Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Llegó la hora de organizarse y crear el sindicato en Jardines de los Andes

De Jardines de los Andes se decía en el pasado que promovía y respetaba los derechos de los trabajadores, pero si acaso alguna vez esto fue cierto ya hace rato que cambió su política y ahora, por el contrario, lo que la caracteriza es su afán de violar hasta la menor garantía.

La principal novedad es que hace unos meses asumió la gerencia el señor Sergio Arango, personaje que tiene un pasado muy oscuro en contra de los obreros; se ha desempeñado como directivo en Corona y Homecenter, firmas del llamado Grupo Echavarría, el cual tiene una larga tradición de fomentar medidas lesivas contra la mano de obra y de perseguir los intentos de organizarse y resistir de los empleados. En Corona la tarea central de este señor fue suprimir logros de los trabajadores, en Homecenter estableció una la tiranía empresarial, pero lo que más lo caracterizó en esta última firma fue la ardua tarea de desmontar la contratación directa para hacerlo a través a de cooperativas. Al parecer, esta es una labor que no olvida.

La incorporación por empresa que había primado en Jardines llegó a su fin con la generalización del enganche a través de Pronto Temporales, con esta decisión lo que la compañía busca es evadir responsabilidades laborales. Al lado de esto, desde hace meses, se inició una política de despidos de personal antiguo, en la cual sobresale la canallada, no solo de dejar en la calle a decenas de personas que le han entregado varios años de su vida a la compañía, sino que lo hace inventándose “justas causas” que no existen en la ley laboral, como una supuesta “reestructuración”, para intentar así robarles a los botados la indemnización que les corresponde. Con esta práctica de despidos injustificados y sin indemnizaciones han sacado a varios trabajadores con restricciones médicas. Por otra parte, la salida de este personal ha significado que automáticamente se agudice la ya insoportable recarga laboral para los trabajadores que quedan en la empresa.

El famoso señor Arango también en Jardines emprendió la obra para la que vino al mundo: recortar o suprimir derechos ya ganados por los asalariados y otros de obligación legal, tales como: almuerzos y refrigerios, permisos, dotaciones.

Queda claro que a Sergio Arango lo han contratado para acabar con o poco que queda del pacto colectivo, la estabilidad y para hacer de ésta una plantación esclavista. Untraflores les reitera su apoyo a los trabajadores de Jardines de los Andes y les hace un llamado para que se organicen y luchen por sus derechos laborales.