Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Desplante de Asocolflores

Ni Ni el presidente de asocolflores, ni el Ministro de la protección Social, se hicieron presentes en acto al cual habían sido ivitados por la Corporación Cactus y la organización inglesa War On Want.
El 7 de diciembre del presente año se realizó en Bogotá, en el hotel Bacatá, un conversatorio organizado por la Corporación Cactus, en el marco de la celebración del 14 de febrero, «Día de los trabajadores de las flores». El evento tenia como objetivo la entrega a Agusto Solano, presidente de Asocolflores, por parte de Paul Moon, representante de la organización inglesa War On Want, de más de 1.000 postales firmadas por consumidores de flores en Europa, en las cuales se expresa:  «Les solicitamos que contraten sin intermediarios a las personas que trabajan para ustedes, y así, asuman directamente su responsabilidad frente a las condiciones salariales y de seguridad social de los trabajadores. También les instamos para que respeten y brinden garantías para una organización sindical independiente que represente los intereses de los trabajadores».

El señor Solano no se hizo presente pero envió una carta con la gerente de desarrollo social del gremio, Marta Moreno, quien después de la intervención de Paul y de Beatriz Fuentes presidenta de Sintrasplendor, abandonó el evento sin escuchar al resto de los asistentes ni participar del debate, si así actúan en una actividad de esta naturaleza ¿Cómo se comportarán en sus fincas donde son los dueños y señores?

La carta de Solano se vanagloria de afirmar que: «compartimos el objetivo de lograr mejores condiciones de producción tanto sociales como ambientales». Lo cual Betty, desmintió enumerando los atropellos cometidos por Splendor, uno de los socios más consentidos de Asocolflores, y cuestionando ¿Acaso quieren mejorar las condiciones implantado programas como el trabajo en línea, que atenta contra la salud, o poniendo sindicatos vendidos a los patronos?

Beatriz desbarató las cifras acomodadas que presentaron los empresarios. Si Asocolflores afirmó que no es necesario un día para los trabajadores de las flores porque ya existe el día del trabajo y porque cada sector tendría que tener su día, Betty argumentaba que cómo para ellos si no era ridículo tener dos días de San Valentín en Colombia (uno en septiembre y el otro en febrero), para hacer su agosto vendiendo flores dentro del país; además expuso que el 14 de febrero no puede ser solamente un día de descanso y reconocimiento, sino que debe ser un día para reivindicar los derechos de los trabajadores de las flores. Los empresarios planteaban que son generosos en materia sindical porque la tasa de sindicalización en las flores es más alta que la del país, (16%), la representante de Sintrasplendor señalaba que esa cifra corresponde a los sindicatos patronales.

La grosera actitud de Asocolflores y la inasistencia del Ministerio de Protección Social, el cual fue invitado, no sólo produjo el rechazo de los asistentes, sino que los animó, aún más, a apoyar la lucha de los floristeros.