Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

El Laudo Arbitral en Splendor, otro logro del obrerismo independiente

El 9 de julio anterior emitió su fallo el Tribunal de Arbitramento convocado por el Ministerio de la Protección Social para definir el conflicto laboral en Splendor Flowers. El Tribunal lo integraron los doctores Fernando Afanador Núñez, por la empresa; Francisco Javier Tamayo, por el Ministerio de la Protección Social; y el compañero Francisco Cabrera Gutiérrez, en representación de los trabajadores.
El 9 de julio anterior emitió su fallo el Tribunal de Arbitramento convocado por el Ministerio de la Protección Social para definir el conflicto laboral en Splendor Flowers. El Tribunal lo integraron los doctores Fernando Afanador Núñez, por la empresa; Francisco Javier Tamayo, por el Ministerio de la Protección Social; y el compañero Francisco Cabrera Gutiérrez, en representación de los trabajadores.

Los trabajadores de Splendor dieron una muestra de dignidad ejemplar. Durante más de un año aguantaron la desidia del Ministerio, que únicamente después de una vigorosa campaña de mítines de los asalariados ante sus instalaciones y de presión por parte de organizaciones y personalidades internacionales, vino a convocar el tribunal. El Ministerio puso a prueba a estos sencillos trabajadores, quienes a pesar de ganar escasamente el salario mínimo o unos pocos pesos más, y pese a sus agobiantes necesidades, fueron capaces de resistir sin abandonar la organización sindical porque sabían que ése era el precio que debían pagar, para dar un ejemplo de dignidad, al no sujetarse a las imposiciones que quiso hacerles la Dole, durante la etapa de arreglo directo del pliego de peticiones, en mayo del año pasado; imposiciones que de haber sido aceptadas sumisamente habrían desprestigiado a Sintrasplendor y a Untraflores.

El comportamiento de los trabajadores de Splendor es un ejemplo para los proletarios: hay una gran diferencia entre aceptar con docilidad las imposiciones de los patrones para obtener ventajas pasajeras, y luchar hasta el fin, así los logros no sean mayores o incluso se tengan que sufrir derrotas transitorias, porque sólo de esa manera se van forjando los líderes de acero que necesitan los proletarios para luchar por sus derechos y su emancipación.

El laudo arbitral contempla un pago retroactivo de $400.000 y $700.000 según el sueldo , y un aumento general del salario, el cual beneficia especialmente a los trabajadores de salario más bajo. En cuanto a las prestaciones extralegales, que venían desde el pacto colectivo, el Tribunal optó por hacer los mismos incrementos que hizo la empresa cuando “negoció” con Sinaltraflor.

En Splendor también, como en La Fragancia o en Benilda, la mayor dificultad para obtener aunque sea unos mínimos avances, además de la dura etapa de reflujo que vive el movimiento obrero en Colombia y en todo el mundo, estriba en la perniciosa acción de Sinaltraflor y Fetraboc, que al mantener divididos a los trabajadores y negarse a actuar conjuntamente con el sindicato obrero, le garantizan a la compañía salirse con la suya.

Como resultado de sus resueltas posiciones, los activistas de Sintrasplendor son reconocidos por el grueso de los trabajadores, así no sean afiliados o pertenezcan al sindicato patronalista, como sus únicos voceros y defensores. Por eso la compañía busca ponerles cortapisas a las reclamaciones o convertir las reuniones con la Comisión de Reclamos en actos sin importancia. Pero no han podido lograrlo porque las bases cada vez recurren más a los representantes del sindicato para que reclamen ante la gerencia, busquen soluciones y les comuniquen las conclusiones que se obtengan. Preocuparse sin desmayo por los problemas de cada compañero, ponerse siempre al lado de los trabajadores y no de los jefes, son factores clave, que le han permitido a Sintrasplendor, a pesar de ser hoy en día un sindicato pequeño, ser apreciado por todos los asalariados y respetado por la empresa. Su gran fortaleza estriba en mantener este estilo de trabajo.

Con la experiencia adquirida y con la guía de Untraflores sabrá enfrentar las dificultades que se avecinan por la decisión de la Dole de vender sus plantaciones de flores, lo cual, cúmplase o no, ya está teniendo como consecuencia que se endurezcan aún más las condiciones laborales, que se atente contra la estabilidad de los trabajadores antiguos, en fin, que la multinacional procure reducir costos al máximo con la súper explotación del obrerismo.