Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Denuncias - Florecer Nº 25

Flores Los Manzanos

En esta finca, ubicada en el municipio de Tocancipá, con alrededor de 50 trabajadores contratados directamente, todos devengan apenas el salario mínimo. Su propietario, con la disculpa de que atraviesa dificultades financieras, les adeuda a los obreros varias quincenas, elude desde hace año y medio el suministro de las dotaciones, no ha pagado el último periodo de vacaciones. Como si fuera poco desde el mes de junio los trabajadores aparecen desactivados en el sistema de salud; en el caso de la pensión quienes son desvinculados se han encontrado con la sorpresa de que no les han cotizado seis años o más, cometiendo así un delito que debe ser denunciado penalmente por los trabajadores. Además, como en muchos otros cultivos de flores, es el plato fuerte de cada día.


La empresa ha anunciado que tiene nuevo dueño; cabe recordarle al personal que la sustitución de empleadores no extingue, suspende ni modifica los contratos de trabajo existentes como lo enuncia el artículo 67 del Código Sustantivo de Trabajo.

Los trabajadores de Los Manzanos deben estar atentos a las decisiones de la compañía y forjar la organización obrera como medio para defender sus derechos.

Falcon Farms

Es una compañía que tiene al menos 13 cultivos en Colombia. En la Sabana de Bogotá, Torremolinos, Alejandra, La Niña, Luisa, Valentina, Porvenir, Árboles, Malajín, Molino, Santa Cruz; en Antioquia Isabelita y Catalina; en Cajibío en el Cauca, Caica; también tiene plantaciones florícolas en Ecuador y México. Además, hace negocios con grandes productores de flores de todo el mundo y cuenta con instalaciones en California, Texas, Miami, Georgia y Atlanta, en los Estados Unidos, y en Canadá.

Esta poderosa firma, tiene a sus empleados en las peores condiciones. Buena parte del personal enganchado es por contrato; hace seis años que no les suministran cumplidamente las dotaciones, escasamente dan una en el año y no completa; les adeudan el subsidio familiar desde hace año y medio; hace aproximadamente tres años no les pagan las horas extras completas.
Tiene desactivado gran parte del personal del sistema de seguridad social integral en salud y pensiones, debiéndole hasta año y medio, claro está que sagradamente le descuenta del salario lo correspondiente al trabajador sin consignarlo a las entidades respectivas; despide al personal con restricciones médicas, aparte de que no respeta dichas prescripciones; no paga la incapacidades en la forma exigida por ley; obliga a realizar los ejercicios preventivos dictados por salud ocupacional fuera de la jornada de trabajo. Cuando de casualidad un operario está activo en salud, se encuentra con que lo han trasladado de una EPS a otra sin consultarle.

También les han redoblado las labores cotidianas, a tal punto que de 28 camas pasaron a 42 y sin que a estos señores les tiemble el papel y el lápiz en la mano empezaron a sancionar por bajo rendimiento. En el caso de la finca La Niña aparte del acoso laboral y el maltrato, el gerente y el ingeniero Javier Rengifo tratan con grosería al personal.

Como si no bastara con todas las tropelías se inventaron el “horario flexible” que consiste, según ellos, en que cuando en la semana hay un festivo el resto de semana tienen que quedarse a trabajar hasta las cinco de la tarde sin que sea remunerado, dizque para completar las 48 horas. Con todo el descaro uno de los administradores en Torremolinos manifestó que se había cansado de regalarles tiempo a los trabajadores. Para amedrantar al personal en este cultivo despidieron a 8 trabajadores antiguos con restricciones, dizque con justa causa por haber violado la norma y no haberse sujetado al tal “horario flexible”. A las cuatro y treinta salieron y cuando salió todo el mundo los hicieron bajar del bus y los despidieron después de haber cumplido la jornada; como dijo uno de los afectados: “tras del hecho nos sacaron como ladrones”.

Este “horario” es otra cínica violación de la ley por parte de la empresa ya que lo contemplado en la ley, específicamente en el artículo 161 del Código Sustantivo del Trabajo, hace referencia a que el patrón y el trabajador pueden acordar que las 48 semanales sean divididas durante los seis días en jornadas variables con un mínimo de 4 horas y un máximo de 10, sin que en este caso haya pago de extras, pero aunque esto es algo que afecta a los obreros, nada tiene que ver con obligar a la gente a reponer los festivos con horas extras no pagas como se inventó tramposamente Falcon Farms, para estafar abiertamente a sus empleados.

Para el personal de cooperativa Enlace Integral es peor la situación, ya que no les dan el tiempo para ir al seguro, no tienen derecho a las calamidades, la liquidación se las demoran hasta seis meses.

Untraflores llama a los trabajadores de Falcon Farms a que se organicen, defiendan sus derechos que están siendo descaradamente violados y frenen estas infamias.

Best Farms

Esta Comercializadora Internacional tiene contratados aproximadamente 240 trabajadores, está ubicada en la vereda La Fuente, en el municipio de Tocancipá, su propietario es el señor Carlos Pinzón.

Para variar, no está trasladando a las entidades los aportes para salud y pensión ni está al día con las contribuciones parafiscales; a los trabajadores que entran por temporada de dos meses no los afilia ninguno de estos sistemas; les han aumentado en un 50% la carga laboral, pasando de 40 camas de rosa por operario a 60; mantiene al personal dentro de las respectivas áreas mientras se está fumigando; los buses aparte de que están en mal estado viajan con sobre cupo; utiliza el famoso banco de horas extras con devolución, y al final embolata el tiempo y la plata; obliga a trabajar horas extras sin avisar con anterioridad y no suministra refrigerio en la jornada suplementaria; no cumple con la entrega de la dotación; para colmo el comedor, esta lleno de gatos que se pasean orondos por las mesas.

Florenal

Esta finca ubicada en la vía a Sueca cuenta con aproximadamente 40 trabajadores. Entre los socios están Omar Sosa y Ernesto Bastidas y Ana de Bastidas, quienes han hecho todo tipo de trampas con el fin de embolatar a los trabajadores. En lo corrido de este año han cambiado de administración dos veces para dar la impresión de que hay nuevos dueños; amenazan a los trabajadores diciéndoles que no hay plata para subsistir, pero tampoco se someten al trámite legal de liquidación obligatoria que sería el camino correcto para salvar las acreencias de los operarios, a quienes no les pagan puntual el salario, les adeudan prima, vacaciones y horas extras, les deben salud y pensión desde hace varios años, no les consignan cesantías desde el año 2008, no suministran la dotación. Además, los trabajadores tienen sus tratamientos represados, su salud está totalmente aniquilada, y, resignadamente, por conservar así sea ese mísero trabajo, asisten a laborar soportando las peores dolencias, o deben recurrir a pagarse ellos mismos consultas particulares.

Aunque los patrones incumplen con todas sus obligaciones, no tienen empacho en recargar las labores y acosar hasta más no poder. Como en muchas otras fincas no tienen el número de trabajadores acorde con la cantidad de trabajo y, por el contrario, todo el peso de las labores no atendidas recae en los pocos que siguen trabajando.

Los obreros angustiados han acudido a la Personería de Sesquilé, que ha hecho un seguimiento al caso pero los propietarios también se burlan de esta entidad; muchos se acercaron a la Inspección de trabajo de Zipaquirá, donde lo único que recibieron fue indiferencia por parte de la inspectora, que no quiso ni dejar constancia por escrito de la presencia de estos reclamantes. Una vez más el gobierno demuestra que no sirve ni para hacer cumplir las ínfimas leyes laborales, en cambio no da abasto para reformarlas cada vez más a favor de los patrones.

Flores Aurora

Con el discurso de que están en quiebra para así evadir el cumplimiento de sus deberes los dueños de este cultivo localizado en la vereda Palmira, del municipio de Suesca, despidieron un número grande de trabajadores antiguos sin cumplir legalmente con la terminación del contrato, muchos de ellos con restricciones médicas, las cuales usualmente no les respetan; y con formulas, controles y valoraciones de las EPS y las ARP pendientes. A esto se le suma la recarga laboral el acoso y las humillaciones que hacen aún más infernal la vida de los operarios.

Flores El Rosal, prestigiosa empresa del Grupo Chía

En esta empresa, situada en la vereda San Martín, del municipio de Gachancipá, donde trabajaban cerca de 200 operarios, se convirtió en todo un calvario obtener un permiso urgente ya que los supervisores dilatan la respuesta durante toda la jornada; cuando se trata de cumplir una cita médica es más grave porque las personas salen con un tiempo muy corto y muchas veces no alcanzan a llegar al consultorio.

Si por algún motivo el trabajador tiene que faltar le suspenden el trabajo los festivos. El ingeniero de la poscosecha cuando quiere que un empleado se vaya, sobre todo cuando tiene problemas de salud, lo presiona diciéndole que si no pasa la carta voluntaria de renuncia lo sanciona por 50 días, este personajito les hace la vida imposible a quienes son trasladados del cultivo con restricciones médicas.

El ingeniero Danilo y Deisy Cano, directora de Gestión Inhumana, son especialistas en tratar mal al personal, en ves de ayudar a resolver los problemas gozan imponiendo sanciones sin justificación, se burlan de las restricciones medicas, exigen demasiado rendimiento tanto que es ya casi imposible para el personal ir al baño.

Flores Tiva

Esta empresa, ubicada en Tocancipá, no paga las horas extras y las pocas que cancela lo hace fuera de nómina para robarse la incidencia salarial en primas, cesantías, etc., Para ir al seguro están negando las 4 horas acostumbradas, escasamente dan una o dos; entregan una sola dotación por año; los rendimientos son exagerados; los días festivos trabajados no los pagan sino que los devuelven en tiempo; tampoco pagan los tres primeros días de incapacidad.

Flores Pueblo Viejo

Es propiedad Rafael de Ureña, y como es costumbre de este señor contratar el personal a través de cooperativas, están obligando a los pocos trabajadores enganchados por empresa a que negocien la indemnización. Al mando ha tenido a la supervisora Janeth Vargas, quien ha jugado el papel de capataz, para ella los trabajadores nunca están al día con las labores, no rinden, los insulta, les echa la culpa si no sale bastante producción.

Lo mismo sucede en Flores Britania del mismo señor de Ureña, donde la gran mayoría del personal fue engañosamente pasado por cooperativa. Con el cuento de que seguían con la compañía, obligaron al personal de empresa a firmar contrato por la cooperativa: perdieron antigüedad, estabilidad laboral y la vinculación directa. La supervisora Elizabeth para obtener rendimientos que se salen de la capacidad del ser humano trata con despotismo a la gente.

Tag Flowers

Esta firma, también ubicada en Tocancipá, aduce que está en quiebra y ha acumulado deudas enormes con los trabajadores. Demora las quincenas, no esta pagando salud y pensión, también esta en mora con las cajas de compensación familiar, no suministra las dotaciones. Como muchas personas se han ido aburridas de esta situación, sobre el personal que se queda ha caído una pesada carga laboral.

Como los trabajadores están inactivos en las EPS, muchos de ellos son remitidos a la IPS Santa Carolina, en donde casi siempre les toca pagar la consulta, que es a lo máximo que pueden acceder, porque tienen suspendidas cirugías, tratamientos, valoraciones para que sus enfermedades sean calificadas.

Un grupo de trabajadores con la asesoría de Untraflores se vieron en la obligación de retirarse presentando la renuncia por causa imputable al empleador, para así poder exigir el pago de sus derechos, tales como indemnización, seguridad social, etc.

Las Palmas

En esta finca, no les han pagado la prima de junio, demoran la quincena están acosando al personal por bajo rendimiento, han incrementado el trabajo y presión para los trabajadores es insoportable. Y están amenazando con sacar a todo el personal antiguo

Llamamos a los trabajadores de Palmas que no firmen ningún documento antes de asesorarse con Untraflores.

Aflora Ltda. Kimbaya

Es una finca situada en el kilómetro 3 vía Subachoque El Rosal, perteneciente al grupo C.I. Hosa Ltda., del que también hacen parte Innovación Andina S.A., Innovación Andina S.A La Primavera, Innovación Andina S.A., Astro; Minispray S.A., Minispray S.A.El Rosal; Aflora Ltda. Taganga y Spray Flowers La Providencia. Allí, hace unas semanas se vienen produciendo una serie de despidos de trabajadores, algunos con restricción médica, que la empresa justifica con la excusa de la terminación del contrato, o simplemente los traslada a otra de sus fincas, por lo que ya corre el rumor de que piensan cerrar el cultivo.

De 150 obreros ya no quedan sino 80 sacando la misma producción, lo que se traduce en recarga laboral, pues ahora se tiene que dar el doble de rendimiento para poder tener las camas al día, y en que hasta quienes tienen restricciones médicas deban laborar igual a los demás; para colmo y a sabiendas de que cada vez la gente se enferma más por el ritmo de trabajo, se mantienen atrasados con el pago de la seguridad social.

Contratistas no tan santos en La Gaitana y El Redil

Colaboración de un trabajador de Zipaquirá
Como en la actualidad la única forma de conseguir un empleo en las empresas de flores es mediante las Cooperativas de Trabajo Asociado o las oficinas de empleo temporal (antes contratistas) los desempleados somos la mayoría de trabajadores, porque solo somos contratados por veinte días o si tenemos suerte por algunos meses, para luego iniciar de nuevo el calvario de recorrer las temporales en busca de un nuevo trabajo. Así llegue a emplearme con el contratista Carlos Alberto Santos de quien se hablaba que no paga a sus trabajadores o les niega sus prestaciones. Era tal mi necesidad que me tocó trabajar para él en Flores la Gaitana y El Redil, después de varias quincenas decidí renunciar porque, aunque nos descontaban la seguridad social a mí y a mis compañeros, cuando teníamos que ir a la EPS no nos atendían por falta de cancelar lo correspondiente; nos hacían trabajar horas extras pero nunca nos las pagaban; lo mismo ocurría con compañeros que trabajaban a destajo o sobre contrato, a quienes aún no les pagan. Hoy después de varios meses no me han cancelado la liquidación.
Hoy nos preguntamos por qué los empresarios se empeñan en contratar los servicios de personas como éstas que incrementan su capital con el hambre y el sufrimiento de personas necesitadas como nosotros.

Los felicito por hacer florecer la esperanza de los obreros mediante su periódico y su organización sindical.

Coco Farms

Este cultivo, perteneciente al Grupo Chía tiene unos 110 trabajadores, allí como en Flores Bojacá, del mismo conglomerado han impuesto que los trabajadores deben pagar el tiempo de las citas médicas. Tienen además un médico particular, pero no para ayudar en casos de emergencia que tanto se necesitaría, sino para “revisar” al personal cuando se reintegra luego de pasar por una incapacidad, esto con el argumento de que la gente se está incapacitando demasiado; fuera de eso el mismo día que se reingresa de la licencia por enfermedad toca reponer el tiempo de la asistencia a la EPS; sin embargo, a pesar de que los operarios pagan el tiempo con creces, los permisos para atender la salud son negados constantemente. De realizar estos y otros oficios de presión y acoso se encargan muy eficientemente la señora Ivone de “gestión humana” y Blanca Palacios, facilitadora de verdes.

Cooperativa Consutrabajo y el hospital San Rafael

La crisis del Hospital San Rafael de Facatativá está empezando a tocar fondo, como muchos más en Cundinamarca. Conseguir una cita de consulta externa es casi un milagro, ya que su capacidad es sobrepasada por los 30 municipios y 500.000 pobladores que dependen de sus servicios, a lo cual se suma el hecho de que en su afán por conseguir dinero por venta de servicios para cumplir con la criminal política del gobierno de que los hospitales públicos se vuelvan entidades rentables, ha hecho contrato tras contrato con distintas EPS, compromisos que sobrepasan su capacidad y que convierten en un martirio conseguir atención para la inmensa mayoría de pobladores vinculados; faltan camas; los pacientes, incluidos los de municipios alejados, son devueltos una y otra vez, en las fechas en que han sido citados.

En uno de los sectores en los cuales se impuesto el infame sistema de las cooperativas de trabajo y otras formas de subcontratación es en la salud, tanto que hoy el 80% de los empleados de la red hospitalaria nacional no son enganchados directamente. El personal médico y demás profesionales, de enfermería, de servicios generales, sufren una sobrecarga de trabajo que pone en alto riesgo su salud física y mental. En el San Rafael a ojos vista de la Gerencia del hospital y demás autoridades que no hacen nada para atender el clamor de estos trabajadores, la cooperativa Consutrabajo C.T.A., cuyo gerente es el señor Alejandro Beltrán, viola todas las normas laborales y humanas. En este momento a sus empleados les deben tres meses de sueldo, cuatro meses de subsidio, no les han consignado cesantías, no les entregan las dotaciones, les retrasan las vacaciones, no les pagan las incapacidades, no respetan el tiempo de las madres lactantes, les hacen descuentos para supuestas pólizas y no los afilian, no dan el tiempo de almuerzo o lo permiten a la hora que se le antoja a la administración.

Untraflores se solidariza con los compañeros de Consutrabajo, los llama a organizarse y luchar, a unirse con los usuarios para defenderse mutuamente; y les advierte una vez más a los floristeros sobre las nefastas consecuencias que tiene el régimen de cooperativas.

Envíe sus denuncias al correo electrónico:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.