Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Infamias de la Dole

El presidente de Dole Fresh Flowers, John Amaya, dirigió el pasado 15 de noviembre una carta a la señora Judy Gearhart, de SAI, entidad de cuya junta directiva hace parte la Dole Foods, mediante la cual pretende negar los cuestionamientos que se le han hecho. La misiva está plagada de mentiras e infamias.
El presidente de Dole Fresh Flowers, John Amaya, dirigió el pasado 15 de noviembre una carta a la señora Judy Gearhart, de SAI, entidad de cuya junta directiva hace parte la Dole Foods, mediante la cual pretende negar los cuestionamientos que se le han hecho. La misiva está plagada de mentiras e infamias. Veamos:

• Sobre el programa de remuneración por resultados, a través del cual se embolsillaban el pago de las horas extras y que debieron suprimir por las denuncias del sindicato, dice que la política de la empresa es «analizar y corregir de inmediato» cualquier discrepancia en el pago. Lo que no dice es que hasta ahora a ningún trabajador le ha devuelto el dinero de las horas que no le cancelaron en los dos años largos que duró el programa; ni que ante la demanda interpuesta por una supervisora han puesto a sus abogados a negar a machamartillo que le hayan hecho esa sisa al salario de cientos de obreros.

• En cuanto a los llamados «métodos de especialización» (trabajo en línea) tiene el cinismo de argüir que lo hacen para reducir costos. Pero oculta que estos sistemas causan que enfermedades como el síndrome del túnel del carpo se extiendan aún más. Para completar alega a su favor que todo lo viene consultando con Suratep, ¡la misma entidad que, luego de la tragedia del bus del 14 de julio, los premió con el galardón cero accidentes!

• Sobre el sindicato amarillo, Sinaltraflor, se atreve a afirmar que éste ha negociado en beneficio de los empleados de Splendor una base salarial 9% por encima del salario mínimo. Falsedad tan grande como una montaña. Los $ 4.500 mensuales que aumentaron en la «convención», ni siquiera son el 1% de lo que ya tenían los trabajadores por el pacto colectivo, aparte de que dicha cifra pasa directamente a las arcas de los esquiroles.

• Y cuando alega que su papel no es parcializarse con ninguna organización, se le olvida decir, entre otras cosas, que tiene en El Corzo a personajes como Nelly Sánchez, Gilberto Aguirre, José Puentes, Armando Franco, José Varón, Hilda Ordóñez, Miriam Calderón; Edgar Fúneme, Fabio Rubiano y Críspulo Otálora, encargados de perseguir al sindicato obrero. Lo mismo pasa en El Rosal con Luz Díaz, Dora Hernández y Julio César Castro.

• Lo que muestra hasta dónde son capaces de llegar estos esclavistas con sus infamias, es que culpan del sobrecupo del bus accidentado a Carlos Barreto, uno de los muertos: «El conductor del bus reportó que el señor Barreto le dio la orden de sobrecargar el bus, aunque él no tenía autorización para hacerlo».