Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

De mal en peor todo el 2008 en Benilda

Por Aidé Silva
Durante todo el año pasado los trabajadores de Benilda tuvimos que pasar las duras y las maduras, la empresa tan solo pagó tres meses de seguridad social y se atrasó en dos dotaciones y tres cheques de subsidió familiar, la bonificación decembrina ahora no es de diciembre sino de abril o junio y el salario lo consigna 4 o 5 días después de la fecha establecida. Ante estos incumplimientos, en el mes de octubre, más de 300 obreros protestamos por cerca de dos horas al frente a las oficinas de Administración, ante lo cual el gerente, Pedro Mejía, prometió ponerse al día con todas las deudas el 31 de diciembre. Fueron solo promesas porque nuevamente, en los primeros días de este año, el señor Mejía, reunió a los trabajadores par decirles que en seis semanas pagaría la seguridad social.

A causa de esto se presentaron innumerables problemas de salud: tratamientos postergados hasta por 8 meses, citas con especialistas y cirugías aplazadas indefinidamente, beneficiaros totalmente desprote-gidos. La forma que la empresa optó para "resolver" estos problemas fue contratando un médico particular que lo único que puede hacer es dar incapacidad y extender una fórmula, fórmula que los obreros debían frotarse en donde les doliera porque la empresa no aportaba la plata para comprar los medicamentos o había que esperar a ver si la conseguían; también respondían que compráramos los medicamentos y que nos devolvían el dinero 15 a 20 días después, como si la empresa cancelara a tiempo. Pero eso sí nos descuenta cumplidamente la seguridad social cada 15 días.

Untraflores se puso al frente de esta situación. Conjuntamente con Asotraben organizamos la protesta de diciembre; con el apoyo de varios trabajadores presentamos una queja ante la Superintendencia de Salud; se pusieron tutelas individuales y hemos venido trabajando en la posibilidad de una denuncia penal. Esto a parte de la querella que pusimos ante el Ministerio.
La lucha de los trabajadores y la inconformidad generalizada llevó a que la empresa en los últimos días se pusiera al día con la seguridad social, los cheques de subsidio y cancelara por fin a tiempo la quincena. La lección que esto nos deja es que debemos exigir y luchar a tiempo. No podemos que la salud y hasta nuestra vida de nosotros y la de nuestros familiares se vuelva a poner en peligro. De qué nos sirve que Salud Ocupacional y la ARP Colpatria den charlas de seguridad y riesgo si por las manos de los trabajadores no pasa ni un par de guantes, mucho menos tapa bocas, y a los fumigadores no les dan los filtros a tiempo.

Además, Benilda sin cumplir si quiere que los trabajadores nos matemos con la recarga laboral, que está agobiándonos. En el caso de la poscosecha de mini clavel, la supervisora Clara Barreto y la ingeniera Ángela obligan a trabajar horas extras, humillan al personal y no permiten que se les pidan permisos; especialmente se han cebado con los compañeros de contrato a quienes les toca aceptar los horarios que ellas impongan y si no, los hacen despedir.

Siguen las entendederas de la presidenta de Asotraben con la empresa

Lo protesta que hicimos juntos los dos sindicatos en diciembre, demostró una vez más que la unión hace la fuerza. Pero la presidenta de de Asotraben, Judith Ospina, borró con el codo lo que se hizo con la mano. Este año retiró, sin ni siquiera consultárselo a sus compañeros de junta directiva, la querella puesta en el Ministerio por los incumplimientos de Benilda. Esto llevó a cientos de trabajadores afiliados al sindicato patronalista a firmar un memorial exigiéndole la renuncia a la presidencia y la convocatoria de una asamblea general. Con el propósito de amedrentar a los trabajadores para que no siguieran firmando, la empresa llamó a descargos al compañero Alexci García, bajo la acusación falsa de que estaba recogiendo firmas en horas laborales e instruyó a varios supervisores para intimidar a la gente. Sin embargo, este plebiscito demuestra que la inmensa mayoría de los sindicaliza-dos se opone a los manejos de Asotraben.

Aprovechamos para insistirles a los compañeros de la junta directiva de ése sindicato, que no se dejan manejar por la gerencia, en que trabajemos conjuntamente, hagamos una asamblea verdadera-mente representativa de los obreros y no de la Adminis-tración, y le cambiemos definitivamente este año el rumbo a Asotraben. Los sindicalistas nos debemos a nuestros compañeros y no a los patrones.

A la dirección de correo electrónico de Untraflores llegó el siguiente mensaje, que ayuda a entender a costa de quienes se está haciendo la expansión de Benilda. Recordemos que ya tiene en arriendo la finca El Rodán, en Ventaquemada, la cual aspira comprar.

Apreciados Señores Untraflores,
La empresa de flores Benilda llegó al municipio de Toca, Boyaca, e instaló la finca 14 hace unos 4 meses aproximadamente, los habitantes se alegran de la llegada de fuentes de trabajo a la región, acá ya funcionan otras empresas dedicadas a la misma actividad, pero veo con mucha preocupación que esta empresa al parecer no cumple, ni respeta los derechos que la ley mínimamente otorga a los trabajadores, no hace los aportes a la salud a pesar que sí se descuenta del salario de los trabajadores, acosa a la gente exigiéndole alto rendimiento y amenaza con la salida de los trabajadores si no cumplen con este requisito del que nunca parecen satisfechos. Personalmente fui despedido por tratar de oponerme a estas irregularidades, aunque al parecer nadie pertenece a Benilda sino a una cooperativa de nombre A-laborar.

Respetados Señores Untraflores podrían ustedes darme alguna información acerca del historial de esta empresa?
Agradezco su colaboración
Cordialmente, Luis Pulido.

Homenaje

El pasado mes de noviembre se pensionó Helenita Martha, quien fue una aguerrida defensora de los derechos de los operarios de la floricultura, en especial de los de la empresa Benilda, donde trabajó durante 17 años. Helenita fue una de las fundadoras de Untraflores e integrante de su junta directiva. La felicitamos por ese merecido descanso, y sabemos que seguiremos contando con ella en esta dura batalla por la reivindicación de los floristeros.