Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Lista de la desvergüenza

Abrimos este espacio para que aparezcan en él, denunciados por los propios obreros, los personajillos que se solazan en azotarlos, haciendo aún más amargas las condiciones en el puesto de trabajo para los operarios.
Abrimos este espacio para que aparezcan en él, denunciados por los propios obreros, los personajillos que se solazan en azotarlos, haciendo aún más amargas las condiciones en el puesto de trabajo para los operarios.
 
Splendor El Rosal
 
Milio Bianchi: Ingeniero del área 2, quien esclaviza a los operarios y permanece pasándoles informes por lo que se le da la gana a los afiliados a Sintrasplendor, por ejemplo, cuando algún trabajador no acepta laborar horas extras, sabiéndose que éstas deben programarse de mutuo acuerdo entre la empresa y el trabajador. Su brutalidad ha llegado al extremo de decir, refiriéndose a los problemas de salud o de cualquier otro tipo de los trabajadores, que a él lo único que le importa son las flores.

Héctor Acuña: Ingeniero del área 6; es una persona que persigue al sindicato laboral, diciendo que él no quiere personas de este sindicato en su área; presiona a los afiliados a Sintrasplendor a que renuncien a nuestro sindicato y le quita las horas extras por venganza a quien se le antoja.
Julio César Castro: Supervisor de Propagación. Pasa humillando al personal, que no sirven y que deben hacerle el favor a la empresa de renunciar, que hay mucha gente que si quiere ese puesto, que no quiere personas del sindicato revolucionario laborando con él.

Liliana León y Julieta Pacheco: Ingeniera y supervisora de poscosecha. Gritan al personal y lo amenazan, para que no se afilie a Sintrasplendor. Humillan y hacen llorar a las niñas de Activos, a quienes les retienen los cheques para que no se vayan y sigan laborando hasta las 12 de la noche.

Luz Díaz: Auxiliar o líder del área 2, humilla a los operarios, los grita con la complicidad de los supervisores.
 
Ruth Cárdenas: Integrante del comité de Sinaltraflor, obstaculiza o impide que los trabajadores puedan leer los boletines del sindicato Sintrasplendor. Está violando el derecho de asociación.

Splendor El Corzo

Ingeniero Orlando Chacón: goza tratando mal a los obreros, principalmente a las mujeres.
Ingeniero Acuña: Se dedica a presionar para que los obreros no se sigan desafiliando de Sinaltraflor y vinculándose a Sintrasplendor.

Ingeniero Raúl Olarte:
Trabaja en la poscosecha. Quiere ser más papista que el Papa. Se pasa por la faja las restricciones médicas y obliga a trabajadores que lo tienen prohibido a quedarse en extras. También obliga a los pocos trabajadores que están estudiando a quedarse en extras advirtiéndoles que tienen que “elegir entre el estudio y el trabajo”. Pero en cambio vive llenando de garantías a los patronalistas.

Ingeniero Gustavo Reyes: No ha querido ceder en su persecución contra Sintrasplendor. Recientemente se inventó que los trabajadores debían firmar un compromiso de labores, que significaba aún una mayor recarga de trabajo.

Emilce Patiño: Supervisora de la poscosecha. Tira a matar a los operarios a punta de recarga laboral y aún viéndolos extenuados, amenaza con meter en lista negra a quienes no se quedan a extras.

Marta Casallas: Aunque es una operaria como la mayoría de nosotros, durante las horas laborales reparte propaganda del sindicato patronal con la complacencia de los jefes, o se les mete a las mesas de clasificación a distraer a sus compañeros hablándoles basura contra Sintrasplendor. ¿No se acordará del pago que les ha dado la empresa a los lambe lambe?

La Fragancia

Atizados por el gerente Óscar Cañaverales y el jefe de producción, Edgar Cañon, los ingenieros Carlos Prada y Clara Yolanda Vásquez, y los supervisores Víctor Rueda, Mercedes Arévalo y Mary Castro, entre otras linduras, atropellan, tratan con vulgaridad, aíslan, les niega los permisos para vueltas médicas o, por pura retaliación, no les programa festivos a los afiliados al sindicato obrero.

Flores Cóndor

La grosería, la persecución a Sintracóndor y la presión más insoportable para aumentar los rendimientos, caracterizan el comportamiento de los siguientes alumnos aplicados del gerente Víctor León: Doris Villamizar: Jefe de Cóndor 4. Olga Esperanza Torres (trabajadora social) y Briceida Triana (supervisora) de Cóndor 5. Rocío Campo (supervisora) y Lida Teresa Sánchez (auxiliar) de Cóndor 4. Y qué decir de las incorregibles señoras Gloria Ruiz y María Ojeda.

Santa Bárbara

Simón Rodríguez: “Nuestra organización no entiende por qué una persona comoSimón Rodríguez, quien después de concursar cuatro veces para facilitador, le esté prohibiendo a la gente hablar con el sindicato. Hasta dónde llegará la mediocridad de esta persona que como la empresa no la puede utilizar para funciones laborales, la usa para perseguir a sus propios compañeros de trabajo, que es para lo único que ha demostrado que sirve”.