Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Agrícola El Retiro: yugo para los trabajadores

Agrícola el Retiro, compañía ubicada en el municipio de Bojacá, cuenta con 300 operarios, 150 de los cuales tienen contratos directos con la empresa mientras los demás han sido contratados por temporales como Asistencia Laboral, Servigrillos, Carlos Duarte y William Barajas.

Los trabajadores de esta empresa sufren los peores atropellos en la floricultura colombiana. Se cultiva clavel estándar. A cada persona le asignan 48 camas para hacerles todas las labores: corte, desbotone, encanaste, empiole y aseo general, mientras que la dotación de los   trabajadores esta deteriorada.

En el cultivo exigen que sean cortadas 500 flores por hora y en la sala de clasificación, en altas temporadas, exigen 30 ramos por hora en una jornada que se inicia a las 6 a.m. y se prolonga hasta las 8 y, muchas veces, hasta las 10 de la noche.

A las mujeres las obligan a regar las plantaciones con mangueras largas y pesadas, oficio muy enfermizo que produce demasiado dolor de columna.

Es obligatorio trabajar de 2 a 3 horas extras diariamente, pero el pago sólo se produce en la quincena siguiente.

En fumigación, los operarios laboran de 6 a.m. a 3 p.m. y lo único que les dan para mitigar la sed, es agua; el médico que contrata la empresa para los sábados dice que los fumigadores no sudan lo suficiente para ganarse un vaso de leche, que el agua es más que suficiente.
Es indispensable que los obreros de Agrícola el Retiro se unan a Untraflores para reclamar sus derechos.