Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Notas

Sobre el régimen deontratistas

Las personas esperan a quedarse por la empresa, por eso trabajan matándose en contratos sucesivos de dos meses. Uno se mata por pasar la prueba. Al que contratan por dos meses no le dan la dotación completa, no le dan lo extralegal, ni todo lo de la convención. Una empresa luego de que es directamente por ella tiene que dar lo de la convención. Por ejemplo, les dan botas de caucho y no las de material, ni siquiera papel higiénico. Fuera de eso los de la oficina roban a la gente, se va a reclamar el sueldo y aparece que le quitan uno o dos días. La ley que quiere implantar el gobierno se está ya aplicando en las empresas, ellos ya la hicieron. Ya la reforma está. En algunas empresas mandan ya a los trabajadores a laborar en los festivos y no se los pagan, sino que se los devuelven en tiempo, después de que les sacan el jugo. Fuera de eso el domingo se trabaja por promedio, la persona que va a trabajar el domingo tiene que hacer el promedio.

Un fumigador

La inconformidad que uno siente es por la presión a la que lo tienen sometido. Las primeras cuatro horas le hacen lavar las plantas con jabón Fab; luego lo revientan a uno con producto. Todo el día uno se la pasa  patoniando debajo de ese chanchón (impermeable). Llego a la casa con un cansancio físico enorme. Son ocho horas que no se las recomiendo ni a mi peor enemigo. Yo digo que un fumigador es como si fuera un esclavo. Uno no puede tomarse ni un vaso de agua si le da sed, tiene que aguantársela. En la noche me quito la piyama y la escurro como un trapero de puro sudor.