Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Otro paro en Flores del Campo

Nuevamente, el pasado 26 de noviembre, los trabajadores de Flores del Campo, que es propiedad de una encopetada familia de empresarios y políticos, los Ramírez Koppel, de la cual hace parte un alto funcionario del gobierno actual, el director del Instituto Nacional de Vías, Invías, Mauricio Ramírez Koppel, paralizaron las labores en el cultivo debido a que hasta ese día la empresa no había cancelado ni siquiera el salario del mes de octubre. La decisión de parar la tomaron los operarios en una asamblea a la que asistieron más de 150 de ellos, que se efectuó el 25 en Gachancipá.

En esta ocasión los trabajadores decidieron que no se irían a sus casas como lo hicieron en ocasiones anteriores por orden de la empresa cuando por el mismo incumplimiento paralizaban el trabajo, sino que pararían dentro de las instalaciones, hasta tanto les fueran consignados los salarios atrasados y pudieran constatar que el sueldo se hallaba depositado en sus cuentas, ya que en otras ocasiones le habían creído a la gerencia que el dinero estaba disponible y con base en esa promesa regresaban al trabajo, para luego verificar que no les habían consignado ni un peso o, en el mejor de los casos, encontraban apenas una parte de la deuda.

El viernes la compañía canceló todo el mes de octubre y ofreció consignar el martes 30 todo noviembre. Los trabajadores levantaron la huelga y le anunciaron enfáticamente a Flores del Campo que si no cumplía, el miércoles 31 de diciembre cesarían de nuevo.

En su justa lucha los trabajadores de esta empresa, la cual tiene otra gran cantidad de deudas con sus operarios, entre otras, varios meses de cotizaciones a la seguridad social y casi dos años de subsidio familiar, han venido siendo acompañados por Untraflores.