Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Nuevas maniobras antisindicales del gerente de Benilda

Untraflores solicitó al Ministerio de la Protección Social una investigación administrativa laboral contra la administración de Benilda S.A. C.I. por incurrir en una serie de violaciones como las siguientes: negarse sistemáticamente a conceder los permisos que por ley les corresponden a los trabajadores para cumplir citas médicas, lo mismo que los permisos personales, sindicales y por calamidad doméstica. Además, para que les permitiera a los operarios asistir a las citas con médicos especialistas, lo cual  la empresa impedía reiteradamente, recurriendo a sustituir los servicios de la EPS con el médico de planta de la empresa. Estas arbitrariedades se cometen con muchos operarios, pero principalmente con los sindicalizados. A éstos también les descontaba del salario los permisos para citas médicas cuando la ley contempla que este tiempo no se pueden descontar.

El Ministerio a través de la resolución 0026 del 31 de marzo de 2004 falló parcialmente a favor de las trabajadoras sindicalizadas respecto a los permisos médicos y personales y le advirtió a la empresa que no les puede limitar a los trabajadores el acceso al servicio médico a través de la EPS. Sin embargo, por ejemplo, respecto a los permisos sindicales recurrió al argumento de que estos sólo se conceden si están pactados en una convención colectiva, desconociendo con esto, la Inspectora del Trabajo, incluso varios pronunciamientos de la Corte Constitucional que sostienen que estos permisos deben concederse independientemente de que exista o no convención.

El Ministerio a su vez determinó que la empresa debería abstenerse de expedir para la venta productos médicos a sus trabajadores. De esto se ha aprovechado maliciosamente el gerente de la compañía diciendo que por culpa de Untraflores va a quitar los servicios médicos y odontológicos que se prestan dentro de las instalaciones. El sindicato aclara que en todas las diligencias ante el Ministerio dejó constancia de que no estaba en contra de esos servicios, sino de la negativa a respetar los derechos de los trabajadores sindicalizados a asistir a citas médicas incluidas las de especialistas. Como muy bien lo sabe el señor Gómez, quien tiene los documentos de la querella, Untraflores al respecto dijo ante el Ministerio: “Aclaramos que no nos oponemos siempre y cuando que con el servicio médico que se tiene dentro de la empresa no se reemplace la prestación de los especialistas ni de las urgencias (…) el servicio que tiene la empresa dentro de las instalaciones para prestar las urgencias es adecuado, lo inaceptable es que el trabajador tenga que comprar la droga como consecuencia de su atención y tampoco es aceptable que el médico general reemplace los tratamientos que son especializados”. Este último punto es muy importante porque con la atención de medicina general se pueden enmascarar enfermedades graves que ponen en riesgo al trabajador. En cuanto a la droga pedimos que se buscara un mecanismo para transcribir las fórmulas a fin de que los medicamentos fueran entregados por la EPS correspondiente.

Llamamos a todos los compañeros a no dejarse engañar por las mentiras de la empresa, cuyo propósito es dividir a los obreros y aminorar la creciente simpatía por nuestro sindicato.