Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Denuncias en Florecer N° 22

 Riegel Farms

Empresa ubicada en la vía Facatativá – Madrid, donde trabajan cerca de 160 operarios, los cuales tienen que soportar el abuso de poder por parte de Elizabeth Cristina Olaya, quien es la encargada del manejo de los promedios, que altera los rendimientos, insulta los trabajadores con palabras grotescas y no cumple con el horario establecido para todos los empleados, contando con el aval del supervisor José Antonio Casallas y del ingeniero Pablo Antonio Mejía, quien tiene conocimiento de estas irregularidades y las deja pasar por alto sin tomar ninguna medida y sin que los empleados puedan hacer nada pues nos sentimos intimidados y amenazados. Dichas quejas llegaron a oídos de Recursos Humanos, pero hicieron caso omiso.

Además podemos mencionar cómo Carlos Díaz, con su poco tiempo como Jefe de Gestión Humana, nos amedrenta diciéndonos que nos va a "quemar", es decir, a despedir, y, a su vez, nos obliga a quedarnos a horas extras sin tener derechos a decir SÍ o NO, pues es obligación quedarse o de lo contrario, lo despiden a uno.

También queremos denunciar que esta empresa desde sus inicios contrata el personal por temporales y cooperativas como Futemp, que luego se transformó como Tempofu, pero ahora la cambiaron por Servigenerales, que funciona dentro de las instalaciones de la empresa y, para colmo de males, no da dotaciones, las herramientas para trabajar como son las tijeras y cosedoras de la poscosecha, tenemos que llevarlas de las casas, los baños son antihigiénicos, sin agua. Una de estas temporales le quedó debiendo a 18 trabajadores la liquidación y esta es la hora que no aparece para responder.

 SB Talee de Colombia

Se encuentra ubicada en el kilómetro 4, vía Bojacá, en ella cual no pagan las horas extras a sus empleados pero sí los hacen quedar de manera obligatoria amenazándolos con despedirlos o sancionarlos si no lo hacen; en la temporada anterior le cancelaron el contrato a muchos trabajadores por no quedarse hasta tarde de la noche.

Hay varios supervisores y personas de la administración como Yeimi León, directora de Recursos Humanos, que humillan a los trabajadores gritándolos y amenazándolos a todo momento. Los empleados no nos explicamos cómo durante la temporada pasada mientras que casi no podemos ver a nuestras familias por las largas jornadas de trabajo, la empresa en lugar de reconocer este gran esfuerzo, lo que hizo fue darnos una pésima comida, todos los días fue sopa clara y no se sabía si era con carne o con qué, porque el recado no se veía por ningún lado.
La supervisora Dora cuando encuentra uno que otro daño forma un problema para que sancionen a los trabajadores, y como se la pasa de un lado para otro como también lo hace la supervisora Lina, no saben que es tener que sudar para ganarse el sueldo como nosotros lo hacemos.

 Plantaciones Delta

Hasta hace poco funcionó como Plantaciones Delta, tenía cerca de 250 empleados, que echaron aludiendo que la empresa se iba a acabar. Un día cualquiera cuando los trabajadores llegaron en la mañana encontraron las puertas de la finca cerrada y no los dejaron entrar; 20 trabajadores se resistieron a que los despidieran de esa manera tan arbitraria, pero en castigo la empresa les quitó las rutas y les empezó a pagar mensualmente con el fin de que se aburrieran y renunciaran; como esto no sucedió, los dueños les informaron que la empresa había sido vendida y los lanzó a la calle sin pagarles las prestaciones a las cuales tienen derecho y hasta el momento no les han solucionado nada.

Luego le cambiaron el nombre por el de Tania Kamila y es administrada por el señor Augusto, que es un atarván que trata mal a los obreros diciéndoles que son "mas lentos que marranos". Un sábado, ya habiendo salido de su jornada normal, una trabajadora recibió una llamada de dicho personaje que le preguntó dónde se encontraba, ella contesto que estaba cerca de su casa, el le dijo que tenía que devolverse ya para la empresa; la trabajadora regresó en un taxi para cumplir la orden de su jefe, cuando llegó, el mencionado señor la trato de hp y le dijo que el corte estaba ajustado y que ahora tenía que quedarse hasta las dos de la tarde a resolver el problema, siendo que su horario de salida el día sábado es a las 11:30 a.m.; desde ese día tiene que quedarse esperando a que el tal Augusto llegue a la empresa para que ella pueda irse a su casa.

En la post-cosecha trabajan casi todos los días hasta las 6:00 ó 7:00 p.m. y en algunas ocasiones no les pagan las horas extras, el jefe de esta sección se llama Wilson, quien coloca rendimientos exagerados, como el hecho de exigir 20 tabacos clasificados por hora cuando lo normal son 12. Y si hablamos de dotaciones por esta empresa no se conoce que es eso, la seguridad social la descuentan a los trabajadores cumplidamente pero la empresa no paga los aportes.

Los trabajadores no pueden permitir que personajes como los nombrados los sigan tratando con irrespeto y vulgaridad. Tienen que pararse firmes y hacer valer sus der4echos y su dignidad.

 En Cardenal

En esta firma hay horas extras para laborar pero discriminan a las personas de contrato pues el facilitador pasa diciendo que hay extras pero "ustedes ya saben quiénes se quedan", porque a las personas que están por contrato no les permiten quedarse, como si no lo necesitaran.

 Rosas Colombianas

Funciona en la vía Puente Piedra Madrid, vereda Chauta, donde laboran cerca de 70 personas contratadas directamente por la empresa, que tienen una antigüedad de 10, 15 o 20 años. A quienes allí laboran los están sometiendo a toda clase de persecuciones: los mandan a hacer labores y si hacen algo que el supervisor considera que está mal, se les va encima con informes y se vale de los mismos compañeros para ponerlos como testigos, y así poder sacar a las personas, dizque con justa causa y sin pagarles ninguna indemnización.

A los trabajadores con restricciones médicas que no pueden trabajar en el cultivo, los señores Fernando Yañez Villalobos y el agrónomo encargado, Gonzalo Valdez, los obligan a hace labores de cultivo sin importarles la incapacidad que tengan; en la poscosecha hay cuatro personas que no pueden laborar en el cultivo pero se ven sometidos a diversos atropellos por estar allí. Estos mencionados personajes para oprimir a la gente tienen el lema de que "el que sirve se queda y el que no se va", son los amos y señores de esta empresa; persuadieron a la gente para que se pasaran por la cooperativa llamada "la ota", diciéndoles que si no les iba bien, volverían a los seis meses y que eso era legal, pero cuando algún trabajador se quiere volver por la empresa le dicen que ya no se puede.

De un tiempo hacia acá empezaron con acoso y persecución laboral, utilizan amenazas, echan en cara el sueldo; los permisos personales y para el seguro son el mayor dolor de cabeza de estos señores, que no valoran el trabajo de la gente. Están exigiendo rendimientos altos y dicen que si los de la cooperativa pueden pues los demás también. Para hace horas extras solo tienen en cuenta a los que les llevan regalos y onces a los supervisores. Para completar, los exámenes de laboratorio no los autoriza el médico sino el supervisor, y las mujeres son sometidas a trabajos pesados.

Existe un pacto colectivo en el cual solo tienen en cuenta a los trabajadores para que firmen y nada más, porque los puestos directivos son manejados por la misma administración y en las negociaciones no han podido participar los obreros, por lo que la gerencia ha quitado beneficios adquiridos, por ejemplo, una prima de antigüedad. Los voceros del Pacto Colectivo deben ser trabajadores y no gente de la administración, a la que no les importa entregar los derechos de los operarios como lo han venido demostrando.

Llamamos a los compañeros de Rosas Colombianas a no dejarse utilizar para perjudicar a otros operarios; por el contrario deben unirse para defenderse mutuamente y no soportar los atropellos de los jefes. No permitamos que sigan desmejorando el pacto. Es urgente organizarse ya para detener las injusticias.

 Guaymaral y Güenzuca

A dónde vamos a para con tanto atropello. En Güenzuca, una finca ubicada en El Rosal, por la vía a Subachoque, perteneciente a la empresa C.I. Flores Ipanema, una de las más grandes floras, y que contrata todo el personal a través de temporales, cambia constantemente de temporal, tanto así que hasta diciembre estuvimos por Activos, luego nos pasaron a Tempoacción, esta oficina está ubicada en Madrid, allí estuvimos hasta el 15 de Abril; en todo este tiempo no recibimos un peso de subsidio familiar y la liquidación a la que por ley tenemos derecho, la pagaron cuando quisieron y cuando fuimos a hacer el reclamo a la oficina de la empresa nos botaron como a un perro. Hay trabajadores que llevan hasta 6 años en esta misma situación, pues los hacen cambiar cada 5 u 11 meses de temporal. No siendo suficiente con esto, llegaron al colmo de que la ida al baño sea a través de fichas, a cada trabajador le corresponden dos fichas durante el día ¿Qué hará un trabajador que tenga problemas de salud?

En estas empresas laboran cerca de 1.000 y 900 operarios respectivamente, quienes devengan el salario mínimo, más una bonificación de $20.000, siempre y cuando no tengan ni una sola falla durante el mes. Si por alguna razón, una afección o un grave problema personal, tiene que pedir un permiso y faltar al trabajo, se pierde el derecho a la bonificación completa.
A todos estos trabajadores les hacen firmar un contrato del cual nunca les dan copia, pero les dejan claro que son temporales y cuando la empresa va a ser certificada por alguno de los tantos sellos, les piden a los empleados que llenen una hoja de vida con la promesa de que van a ser contratados directamente, pero esta es solo una maniobra que la compañía utiliza para llenar los requisitos de los sellos con la mentira de que sus empleados están contratados directamente por la empresa y así conseguir su certificación.

Es hora de que el Ministerio haga algo frente a esta ilegalidad que se comete en sus propias narices.

 El Batallón Timaná

Esta empresa se localiza en la autopista Medellín, en el barrio conocido como Campo Alegre, perteneciente al municipio de El Rosal. Hasta hace poco tenía un cultivo en Anolaima llamado Finca Teresita que fue cerrado, por lo que trasladaron a los trabajadores a la sede de la autopista, obligándolos a estar levantados desde la 1:30 de la madrugada, para poder tomar las rutas que los llevan a la empresa para cumplir con su horario de trabajo; esta fue una estrategia utilizada por la compañía para hacer renunciar a estos trabajadores que tienen hasta 30 años de antigüedad. A los trabajadores que viven en El Rosal les quitó la ruta y les dio una bicicleta, que ellos mismos tienen que pagar, para transportarse hasta la empresa.

El dueño y gerente es Alberto McCalister, un oligarca que llama a los trabajadores a chiflidos. ¿Acaso sus empleados no le merecen respeto? Los trabajadores que viven en Facatativá llegan en la ruta a las 5:35 a.m. y a las 5:45 a.m. llaman a lista y al que no conteste le descuentan todo el día así lo trabaje. A todas estas arbitrariedades se le suma el sistema de alineamiento, que consiste en sacar 15 tallos diarios por cada cama sin importar si hay o no producción; cuando no la hay toca prestarse tallos entre unos y otros compañeros, pero de todas maneras siempre hay varios perjudicados. Cada trabajador tiene a cargo 56 camas para hacerles todas las labores, cuando lo normal son 40. En la poscosecha tienen que clasificar 20 tabacos por hora cuando lo normal son 12. En horas de trabajo está prohibido hablar y mucho menos reír porque es causal para sanciones, pero eso no sin que antes el dueño los grite y amenace con despedirlos y a cualquier falta insignificante de un trabajador lo sanciona con 15 y hasta 30 días, por lo que los empleados apodan a esta plantación, El Batallón Timaná. Les deben más de 4 dotaciones, solo les dan una por año. Para completar tenían un pacto colectivo, que de la noche a la mañana el señor McCalister lo desapareció.

 San Luis

En San Luis la explotación de los operarios ha sido el común denominador desde hace varios años. Parte de la producción la negociaban con la bouquetera Sunshine, que se apropió de ella, tanto que en la actualidad se hace llamar Finca El Secreto Sunshine Limitada, que se dice que es propiedad de un empresario gringo, de Atlanta. Laboran aproximadamente 800 operarios, en gran parte contratados mediante temporales, anteriormente por Activos, pero hace unos dos años crearon una temporal llamada Enlace, dirigida por Alexandra, curiosamente esposa del coordinador de todas las rutas.

Buena parte de la finca está cultivada en pompón y esto exige que se esté sembrando permanentemente. El encargado de esta área es el ingeniero John Jairo Cárdenas y la supervisora Natalia Ivón, quienes como capataces ordenan mediante gritos y amenazas de despido, que se siembren 3.646 esquejes en dos horas, teniendo el operario que transportar las canastas y sembrarlas en este tiempo. Así toca pasar sin poder ni siquiera ir al baño o beber agua desde la 6:30 de la mañana hasta las 3:00 de la tarde, de rodillas, con el suelo mojado, sin que haya rotación de personal, y para hacer más difícil la situación hay algunos que tiene privilegios por hacerles favores a los capataces antes mencionados. Si algún operario cansado de la dura faena se atreve a solicitar traslado a otra área, la respuesta es la frase de cajón que se escucha: "si está aburrido le ofrezco el paz y salvo". En cuanto a la preparación de camas, un tal Federico actúa igual o en peor forma. Pero, el colmo de la persecución se da cuando la supervisora Olga Munévar se viste del mismo color de los operarios para así vigilarlos sin que sea advertida. Otro personaje que se destaca en someter y humillar a los obreros es el jefe de alstroemeria, Gabriel Garay, quien obliga a trabajar extras descontando 15 minutos, que es lo que el obrero se demora en tomar el refrigerio.

La contratación mediante la temporal Enlace se incrementa si se tiene en cuenta que las directivas evalúan constantemente a los trabajadores y aquel que no obtenga una calificación superior al 75% es amenazado con cancelarle el contrato, y lo pasan por Enlace. Esta temporal demora el pago de subsidios, la liquidación y la carta para reclamar las cesantías hasta dos meses después de retirado de la empresa.

 Flores Guacarí

Esta empresa, con aproximadamente 550 trabajadores, está ubicada en el Kilómetro 2 de la vía Zipaquirá Briceño, antes era propiedad de la multinacional Dole y ahora pasó a manos del llamado grupo Nannety, puede decirse que salió de guatemala para caer en guatepeor.

Los contratos son directos y a través de la Agencia Temporal Activos. El número de trabajadores antiguos y con contratos directos es importante y ha sido el primer blanco para los nuevos dueños. La sobrecarga laboral se ha convertido en el pan de cada día: labores que antes hacían dos o tres trabajadores ahora las tiene que hacer uno solo y cumplir con los topes establecidos; por ejemplo, el trabajador que no corte 300 tallos de clavel por hora, promedio mínimo impuesto, se somete ha llamados de atención y malas calificaciones. A muchos les cambiaron las labores sin tener en cuenta si tenían o no experiencia, a otros les impusieron labores pesadas que ya no están en condiciones de realizar. A varios que han adquirido enfermedades de origen profesional y tienen restricciones no se las respetan.

En el caso de las citas medicas, Nidia Quintero de Salud Ocupacional, persona encargada de sacar los controles de los operarios, se pone de acuerdo con las EPS para programarlas sólo para después de la jornada, incluyendo los controles con especialistas que fijan incluso para las 6 de la tarde en Bogotá, con lo cual aparte de que no alcanzan a llegar a tiempo para los chequeos, se les vuelve un tormento regresarse a las viviendas, que en muchos casos están ubicadas en veredas y no alcanzan a la última ruta de transporte. La empresa hace esto intencionalmente con el fin de que los trabajadores no puedan disfrutar de este derecho ni si quiera pagando. De otro lado, si se tiene suerte y programan más temprano los controles, la empresa no da el tiempo previo suficiente para llegar a la hora fijada, con lo cual se pierden las citas.

Como si los años de aguda explotación no fueran razón suficiente para sufrir diversos males, una "sicóloga" de la ARP Sura se ha inventado la "terapia" de decirles a los trabajadores que sus enfermedades son producto de una cosa psicológica, no de las labores repetitivas, ni de la recarga laboral, ni de la falta de prevención, ni de la negación de los controles a tiempo, ni porque no se respetan las restricciones médicas. Es el colmo que exista este tipo de personas que deshonran su profesión.

Si los trabajadores piden tres permisos en el mes y tienen incapacidades les descuentan un dominical; con el pretexto de la baja del dólar viven repitiendo que al que no les sirvan esas condiciones puede irse. Muchos son sancionados o despedidos a raíz de de las enfermedades de las plantas, cuando el problema es la falta de implementos necesarios para realizar las labores, de insuficientes o malas dosificaciones de los químicos.

Esta empresa tiene el sello de calidad de Flor Verde, cada vez se comprueba más que estos sellos simplemente los da Asocolflores a cambio de la cuota y lo que hacen es dar vía libre para que se cometan todo tipo de violaciones. Untraflores llama a los trabajadores a que se organicen para impedir que sigan violando los derechos laborales.

 Flores Altiplano

Trabajadores de Altiplano, ubicada en la vereda Chitiva del municipio de Suesca, han denunciado los atropellos cometidos por el dueño Juan Manuel Cuellar y el gerente Juan Tomás López.
Por desgracia en esta finca, el pasado 5 de julio, la empresa les elaboró una carta de renuncia "voluntaria" a 30 trabajadores que tenían entre 8 y 11 de antigüedad y los obligó a que la firmaran. Es de entenderse que les tendió una trampa, pues de esta manera se desprende de la obligación de reconocerles la indemnización por despido sin justa causa. Tampoco les pagan los aporte a las entidades de salud, pensión y parafiscales desde hace más de dos años. Con esto los trabajadores pierden antigüedad en salud, por lo que pierden el derecho a que se les cubran ciertas enfermedades y procedimientos médicos y, de otro lado, no los atienden en las EPS, y en el caso de pensión las semanas que no se registren en sistema no cuenta a la hora de pensionarse. Además, no les consignan cesantías desde el año 2007; las dotaciones las dejaron de entregar hace más dos años; no les han cancelado la liquidación. Aún quedan seis trabajadores en la empresa de los que no se sabe cuál va a ser su suerte.

Llamamos a las personas victimas de esta empresa a que reclamen judicialmente para obligar a la empresa a que les reconozca sus acreencias.

 Flores Aposentos

Los trabajadores del sector floricultor se encuentran ante la grave problemática de la sobrecarga laboral que consiste en que los empresarios para ahorrar costos, reducen personal y les adjudican las labores de los puestos vacantes a los operarios que quedan. En pocas palabras: más trabajo por el mismo mísero salario mínimo.

Veamos el caso de Aposentos, ubicada en Sopó, propiedad del señor Rafael de Ureña, uno de los caimacanes de Asocolflores. Allí, como en muchas de sus otras fincas, la orden es reducir el personal e incrementar el ritmo de producción. La supervisora MARTHA VALENZUELA, es una de las encargadas de hacer cumplir ésta política, lo cual realiza con esmero, exigiendo altísimos promedios y tratando con patanería y humillaciones a los operarios. Aparte de esto, no hay seguridad para guardar los objetos personales en los vistieres, las cosas se pierden las cosas y a pesar de los reclamos la compañía no impone ningún control para frenar esta situación. Una vez más llamamos a los trabajadores de APOSENTOS a que se unan y se organicen.

 Flores el Rebaño

Los abusos de esta empresa que queda ubicada en Sopó, también de don Rafael de Ureña, con aproximadamente 280 trabajadores, de los cuales la mitad están enganchados por la Cooperativa Sembrando Futuro.

En el rebaño ser vienen recargando las labores brutalmente: asignan 40 camas de clavel, lo cual ya es demasiado trabajo para una sola persona, y semanalmente toca entregar 20 encanastadas, desbotonadas, empioladas, desyerbadas, aparte del corte diario. En época de cosecha entregan 18 camas y no hay tiempo sino para cortar —una sola cama bota hasta 1.200 flores—, sin embargo exigen los mismos topes en el resto de labores, y si no se cumple vienen los llamados de atención, la imposición de "distintivos" como malos trabajadores. El maltrato y el acoso laboral por parte de los supervisores es usual son brutales y a toda hora. Como lo expreso un trabajador: "es un matadero"; a raíz de esta difícil situación todos los días hay retiro de personal y de la misma manera reciben.

 Flores la Aldea

En éste, otro de sus tantos cultivos, el señor Rafael de Ureña, que se jacta en la junta de Asocolflores de respetar los derechos laborales, les pidió a los pocos trabajadores que quedan por empresa, apenas unos 50 de los 200 que tiene en total, que renunciaran "voluntariamente" y a cambio les ofreció ingresar a la famosa cooperativa Sembrando Futuro, creada por él mismo, aduciendo que la situación económica está muy difícil y echándoles el cuento de que tendrían trabajo por largo tiempo y que nada cambiaba si se pasan a la cooperativa. Cabe la pregunta ¿si es bueno por qué tiene necesidad de cambiar el contrato? Es claro que la pretensión de este señor es liberarse de la indemnización que las empresas deben pagar cuando cancelan el contrato sin justa causa. Como los trabajadores no han querido acceder a su pretensión, procedió a terminar contratos en la medida que se van cumpliendo y señala que se está ajustando a la ley. De todas formas, los trabajadores siguen resistiéndose a cambiarse voluntariamente porque saben que perderían la estabilidad laboral y otras garantías que no tienen las cooperativas. Cabe señalar que a varios trabajadores, sin contar con su voluntad, al regresar de vacaciones les avisan que han sido trasladados a Sembrando Futuro.

La sobrecarga laboral prima en esta finca. Semanalmente los operarios tienen que entregar al día las áreas, como es obvio, por el exceso de labores, no alcanzan a sacar todas las tareas, entonces el día sábado tienen que quedarse hasta las cinco de la tarde adelantando trabajo sin que ese tiempo sea remunerado. El jefe Jerován Cardozo le asigna al personal tareas difíciles de cumplir y como no alcanzan el tope exigido, al otro día le asigna otra tarea más lo que falto del día anterior y sobre el hecho los insulta.

A diario sacan personal tanto de cooperativa como directos por lo que se les da la gana: por incapacidades, por supuestos bajos rendimientos, por un problema de salud. El trabajo de las vacantes se lo suman al resto.

Por eso Untraflores llama a los trabajadores de Flores la Aldea a que reclamen justicia contra ese ritmo de trabajo y se organicen.

 Flores la Conejera

Esta empresa con aproximadamente 150 trabajadores, se encuentra ubicada en la vía Cajicá La Fuente. Entre el gerente, Andrés Lujao, y la encargada de recursos humanos, han impuesto un régimen de esclavitud. El personal es contratado principalmente a través de las agencias temporales Serviola y Activos y solo cuenta con 32 trabajadores directos.

A los obreros que tienen problemas de salud les niegan los permisos para ir al médico y simplemente les suministran una aromática, tampoco les han entregado las dotaciones como lo establece la ley, los baños permanecen sucios exponiendo la salud del personal. Cambian el contrato de trabajo de una empresa a otra dejando al personal un tiempo por fuera como si se tratara de vacaciones y lo sacan cuando se les antoja, si acaso avisándole una hora antes que no hay más trabajo. El señor Siervo Daza jefe de cultivo, no respeta a sus colegas actúa de manera morbosa, sanciona sin justa causa y acosa al personal para que produzca más de la cuenta. En el área de poscosecha, a través de los auxiliares, presionan al personal para obtener mayor rendimiento, y lo someten a una constante humillación y maltrato, en particular por parte de la supervisora Della Sánchez, quien grita, exige altos topes y ningún trabajador le sirve. Doña Elena, jefe de recursos humanos, es conocedora de esta situación no sólo hace caso omiso de ella, sino que es su principal promotora.

Untraflores invita a los trabajadores de La Conejera a unirse para hacerle frente a tan graves problemas.

 Flores Pétalos de Colombia

Esta empresa, ubicada en Suesca, donde hace poco tiempo laboraban alrededor de 220 operarios y a raíz del incumplimiento sistemático, hoy quedan tan solo 85 trabajadores que siguen padeciendo las demoras en los salarios, los despidos sin justa causa, el incumplimiento del pago de la seguridad social en salud y pensiones, el no pago de las vacaciones.

 Flores Eclipse y Violeta

En estas empresas utilizan la tramposa prueba técnica para explotar a las personas. Les ponen tareas para sacarlas en determinado tiempo, al cabo del día les dicen que no pasaron y por supuesto no les pagan el tiempo laborado. A diario ingresan más de 20 personas a la tramposa prueba.

 Flores Camino Real

Después de meses de lucha y con el asesoramiento de Untraflores una parte importante de los operarios de esta compañía lograron que se les reconocieran la indemnización por despido injusto, los salarios atrasados, y el pago de la seguridad social en salud y pensiones, que la empresa había dejado de pagar desde hace más de dos años. Todo esto se hizo ante el Ministerio de la Protección Social.

Esto no hubiera sido posible si un número de compañeros no hubieran entendido que los derechos se conquistan luchando y resistiendo y no dejándose creer de las mentiras de los patronos. Luego de fundado el sindicato los trabajadores se dieron a la tarea de reunirse y capacitarse y hoy son conscientes que deben seguir haciéndolo en donde lleguen a laborar, lo mismo que deben ayudar con su experiencia a organizar otros trabajadores. Este ejemplo debe servir para el resto de los floristeros.

 Flores Prisma

En esta compañía, a cargo de Edgar Mosquera, ubicada en la vereda La fuente de Tocancipá, manejan los problemas a su antojo: no respetan las restricciones medicas, descuentan las horas a las que el trabajador tiene derecho para ir al seguro, sancionan al personal por motivos mínimos y hasta por 8 días; lo mismo a los que tiene restricciones medicas por no dar el rendimiento; exigen promedios exagerados y han cogido la tramposa costumbre de aplicar el banco de horas para no pagar los recargos por las horas extras; suprimieron arbitrariamente una bonificación que recibían por tiempo. Para completar tienen de auxiliares a personas como Luz Dary León, Sandra Milena Huertas y Alberto Cerón, a quienes no les vendría mal un curso de de relaciones humanas —pero no organizado por la empresa—, ya que a diario gritan y humillan al personal.

Untraflores llama a que los obreros de Flores Prisma a que se organicen para frenar todas esas tropelías.

 Flores Torremolinos de Falcon Farms

Par dejar toda la finca por contrato vienen discriminando y atropellando a los trabajadores antiguos de más de 10 años en la empresa. Nos hacen reuniones para decirnos que nos van a echar, que qué esperamos que no nos vamos y obligan a la gente que tiene restricciones a hacer toda clase de labores. Por eso el personal se quiere ir. Los que hacen todo esto son el gerente Álvaro Córdoba y el ingeniero de sala Diego Mauricio Cuellar. Co esta forma de tratarnos y tienen reuniones para buscar que los certifiquen, por ejemplo están buscando el sello de Rainforest, que dizque es por buen trato a los trabajadores y al medio ambiente. La mayoría del personal ya está por cooperativa, que se llama Servicios Integrales.

¿Untraflores en qué nos puede ayudar?

Respuesta: Compañeros no renuncien, eso es lo que quiere la empresa para robarles la indemnización y por eso no se atreve a despedirlos sino que procuran que ustedes se aburran y se vayan. Cuando lleguen los del sello díganles lo que está pasando; pongan la queja en el Ministerio por acoso laboral, aunque casi siempre se hace el sordo; y, lo más importante, procuren organizarse, cuentan con nuestro apoyo.

 Viacrusis en EPS Plenitud

Aparte de los atropellos que cometen los empresarios, las EPS no se quedan atrás. En Plenitud, por ejemplo, para solicitar una cita solo se puede hacer por teléfono y cada vez que se llama, o no contestan o está ocupado, tanto así que uno puede durar hasta una semana tratando de conseguir la cita.
Cuando se trata de que el afiliado pague, el sistema es a nivel nacional, pero si se trata de un servicio para el usuario, entonces eso le toca en la EPS o IPS asignada; ejemplo: cuando un afiliado no cumple una cita la multa le sale en el sistema a nivel nacional, pero si el afiliado solicita una historia clínica le toca en la EPS o IPS que lo atiende.

 Yanbal, la otra cara del maquillaje

Otra vez tenemos que denunciar los atropellos que comete esta empresa. Les está robando las horas de lactancia a las trabajadoras, las obliga a trabajar horas extras aun teniendo derecho a salir una hora antes del horario normal, y cuando ellas pregunta a los facilitadores: ¿Y mis horas de lactancia? La respuesta es "hay mucho trabajo y si queda tiempo se las doy cuando haga horas extras, además, la responsabilidad de cuidar los hijos es de ustedes no de la empresa".

 En colibrí: la verdad al descubierto

A Colibrí, ubicada en la vía que de Facatativá conduce a El Rosal, le fue suspendida por seis meses la certificación o sello de "comercio justo", Max Havelaar, mediante la cual conseguía una prima en el precio de los productos, que debe distribuirse en acuerdo con los operarios. La firma que realiza las auditorias, con el fin de hacer un seguimiento a la empresa que tenga este sello organiza un comité conformado por 16 operarias, elegidas entre los trabajadores para que velen porque la compañía cumpla con los estándares sociales, ambientales y laborales exigidos. En la última auditoria realizada por FLO (que de acuerdo con su sigla en inglés traduce Certificación Internacional de Organizaciones de Comercio Justo) encontró que Colibrí incumplía los requisitos.

En repetidas ocasiones en Florecer hemos hecho denuncias sobre la sobre explotación que existe en este cultivo, uno de los que muestra Asocolflores junto con Elite, para engañar a las delegaciones internacionales que indagan sobre las condiciones de los trabajadores de la floricultura. La supresión del sello nos da la razón y corre el velo de engaño que esta empresa ha tendido desde hace tiempo. Pero como los patrones son expertos en culpar de todo a los operarios, ahora directivos como Sandra Marín, directora de Gestiona Humana, e Iván Parra, jefe administrativo, culpan a los operarios de la sanción.

Ahora, luego de la suspensión, las presiones y la carga laboral se han incrementado. El sometimiento de los operarios por parte de directivos como Gabriel Muñoz y Edilma, encargada de la siembra, y la exigencia de cada vez mayores rendimientos se han convertido en un azote. Todo esto se hace con el consentimiento de la mentada Sandra Marín, quien se destaca, entre otras bellaquerías, por hacer renunciar a los operarios que llevan trabajando varios años, mediante amenazas y endilgándoles faltas e incluso delitos que no han cometido, con el único fin de estafarlos no pagándoles la indemnización.

En la actualidad exigen clasificar en el cultivo para reducir el personal; las quejas son frecuentes ya que la señora Marín prohíbe hasta el uso del reloj con la excusa de que la ARP no lo permite. Además, aplicando selectivamente el reglamento interno, que es totalmente arbitrario, amenazan y despiden al que de alguna forma se oponga a este régimen. Entre otros inventos, existe un supermercado, como en la época de las bananeras, que supuestamente pertenece a los operarios, el cual funciona mediante bonos para comprar alimentos cuyo costo se descuenta en varias quincenas, pero los productos son más costosos.

Compañeros de Colibrí, como podemos darnos cuenta, todo parece indicar que empresa no está interesada en que se restablezca el sello Max Havelaar, que tampoco es que les haya servido para nada a los asalariados, y está decidida, mediante mayores exigencias de trabajo, a buscar más utilidades para recuperar el sobreprecio perdido. Pero algo debemos aprovechar de lo que manifestaron los auditores de origen alemán y ecuatoriano, que hicieron la auditoría: que la conformación de un sindicato es una opción que contemplan las leyes colombianas y que se debe aprovechar. UNTRAFLORES está dispuesta a brindar toda la asesoría y experiencia para crear una verdadera organización que defienda los derechos de los trabajadores.

 Jardines de los Andes

Como se había denunciado hace ya algunos meses en Florecer, en esta compañía estaban descontando el tiempo del refrigerio a los trabajadores y a pesar de la esa reclamación lo siguen descontando, descuentan los 15 minutos por nomina. Tampoco dan permiso para las citas de medicina general y odontología, con la excusa de que esas citas se pueden pedir en horas de la tarde, pero en el seguro no siempre dan las citas a la hora que uno las quiera y es muy difícil encontrar una cita después de las 3:00 de la tarde y si la empresa da el permiso el tiempo que uno demore en la cita lo descuentan.

También es muy difícil para que a uno le den un permiso personal así sea justo. En muchas ocasiones lo niegan, dicen que las vueltas no se pueden hacer en horas laborales, y eso uno como trabajador lo sabe, pero como todos también sabemos hay algunas cosas que en ocasiones se nos salen de las manos e interfieren con nuestro trabajo. Allí también cuando una persona falla y así lleve una justificación valida si a la doctora de Recursos Humanos no le gusta da la orden de que se descuente el día doble. Pero cuando esa persona es preferida por la doctora no le descuenta nada así la excusa sea justa o no. La ley debería ser para todos igual. Esta situación se ve mas que todo en la finca calafate, perteneciente a Jardines de los Andes.

El manejo de los retardos es así: cuando una persona no alcanza a contestar lista le pasan un retardo de 5 minutos, y a uno le dicen que al pasar esos 5 minutos el computador automáticamente descuenta 15 minutos, y a algunos compañeros en el desprendible de pago les llegan 25 minutos de descuento. Entonces ¿será que la persona que maneja la nómina automáticamente descuenta 25 minutos por 2 o 3 minutos que un trabajador llegue tarde?, pues el computador solo no saca una nómina.

En la finca Calafate algunos de los trabajadores de allí se quejan del acoso laboral de parte de un jefe, Alejandro Ruiz. Este señor cree que el personal es una maquinita de tiempo y quiere que los trabajadores le entreguen el trabajo como sea, así uno se tenga que matar; semana a semana hay que entregarle el trabajo y no el que uno de acuerdo a sus capacidades pueda hacer, es el que a él se le dé la gana de asignar, y si uno trata de quejarse o de decir algo la respuesta de Ruiz es: "si uno puede todos tienen que poder, aquí a todos les pagan igual"; y si uno no le da el rendimiento lo amenaza con mandarlo para la oficina, con el ingeniero de la finca o con la cancelación del contrato; además, este señor cuando ve que uno puede con la labor asignada le asigna más de la normal; las mujeres tienen que hacer trabajos pesados igual que los hombres, y hay que entregarle el trabajo como lo dejan los hombres si no el lo devuelve a uno a que lo haga de nuevo, y a este señor nunca le parece suficiente el trabajo, él cree que los trabajadores no se cansan. En esta finca hay muchos más jefes pero no todos amenazan o acosan laboralmente al personal y menos generalizan el trabajo de una mujer con el de un hombre, y el personal da su rendimiento, no se queja como lo hace de este señor; ¿será que este señor nunca fue operario o no sabe nada de valores humanos?