Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Reintegradas Gloria Oliveira, de Splendor, y María del Pilar Gómez, de Cóndor

El 5 de febrero pasado mediante la suscripción de una conciliación fue reintegrada a la empresa Gloria Oliveira. Por su parte, el 24 de febrero, el Tribunal Superior de Cundinamarca ordenó reintegrar a María del Pilar Gómez, operaria de Flores Cóndor, a quien el gerente, Víctor León, despidió por supuesto vencimiento de contrato, cuando la compañera estaba amparada por fuero sindical.
Esperanza Lozano
Esperanza Lozano asesora jurídica de Untraflores
El 5 de febrero pasado mediante la suscripción de una conciliación fue reintegrada a la empresa Gloria Oliveira. El acuerdo consistió en que Splendor Flowers le reconoció los salarios dejados de percibir durante el año que estuvo despedida, la seguridad social en salud y pensiones, las cesantías y los costos del proceso judicial. El acuerdo fue suscrito entre el apoderado de la compañía, doctor, Ricardo Pérez, y la abogada de Untraflores, doctora, Esperanza Lozano Castillo. De esta forma se interrumpió el proceso judicial que estaba a punto de ser fallado en segunda instancia por el Tribunal Superior de Cundinamarca. La compañera Gloria había sido despedida con supuesta justa causa de Splendor El Rosal, el 25 de febrero del año pasado, mientras gozaba de fuero sindical. De esta forma el sindicato logró un éxito más. Pero la empresa demostró de nuevo su intransigencia al mantener por un año a Gloria fuera del trabajo a sabiendas de que la había botado ilegalmente.

Por su parte, el 24 de febrero, el Tribunal Superior de Cundinamarca ordenó reintegrar a María del Pilar Gómez, operaria de Flores Cóndor, a quien el gerente, Víctor León, despidió por supuesto vencimiento de contrato, cuando la compañera estaba amparada por fuero sindical. El afán del señor León de perseguir a Sintracóndor lo lleva a cometer esta clase de ilegalidades, que después terminan en que la empresa tiene que reconocer salarios y costas judiciales, mientras se vive lamentando de que la difícil situación económica de la compañía los llevó a ingresar en un acuerdo de reestructuración de deudas, es decir, en la Ley 550.