Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Denuncias Florecer N° 12

Flores Luisa Farms - Los Árboles, del Grupo Falcon

Esta plantación ubicada en Madrid Cundinamarca, vía Puente Piedra, cuenta con 350 trabajadores de los cuales contrata directamente a cerca de 180; los demás los engancha a través de las cooperativas de trabajo asociado T.E.A, Cootraserví, y Servírecursos. Allí se cultiva clavel miniatura. A cada operario le asignan 25 camas para hacerles las siguientes labores: corte, desbotone, encanaste y aseo general.

La supervisora, Lidia López, se encarga de exigir rendimientos para todas las labores y a quienes no cumplen les hace pasar llamada de atención, y por último, hace que la empresa los despida, especialmente si se trata de enganchados en forma indirecta. Esta supervisora tiene a cargo entre 40 y 50 personas a quienes humilla y presiona para que rindan; ella dice que el que da las ordenes es el ingeniero Héctor.

Las mujeres son obligadas a empacar en costales los desechos vegetales y deben llevar los pesados bultos a un basurero que está muy retirado del área de trabajo. Para desarrollar este oficio que antes hacían los hombres, las operarías se las han ingeniado: amarran los costales a un alambre y halan con mucha fuerza por caminos polvorientos unas veces y otras húmedos, arriesgando la salud.

La política de esta Compañía es que se debe laborar los días lunes, miércoles y viernes de 6:30 a.m. a 3 p.m.; los martes y jueves de 6:30 a.m. a 3:30 p.m., con media hora para tomar alimentos; los sábados de 6:30 a.m. a 12:30 p.m., sin derecho ni siquiera a un  refrigerio; lo único que pueden ingerir es agua no muy potable, puesto que el garrafón qué llega al área de trabajo viene tapado con un pedazo de plástico y un caucho de amarrar los ramos, el sabor es desagradable.

La dotación es incompleta. En el año 2005 les dieron una sola, compuesta de dos camisetas, un pantalón y unas botas de caucho; les quitaron los guantes de caucho y lo mismo les hicieron a los emplásticadores a quienes les quitaron los guantes adecuados para esa labor.

La empresa no paga las incapacidades de 1,2 y 3 días, pero sí exigen los comprobantes de dicha falta al trabajo. Todos los permisos personales son descontados.

No contentos con todos estos atropellos, el fondo de empleados les quita la mitad de la prima legal, les descuenta el doble de cuota cuando salen a vacaciones, y cuando ingresan de nuevo, les descuenta la cuota correspondiente dejándolos maní cruzados para comprar alimentos o pagar arriendo.

Ya es hora que los trabajadores de Luisa Los Árboles se organicen y se unan a Untraflores y exijan sus derechos.