Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Siguen abusos en Cóndor

La empresa no cesa de cometer un abuso tras otro
Por Argenis Bernal
El 29 de agosto la empresa despidió a la operaria María del Pilar Gómez, afiliada a Sintracóndor y quien gozaba del fuero sindical de adherente. No contenta con ello, la gerencia le tendió una trampa: a pesar de que en la carta de despido le dicen que trabajaba hasta ese día, pero que recibiría sus quincenas hasta el 30 de septiembre, quiso hacer aparecer ante el Juzgado Civil de Funza, que ella faltó al trabajo por 28 días, entre el 30 de agosto y el 30 de septiembre. Esto pretenden probarlo mediante un envío de correo que la compañera nunca recibió.

A pesar de estas mañosas actuaciones, el 9 de diciembre el Juzgado falló a favor del sindicato al reconocer el fuero de María del Pilar y ordenar su reintegro a la compañía.

El 18 de noviembre sancionó a Dora Soler por el simple hecho de no haberse dejado regañar de una persona que ni siquiera tiene un cargo de dirección en la empresa.

El 22 de noviembre en Cóndor 4,  el gerente, Víctor León, y la señora Dora Yaneth Sorazipa hicieron una reunión para tratar de explicar situaciones sobre el casino, la salud y el subsidio. El gerente se refirió al sindicato como «el grupito que ustedes ya saben», para hacer creer que es la organización la que está creando chismes y desinforma-ción. Al finalizar la reunión se dirigieron a Don Víctor tres integrantes del sindicato, ellas fueron: Argenis Bernal, Flor Padilla y María Mórtigo, con el fin de aclarar toda esa serie de afirmaciones. El respondió con palabras agresivas y groseras. Nos preocupa mucho todo este manejo de la información, que busca que los obreros se confundan frente al papel de nuestra organización y el manejo vulgar que el gerente ha empezado a darles a los dirigentes sindicales. Más aún, si se tiene en cuenta que Sintracóndor nunca ha violado los conductos regulares y siempre hemos buscado una comunicación basada en el respeto.

Y a pesar de las promesas y de las advertencias hechas por la Superintendencia de Salud a la empresa, en respuesta a la queja puesta por el sindicato y respaldada por decenas de firmas, hasta ahora no se soluciona el atraso de la cotización de salud, lo mismo que sucede con el subsidio familiar y las pensiones.

Para completar, recientemente, ante la solicitud de que le enviara el reporte para la ARP y de que ordenara la reubicación que le hizo una trabajadora enferma, afiliada a Sintracóndor, el médico de la empresa, Alfonso Sánchez, siguiendo el ejemplo de la grosería del gerente le contestó que no enviaría ningún reporte porque ella no tenía nada y en cuanto a la reubicación le dijo con burla que si quería expuesto de él o de la secretaria.

Para que cesen los abusos y las humillaciones no queda sino un camino, fortalecer el sindicato y respaldar la lucha por el pliego de peticiones, presentado el 15 de diciembre.