Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Denuncias Florecer N° 12

Esclavitud y maltrato en Agrícola La Montaña

Por Luís Tautiva
Sigue la arremetida contra los trabajadores de la empresa Agrícola la Montaña. Esta compañía no se interesa por la salud de nuestros compañeros: hay cinco baños antihigiénicos para el uso de más de 300 personas; en caso de urgencias no hay enfermería para los pacientes, no se han preocupado por tener botiquines, camillas ni extintores; tampoco hay salidas de emergencia.

El señor Guillermo Calderón, dueño de la empresa, no se interesa en lo más mínimo por el bienestar de los empleados. Quienes no tienen fondos de ahorros ni disfrutan de ninguna  mejora salarial ni prestacional; al contrario, la carga de trabajo es tan agobiante que a los fumigadores no se les brinda  ni una bebida hidratante, porque, según los patrones “para eso trabajan horas extras”, el personal que transporta la flor para la poscosecha labora sin ninguna protección.

En la sala de clasificación el personal está dividido en dos grupos que se alternan para descansar un sábado y trabajar todo el domingo siguiente, sin derecho al pago de horas extras que supuestamente son compensadas con días de descanso que nunca llegan.

El grupo de la poscosecha entra a las ocho de la mañana y, en muchas ocasiones, termina sus labores antes del fin de la jornada. Los trabajadores regresan a sus hogares y quedan debiendo las horas restantes,  que luego  les cobran en cualquier momento para birlarles el pago extra.

Las mujeres que se ocupan de las plantas pequeñas reciben un sólo overol  al año y las que trabajan en el cultivo más grande un delantal, puesto que Agrícola la Montaña no cumple a cabalidad con la dotación.

La unión de todos los trabajadores hace más débil la opresión patronal
Más que cogidos de las manos, agrandemos nuestros corazones
Únanse a Untraflores y a todos los sindicatos que han surgido