilda. A una trabajadora que se presentó a La Alborada le dijeron: «Muy bueno su examen pero no la recibimos».

Aidé, definitivamente es muy dura esta lucha ¿o no?

Sí, pero fíjense que algunas también las ganamos. A Marlén Gómez la despidieron hace casi cuatro años, cuando llevaba 19 de trabajo; pero se le ganó la demanda a la empresa y tuvo que ser reintegrada el pasado 12 de agosto. Aunque el juzgado ordenó que la reintegraran a las mismas funciones y en el mismo sitio de trabajo, la mandaron a trabajar a Canoas, otro cultivo muy retirado de Benilda, y no en el cargo de supervisora que ella tenía. Por eso ella, aconsejada por su abogado, no aceptó ese trato y demandó a la empresa para que cumpla con lo ordenado por los jueces. Y eso para no hablar de los reintegros de Gladys, Zoraida y Marlen.

Cuéntenos qué es lo que pasa con las cesantías de algunos trabajadores antiguos

Que la empresa está presionando directamente y a través de empleados del fondo de Pensiones y Cesantías Santander, a los trabajadores que están en el régimen de cesantías anterior para que se cambien al de la Ley 50. Primero dijeron la mentira de que por ley todo el mundo tenía que pasarse al nuevo sistema desde el 1 de enero de 2003. Como los trabajadores del régimen antiguo, que son casi 200, no se dejaron convencer, les empezaron a ofrecer una plata que no compensa lo que pierden si entregan la retroactividad de las cesantías. También si no los amenazan con despedirlos. Nosotros les seguimos aclarando a los compañeros por qué no deben aceptar y la mayoría nos ha entendido.

¿Y cómo sigue el sindicato?

Afortunadamente cada día nos fortalecemos más.