Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

En Santa Bárbara, tres años de lucha obrera

Por Aldo Moreno
El pasado 18 de noviembre celebramos tres años de lucha obrera en Santa Bárbara, expresamos nuestra felicitación a todos los operarios que allí laboran. En este tiempo se ha roto con el paradigma de que los sindicatos terminan las empresas, y hemos inculcado que solo mediante la unidad y la lucha lograremos para la clase obrera un cambio real, un porvenir más seguro, de lo contrario, siempre los poderosos, los que controlan el poder y explotan a los obreros, seguirán controlando todo en su exclusivo beneficio.

Compañeros, debemos cerrar filas en torno al sindicato. Por ahora no estamos reportando a la empresa a los nuevos afiliados.

Rechazamos utilización ilegal del polígrafo (detector de mentiras)

Hemos recibido denuncias de que algunos trabajadores y ex trabajadores de la empresa, fueron sometidos a la prueba del polígrafo por sospechas infundadas. Esto es demasiado grave, aparte de ser ilegal es una forma de envilecer al empleado. No aceptamos que se recauden "pruebas" de esta manera. Untraflores ha venido denunciando que varias compañías utilizan este humillante sistema.

Temporales

Con el ánimo de aumentar el personal subcontratado la empresa pactó con Asistencia Laboral, del señor Germán Cortés. Hemos recibido varias quejas de compañeros que han laborado con esta temporal: no les pagaban el salario completo o no les contabilizaban el total de extras laboradas. Los operarios de Santa Bárbara, sin excepción, levantamos la voz con la consigna: ¡Fuera Germán Cortés de Santa Bárbara!

Comité de Convivencia Laboral

El sindicato objetó por ecrito la elección del comité de convivencia laboral entre los integrantes del Copaso, porque la mayoría de los operarios no confían en la imparcialidad de sus miembros a la hora de decidir la diferencias entre los obreros y la Administración.

La empresa debe tener en cuenta que el sindicato es el auténtico vocero de los operarios y que es necesaria su presencia en las instancias de temas laborales.

El delicado tema de las restricciones médicas

En una reciente audiencia en el Ministerio el abogado de la empresa, Camilo Cuervo, afirmó que ésta iniciaría una serie de exámenes a los compañeros que tienen restricciones médicas, ya que dichas restricciones se deben a enfermedades de tipo sicológico. ¿Será que los diagnósticos de los médicos y especialistas carecen de validez? ¿El abogado Cuervo es especializado en alguna área de la medicina? ¿Será que las recomendaciones de las ARP para reducir el número de enfermos por movimientos repetitivos y alta carga laboral carecen de fundamento? ¿Será que los dolores que padecen los operarios al realizar sus labores son producto de su imaginación? ¿No será que quienes necesitan atención sicológica son los que permiten que las EPS y ARP violen los derechos de los usuarios?

Además, aseguró el abogado Cuervo que estará en la mesa de imposición, perdón, de negociación, del Pacto Colectivo, exigiendo su firma por 10 años. Es claro, pues, que Cuervo quiere sacarnos los ojos.

Llamado de atención

Catalina Flores quien debe llevar una estadística y por ello camina varios bloques del cultivo, se ha puesto a vigilar el desempeño de las demás operarias, y a comentar que si tuviese el gris (uniforme de las facilitadoras) exigiría mayores rendimientos. Con sus cuestionamientos ha hecho despedir a trabajadores.

Compañera Catalina, la exhortamos a cumplir con sus funciones ya que por estar pendiente de las de los demás se descuidan las propias, quizás la ineficiencia es suya y la oculta inventando faltas ajenas.

también llamamos a la gerencia a que ordene suspender la extraña actividad de la vigilante Lina, de la compañía 724, quien cámara en mano deambula por el cultivo filmando a los trabajadores. Esto es intimidante y en nada ayuda al buen ambiente laboral.

Por último, sería bueno que la sicóloga Constanza Corradine, quien tiene a su cargo el manejo del almuerzo, diera orden de prender a tiempo los hornos, que a veces los ponen a funcionar sobre el tiempo o ni siquiera los prenden. Esto no es demasiado pedir.