Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Denuncias en Florecer N° 21

 The Elite Flowers "la mejor de la sabana"

Florecer recibió en su dirección electrónica las siguientes dos colaboraciones de trabajadores de esa compañía. Excepto mínimos cambios de forma necesarios se publican tal como llegaron. Ejercemos el derecho de reservarnos las fuentes.

Señores Untraflores:
Todos tenemos un concepto de las empresas de flores; cuando de buscar trabajo se trata les damos prelación a unas sobre otras y, de acuerdo con sus perspectivas, nos decidimos por la que mejor nos convenga a nuestros intereses. Una a la que siempre miramos es The Elite Flowers, por todas las cosas que ofrecía que la ponían en la cúspide del sector floricultor. Tenía bonificaciones, sueldos superiores al mínimo legal vigente, paseos, regalos para los niños, celebraciones, hasta viajes a San Andrés.

¡Por Dios quien no quería estar allí! Por todos los medios se hacía el esfuerzo para lograr entrar y tener la oportunidad, no solo por lo anterior sino por la estabilidad laboral, que tanto cuesta en este país, porque si hay algo que uno quiere es tener un sitio estable para trabajar.

Pero con el transcurrir del tiempo y las ansias del señor Juan Carlos Hannaford de ser el mayor comercializador de flores frescas del país las cosas cada vez fueron cambiando. Se comenzó por quitar algunas ventajas; porque, claro, para poder ser competitivo y lograr sus objetivos hay que reducir costos y así lograr imponerse sobre los competidores sometiéndolos y, en algunos casos, absorbiéndolos.

Cada año que pasaba era una finca nueva que compraban. Pero los directivos empezaron a llorar por "la coyuntura del mercado cambiario"; dándose golpes en el pecho se quejaban de que la situación era muy difícil y complicada y a todos nos mantenían embobados con el cuento de que "cuando a don Juan Carlos le va bien a todos nos va bien". Pero, ¿para que? para ni siquiera poder probar un pedacito de la torta.

Mientras tanto sí esclavizan a las personas de las poscosechas hasta el punto de trabajar más de 24 horas consecutivas y sin descanso alguno. Sinceramente da pesar ver empleados de los cuartos fríos acostados en las bancas, llevados del sueño y del cansancio, para poder siquiera dormir unos minuticos. Y después de pasada la temporada salen con el cuento de que la situación del dólar no les permite revisar sueldos y, por lo tanto, el ajuste es apenas un porcentaje por debajo del que se la hace al mínimo. En cambio, las exigencias sí son mayores. En cultivo aumentan el número de camas y las labores, cada operario de camas debe hacer también el monitoreo de plagas y enfermedades; y con el cuento del programa "Primeros", están engañando a la gente con unos premios paupérrimos para que se maten trabajando.

¿Será esta la mejor empresa de la sabana? ¿Será esta la que brinda las mejores perspectivas laborales?....Hay que pensarlo, y no dejarnos esclavizar solo por el salario mínimo.

Ahora bien, según ellos, la estabilidad que se tiene en Elite ninguna empresa de la sabana la tiene, las garantías que brinda, ninguna la brinda, sin embargo despiden trabajadores con excusas que no son mas que idioteces, para no pagar las indemnizaciones que corresponden por ley. Tienen la desfachatez de decir: "Su despido es con causa justa, porque no utilizar la chaqueta de dotación es causal de despido, y usted sabía que debe utilizarla todo el tiempo que se encuentra en la empresa, haga calor o no. Y entonces por eso se le despide con justa causa con base en el artículo 7 del decreto 2351 de 1965, numeral 6".

¡Al diablo con sus despidos injustos y abusos contra los trabajadores, que también tienen derecho como todo el mundo a tener dignidad, a tener su propio espacio, a conformar agremiaciones para defender estos y muchos derechos, ya que cada vez son más explotados tan infamemente!

Cómo les duele que les digan la verdad, debido al número anterior del periódico Florecer se lamentaron y se dieron golpes de pecho, diciendo: ¡Por Dios, quién dijo que Elite era eso que se dice en ése periódico; eso es una calumnia, que por qué no sacan las cosas buenas, que ellos no podían permitir que esto sucediera. Y comenzaron a buscar culpables y pagaron justos por pecadores. [El corresponsal se refiere a que reiteradamente esta empresa, en una especie de 'pesca milagrosa', despide indiscriminadamente gran cantidad de trabajadores, casi siempre acomodándoles "justas causas", para ver si caen quienes cree que intentan sindicalizarse].

Compañeros miren bien donde estamos trabajando. De esas personas con cara de ángel pero con alma de diablo, líbranos señor; y recuerden: defiendan sus derechos.
Cordialmente,
Firma del trabajador

 En The Elite Flower ¿cuando reaccionaremos a tanto sometimiento?

El director de la finca La Esmeralda de la firma The Elite Flowers, Luis Feliciano Acosta, se ensaña contra los operarios, con el exceso de trabajo impuesto, que en muchas ocasiones no permite ni ir a beber agua tampoco ir al baño, como allí se cultiva la alstroemeria a la intemperie, solo con una poli sombra, se debe trabajar con impermeable, pero este personaje, en su interés de ganarse una bonificación a final de año, por minimizar costos proporciona solo uno durante el año; entonces, cuando llueve, los trabajadores de esta área terminan la jornada empapados, lo que origina graves problemas de salud entre los operarios; varios de ellos están enfermos de los bronquios por el trato brutal de este capataz.
Invitamos una vez más a los compañeros de las diferentes fincas pertenecientes a esta empresa a organizar su sindicato independiente al lado de UNTRAFLORES ya que solo así podremos luchar contra todas estas atrocidades.

 Encuentro de una trabajadora de Elite con Florecer

Pidiéndonos el favor de no mencionar su nombre una operaria de Elite nos contó lo siguiente: que esta empresa ha impuesto el famoso banco de horas (acumulación de tiempo en temporada baja para pagarlo en los picos y no pagar recargo de extras). Que la exigencia de rendimiento en alstroemeria pasó de 200 a 250 tallos, una recarga del 25%. Que en la elaboración de bouquets se pasó de 170 a 220, recarga de casi el 30%. Que niegan los permisos y quitan los compensatorios. Que sacan cada vez más trabajadores de empresa y los reemplazan por personal de contrato.

 Las Mercedes y Rosas Colombianas: campos de concentración

Gonzalo Fonseca, propietario de los cultivos de flores Rosas Colombianas y Las Mercedes, está empecinado en que los obreros renuncien a sus puestos y se pasen a la Cooperativa de Trabajo Asociado que él promueve, con lo que conseguiría birlarles sus indemnizaciones, golpear su estabilidad y aumentar la explotación.

En las reuniones convocadas para promover la Precooperativa de Trabajo Asociado, Diseños de Calidad, SEDICAL, cuyo representante legal es un tal Luis Acosta Melo, los directivos de la compañía insistieron desvergonzadamente en que los operarios que se "asocien" se convertirían en empresarios, devengarían quincenas de por lo menos $ 500.000 y que quien no se amañara podría regresar a las condiciones anteriores cuando quisiera.

De los cerca de 470 operarios que laboran en las dos plantaciones, unos 170 tienen contrato a término indefinido, y de éstos, algunos cumplen casi 28 años de labores. Es evidente que el blanco principal de esta indignante pretensión lo constituyen sus indemnizaciones, muchas de las cuales pueden superar los 13 millones de pesos.

La empresa creyó que bastaría decir que "hoy ya no existe derecho a la indemnización", como lo sostuvo el jefe de personal y gestión humana, Fernando Yañez, para que los operarios salieran en desbandada a afiliarse a la cooperativa. Pero como éstos han ido aprendiendo a desconfiar de las promesas de sus explotadores, antes que contemplar esta posibilidad muchos de ellos pensaron en organizarse para impedir que se las robaran, lo que hizo montar en cólera a don Gonzalo Fonseca, quien tuvo el descaro de increparles que se sentía "traicionado". Otros directivos de la empresa calificaron a los trabajadores de "ignorantes que desaprovechan una gran oportunidad".

Por desgracia, un pequeño número de ellos, en la finca Rosas Colombianas, no solo perdió sus indemnizaciones sino que sufre en carne propia el vil engaño de que las cooperativas los convierten en empresarios: sus quincenas, antes que aumentar, cayeron bruscamente y la carga de trabajo crece sin cesar. Ahora la empresa exige que todo el personal eleve aún más la producción, pues, según dicen, el rendimiento de los operarios directos es 60% más bajo que el de SEDICAL.

La pretensión de robarles las indemnizaciones a los asalariados que por años no han hecho otra cosa que engrosar la fortuna de Gonzalo Fonseca, es la culminación de una racha de medidas mediante las cuales les han empeorado las condiciones de trabajo y los han despojado de sus pocos derechos. Les quitaron la bonificación de antigüedad, que oscilaba entre $ 2.000 y $ 9.000 mensuales; la dotación de guantes en la poscosecha ahora la entregan cada 45 días, cuando antes era mensual; no tienen subsidio familiar desde abril del año pasado, y a los temporales les pagan tardíamente la quincena. Para completar, hacen lo que quieren con el Fondo de Empleados de Rosas Colombianas, controlado por Fernando Yañez: cerraron las líneas de crédito para los operarios, que son los dueños del mismo, pero no para la empresa, que le adeuda una suma millonaria por el alquiler de sus vehículos.

Las labores que 3 años atrás realizaban cerca de 500 operarios en Las Mercedes, hoy recaen sobre los hombros de no más de 300, razón por la cual el número de camas a cargo de cada uno pasó de 30 a 50. De igual manera la cantidad de camas en pico de producción aumentó de 16 a 30. A pesar de lo anterior, la compañía exige estrictamente el cumplimiento de todas las tareas, por lo que regularmente los trabajadores tienen que laborar horas extras no remuneradas, pues éstas se pagan en compensatorios o se descuentan de los días en que la jornada es más corta. Idéntica situación se vive en Rosas Colombianas, en donde además se exige que operarios con 60 años de edad desempeñen las extenuantes faenas de fumigación, las que años atrás sólo realizaban menores de 50. A causa de esto las enfermedades profesionales, que pululan en todos los cultivos de flores, se han extendido aún más en Las Mercedes y Rosas Colombianas. De ñapa, la empresa ni siquiera cumple con el pago de los aportes de seguridad social en salud y pensiones, pues aunque realiza los respectivos descuentos de los salarios, en lugar de consignarlos se los apropia. Igualmente, pisotea las restricciones y niega las citas médicas en la jornada laboral. "Al que no le guste en estas condiciones, puede irse", es la respuesta a los justos reclamos de los operarios.

Los propietarios de estas empresas no renunciarán a la indignante pretensión de despojar de las indemnizaciones a los obreros, para ello los bota bajo cualquier pretexto, por ejemplo, por no laborar extras, que los obreros no quieren hacer porque no se las pagan.

Que nadie caiga en la trampa de regalar parte de su tiempo de trabajo o de renunciar a las dotaciones, como ahora pretende Gonzalo Fonseca. El único camino que tienen los trabajadores para impedir que empeore el trato que les dan y los despidos injustos, es forjar la más férrea unidad, organizarse y enfrentar sin vacilaciones tanto atropello.

 En San Luis, cada vez más subcontratación

La empresa Cultivos San Luis con su nueva modalidad de contrato a término fijo, está aprovechando para cancelar al personal con restricciones médicas y sacarlo sin ninguna indemnización. También saca gente sin ninguna causa, no da ninguna explicación, simplemente entregan un paz y salvo y lo único que dicen es que son órdenes de la Gerencia.

Cuando el personal ingresa por empresa la afiliación y aporte al Fondo de Empleados son obligatorios, sin ganar interés alguno por los aportes, pero a la hora de solicitar préstamos se lucran con los intereses altos fijados por los administradores, que son los mismos de Administración general de la empresa.

 C.I. Falcon Farms de Colombia S. A.

Esta firma tiene es dueña en la sabana de las fincas Alejandra, Árboles, Caicas, La Niña, El Porvenir, Santa Cruz, Valentina, Torremolinos, Molino, Malajín y Luisa, aparte de otras en Antioquia, Cauca y el Ecuador. En la gerencia se encuentra el señor Álvaro Córdoba. Estos cultivos, junto con otros en México y Ecuador, fueron comprados el año pasado por una empresa filial de AIG, una de las aseguradoras más grandes del mundo.

Como ya se volvió costumbre entre los floricultores, esta compañía se ha dedicado descaradamente a hablar de su posible cierre después de San Valentín para poder negar los escasos derechos de ley y lo consignados en el Pacto Colectivo: como las autoliquidaciones de salud, la cotización para la pensión, la indemnización, los subsidios fúnebres y de educación, dotaciones, cheques del subsidio familiar, prima decembrina. Además, ya volvió costumbre incumplimiento con el salario en las fechas establecidas. Dentro del marco laboral no existe ninguna norma que permita suprimir los derechos legales, pero ninguna autoridad hace nada para castigar estas violaciones de la ley.

Falcon ha despedido trabajadores por atreverse a reclamar sus derechos y les ha amenazado con dañarles la hoja de vida en caso de reclamar, o les propone el retiro voluntario con el infame propósito, entre otros, de evadir la indemnización. Esta actitud es una burla, ya que son afiliados al programa de Flor Verde, de Asocolflores, y en sus informes dicen que sus trabajadores aunque no son miembros de ningún sindicato, sí tienen plena libertad para hacerlo si lo desean. Pura carreta ya que ni si quiera pueden respirar porque son despedidos. Ahí queda pintada la alcahuetería de los "sellos de calidad" como el ISO 14001 y el de Flor Verde, que sirven para ayudarles a mejorar las ventas a esta clase de compañías, pero sin exigir ni siquiera el cumplimientos de las más básica legislación laboral.

La empresa sostiene que le han bajado las ventas, pero sea cierto o no, eso no la exonera de sus responsabilidades, y mucho menos tiene por qué exigirle al personal que se sacrifique y labore todavía más y produzca más y no reclame; tampoco a acumular el tiempo en temporadas bajas y, luego, a la hora de las temporadas altas no pagarles las horas extras, aduciendo que los trabadores deben tiempo. Según ellos, de esa manera es posible mantener la compañía.

Antes decían que por el dólar bajo les tocaba a los trabajadores hacer toda clase de sacrificios, y ahora cuando ya está casi en $ 2.600, los señores no comparten sus abundantes ganancias con los obreros, que son los que producen.

Por lo dicho anteriormente, tan solo se le exige a la empresa que cumpla mínimamente lo de ley. Que ponga al día salarios, subsidios, salud y pensiones, la prima decembrina; y a los trabajadores los llamamos a dejar el miedo y a organizarse; para que así la empresa no se queda con todo y los trabajadores viendo un chispero.

 Flores El Canelón del Grupo Chía

Esta empresa, ubicada entre la vía Cajicá - Chía, engancha aproximadamente 800 trabajadores, una parte de este personal es contratado por empresa y otra temporalmente. Ante los trabajadores quien aparece como dueño es el señor Daniel Mojica.

Teniendo en cuenta que una buena parte de los trabajadores son contratados temporalmente, la primera consecuencia de ello es la famosa sobrecarga y el acoso laboral, que cunden por todo el sector. A los obreros enganchados directamente les toca desarrollar, aparte de las labores propias, las de los puestos que quedan vacantes.

Para colmo, el supervisor de poscosecha Mario Prieto trata a la gente como a esclavos, no le importa que estén enfermos. Hay obreros con problemas en las manos, en la columna y por lógica necesitan permisos para el tratamiento médico, pero se les niega; a las mujeres embarazadas Prieto no les asigna actividades acordes a su estado, les exige los mismos topes y aunque el embarazo no es una enfermedad como él lo dice, sí se necesita durante él de ciertos cuidados, ya que hay mujeres que han llegado ha abortar por no poder cuidarse adecuadamente y por ser tratadas con desconsideración. Cómo será la imprudencia e irresponsabilidad de la empresa que ha llegado a impedir u obstaculizar los permisos para los controles natales. Cuando un trabajador no es santo de la devoción del señor Prieto, le monta la persecución con llamadas de atención, le toma a su antojo los promedios, etc., hasta obligarlo a renunciar. Con sus insultos y mal trato los trabajadores ya están hastiados.

Martha Rodríguez, supervisora o facilitadora de cultivo no se queda atrás, con su altanería, mal trato y acoso laboral. Al los recién ingresados si al cabo de dos días no dan el rendimiento que la empresa exige les pasa llamados de atención por bajo rendimiento, "así nadie se amaña", expresó un trabajador. Lo que llama la atención es que la administración a sabiendas de la falta de relaciones humanas de estos personajes, no toma medidas en el asunto.

 Flores La Mana, del Grupo Chía

Esta empresa, ubicada en la vía Zipaquirá - Tocancipá, con aproximadamente 1.300 obreros, mantiene su política de malos tratos y violación del derecho a la salud. Los abusos de La Mana llegan a tanto, que para realizar el aseo de los baños no dan guantes. A toda hora le pasan informes injustificados a la gente. Cada año hacen incurrir al obrero en los gastos de tramitar el pasado judicial, cuando ése es un requisito que si acaso debe exigirse cuando se ingresa a la compañía.

El ingeniero Demetrio, quien ya había sido denunciado en Florecer, no deja la costumbre de tratar con palabras vulgares; a él ningún trabajador le sirve; no programa las vacaciones a tiempo. De la misma manera proceden las supervisoras Stella Melo y Patricia Rico; quienes nunca están contentas con las labores realizadas; la señora Rico de manera abusiva le impide al personal salir a la hora del almuerzo si no han terminado el corte.

Esta compañía, maneja a su antojo la asistencia a las E.P.S. Les exige a los trabajadores pedir las citas después de las 4 de la tarde; tampoco da las cuatro horas de permiso para asistir al médico como lo establece la ley; y para colmo decide, de común acuerdo con Famisanar, cuando dan citas para los afiliados. Muchas veces hay cupo para un control pero esta entidad no lo presta puesto que tiene que recibir primero la orden de la compañía, y como si fuera poco en muchas ocasiones la E.P.S. no tramita bien las incapacidades, con esto generan más gastos para los obreros. ¿Cuál es la ética de esta entidad de salud?

Llamamos a los trabajadores de Flores la Mana a que se organicen para ponerles fin a estos atropellos.

 Flores El Redil

En esta compañía, con tres fincas ubicadas en Cajicá y Nemocón, propiedad de los señores Fernando y Mauricio Arenas, no paran las injusticias.

En la finca ubicada en la vereda las Manas, en Cajicá, se hacen fumigaciones con el personal dentro del área, poniendo en riesgo la vida de la gente; la empresa a su antojo suspende la mayoría de las citas dadas por las E.P.S., aduciendo que se pierde tiempo laboral; otras veces no dan permiso con anticipación para poder llegar puntualmente al médico, en ocasiones los trabajadores han tenido que pagar multa a la Nueva EPS por inasistencia a causa de la negligencia de la empresa; fuera de eso no suministra de las dotaciones, se limita a entregar una bata cada año, cuando lo establecido por ley son tres dotaciones anuales; descuentan los permisos así sean justificados.

Además, tienen supervisores de la calaña de Yolanda Pirabán, que trata a la gente con vulgaridad; la califica no por su rendimiento laboral sino de acuerdo a si le cae bien o no; ha llegado a tildar de guerrilleros a trabajadores que le piden respeto. Esta señora hace llamados de atención sin tener justa causa, se dirige a los trabajadores de manera grotesca y humillante, exige altos topes de rendimiento y ni porque mande a los trabajadores a ponerse patines para rendir aún más, ya es imposible.

Le exigimos respeto a Flores el Redil para sus operarios, que le ordenen a la señora Pirabán suspender su acoso laboral y su grosería; y llamamos a todos los obreros a formar el sindicato para frenar estas injusticias.

 Flores La Unión

Los abusos en esta finca, ubicada en Sopó, ya han sido denunciados en Florecer. Pese a ello, no desiste de su actitud inhumana. Por ejemplo pusieron a la señora Adela Romero a cometer toda clase de abusos a maltratar y a imponer una recarga laboral insoportable: exige erradicar 15 camas de 8 de la mañana a las 12 de día; ha incrementado a 80 camas de clavel para hacerles todas las labores; trata a los operarios a las patadas; ha llegado al colmo de prohibirle al personal ir al baño después de las dos de la tarde.

La empresa se hace la sorda frente a los reclamos por parte de los operarios frente a esta supervisora, que como dicen los trabajadores "le falta un curso de relaciones humanas" para desarrollar ese cargo.

 Basta de tanta injusticia en Floraexport

A Florecer han llamado insistentemente varios trabajadores de Floraexport S.A., ubicada en Cajicá, a denunciar los atropellos cometidos por el dúo que maneja la compañía, compuesto por el gerente, Julián Herrera y la jefe de Recursos Humanos, María del Pilar Castañeda.

Una pálida muestra del régimen atroz impuesto por esa pareja de esclavistas es la siguiente: retrasan las quincenas; el pago de la seguridad social lo demoran varios meses, por lo que a ningún trabajador de esta compañía lo atienden en las EPS (la mayoría están afiliados a Coomeva), los que no tienen más remedio que hacerse atender de su propio bolsillo y llevan las facturas nunca logran que les reintegren el dinero; cuando a la señora Pilar se le da la gana les cancela por su propia cuenta las citas médicas a los trabajadores para ponerlos a laborar extras; pero su mala fe llega al extremo de obligar a algunos operarios asustados que a ellos sí lo han atendido, para tratar de quitarle peso a la denuncia de su irresponsabilidad; y no les importa poner a obreras operadas del túnel del carpo a laborar extras; durante 2008 no entregaron sino una dotación. El horario es de lunes a viernes de 6 de la mañana a 3 de la tarde; y los sábados de 6 de la mañana a 1:30 de la tarde, con media hora de almuerzo, lo que quiere decir que este gerente arbitrario tiene impuesta una hora más de trabajo que la jornada máxima legal; y como no da el tiempo establecido en la Ley de dos horas semanales por trabajador para recreación, o capacitación les está robando tres horas semanales de pago a cada operario.

Como en toda la zona Norte de la sabana, los trabajadores de Floraexport están empezando a tomar conciencia y a darse cuenta de que lo único que hay que hacer es seguir el consejo de Untraflores de organizarse y exigir respeto a sus derechos.

 Rosas de Sopó

A los trabajadores de esta empresa, que se encuentra ubicada en el cruce del Neusa, con aproximadamente 120 operarios, a cargo del señor Miguel Andrade, los tienen totalmente atropellados.

Empezamos por señalar, que esta compañía no suministra las dotaciones a las que por ley tienen derecho los trabajadores; para los operarios de fumigación las condiciones son más graves, ya que ni siquiera les dan la pijama para debajo del chanchón, el cual fuera de eso está en mal estado, tampoco les cambian ni las caretas ni los filtros, no les dan el tiempo para bañarse e hidratarse, al contrario los obligan a trabajar horas extras.

Descaradamente los hacen trabajar más del tiempo establecido legalmente, ya que la jornada va desde las 6 y 30 de la mañana hasta las 3 ¼ incluido el sábado; el personal tiene horario de entrada pero nunca saben a que horas van a salir, ya que casi siempre las extras son obligatorias; hay mucho acoso laboral y exigen promedios que no son acordes al ser humano.

No respetan las restricciones médicas; no sacan al personal para otra área a la hora de fumigar; no tienen celaduría privada por lo tanto son los mismos operarios que desempeñan esa función y cuando les toca de noche no les pagan las extras nocturnas; los baños permanecen sucios y en mal estado general.

Sería bueno que el Ministerio echara una pasadita por allí a cumplir con su deber. Pero como eso lo más seguro es que no suceda y si llegara a pasar los patrones harían ver limpio lo que está sucio, el único camino que les queda a los obreros es formar el sindicato. Untraflores los apoya.

 S.B. Talee de Colombia S.A.

Mensaje recibido en la dirección de correo electrónico de Untraflores

Señores
Untraflores:
Trabajé para S.B. Talee de Colombia S.A. hasta el 6 de julio del presente año y quiero que conozcan lo que sucede con los trabajadores de la finca ubicada en el municipio de Fómeque Cundinamarca.

Allí a los trabajadores se les acumuló gran cantidad de tiempo trabajado en horario extra pero que no se les paga, algunas personas pasaron de 600 horas, ahora la empresa esta ofreciendo pagar la mitad y que las nuevas horas que se están trabajando actualmente ni siquiera se las anotan, es decir, tienen que trabajarlas gratis. Ahora la persona que se oponga a hacer esta donacion pues tiene problema.

Otro punto importante son los aportes a la seguridad social, pagan con tres meses de atraso, tengo documentos para demostrarlo, yo llevo tres y medio meses de haber salido de la compañia y no me han podido retirar y tampoco me he podido afiliar porque estoy suspendido por falta de pagos y hasta que no estén completamente al dia no pueden retirar a nadie.

Las liquidaciones de contratos de trabajo las pagan a los tres o cuatro meses, tambien se los puedo demostrar.

El Gerente, "su majestad" Celiar Noreña, hace lo que quiera con la gente y el que no le guste pues sencillamente lo despiden
Espero su respuesta y si necesitan documentacion la tengo.

Atte,
JOSE ALVARO ORTIZ

 Superiores arbitrarios en El Pandero

Mensaje recibido en la dirección de correo electrónico de Untraflores

Este mensaje es para denunciar a la señora Andrea Pérez, jefe de poscosecha de Flores El Pandero, que esta ubicada en Zipaquira. La señora trabaja en esta empresa con su esposo quien es el jefe de personal, según ella, es la que manda en esta empresa. El viernes 26 de diciembre de 2008 se atrevió a ir a la casa de una empleada y amenazarla y agredirla verbal y físicamente, la empleada la denunció en la Inspección pero el gerente le creyó a la jefe Andrea Pérez por que se acerca la fiesta de Valentino y para el es más importante el Valentino que el personal que con él labora.

Hago esta denuncia por que el maltrato a los empleados es constante de parte de los supervisores que creen que por su cargo pueden pisotear la gente, maltratarla y luego despedirla; aparte de esto las injusticias son repetidas por ejemplo cuando la gente no asiste a trabajar por calamidad domestica se les sanciona con dos días y así lleguen cinco minutos tarde se les devuelve y sanciona con dos días.

 Mensajes recibidos en la dirección de correo electrónico de Untraflores

Me parece excelente la pagina (www.untraflores.org), soy estudiante universitario y me encuentro realizando un proyecto evaluador sobre la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) de Asocolflores y nunca me hubiese imaginado todo lo que en su articulo "Jardines de los Andes, empresa modelo... de explotación" dicen, mas aún cuando Jardines de los Andes posee tan buen renombre. Es bueno saber cuál es la realidad social, porque Asocolflores vende una idea muy errada sobre la RSE. Espero por favor que atiendan los sábados porque la verdad me interesa mucho su opinión.

Gracias
Att. Daniel Rodriguez

De Pedro Montenegro
Hola compañeros, deseo mantener correspondencia con ustedes, pues yo fui trabajador de las flores por varios años hasta que nos echaron de la empresa en una negociación.

De Lizeth Stefanny
Yo quisiera que investigaran que está pasando con las fincas de Falcon Farms, ya que no están pagando puntualmente, los trabajadores no cuentan con salud, pensión, y hay atrasos en los cheques del subsidio, y como si fuera poco ya no hay dotación, ¿será que este grupo va para la quiebra? Por favor necesito una aclaración de esto, pues todo el gremio floristero no está en esta situación.

De Steya
Señores Florecer:
Mientras duró la denuncia de ustedes en Yanbal mejoraron un poco las condiciones, pero ahora nuevamente siguen las humillaciones y los atropellos. No reubican a los empleados. Cuando las ARP dan res-tricciones la empresa se burla diciendo que si quieren que el personal de oficina pase a la planta. Hay que ro-gar para que den un permiso para ir al Seguro. Sigue el maltrato de los supervisores con los trabajadores enfermos.