Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Avances en la pelea jurídica

Mientras que Untraflores, el sindicato de los trabajadores de las flores, avanza, la empresa Benilda se obstina en negar el derecho de organización a los obreros. Por ello Benilda ha sufrido ya varias derrotas legales. El 30 de abril de 2003, Untraflores logró que el Tribunal Superior de Cundinamarca ordenara el reintegro y el pago de 18 meses de salarios a las compañeras Luz Marina Moreno y Elena Vargas, de la junta directiva de Untraflores, quienes habían sido despedidas arbitrariamente en septiembre de 2001.

El 24 de junio de 2003, Benilda, aparentando acatar el fallo del Tribunal, reintegró a dichas trabajadoras y les tuvo que pagar los 18 meses de salarios, pero volvió a despedirlas, sin justa causa,  el mismo día del reintegro. Así pretende burlarse Benilda de los fallos de la justicia. Untraflores le ha propuesto cordialmente a la empresa conciliar los procesos de reintegro, lo cual ahorraría a las dos partes costos judiciales y pérdida de tiempo. La empresa ha sido sorda a esta propuesta pues la enceguece el odio a la organización de los trabajadores. Por ello, Untraflores ha tenido que entablar otros procesos para que se reintegre de nuevo a Luz Marina Moreno, Elena Vargas, lo mismo que a Gladys García, Zoraida Murillo y Marlene Murillo, y se les cancelen los salarios no devengados por causa de este nuevo despido.

No contenta con esas arbitrariedades, Benilda entabló una demanda tramposa con el propósito de obtener la anulación del registro sindical  y destruir de un golpe a Untraflores. Fue tan burda e injustificada la maniobra que el Juzgado 11 y el Tribunal Superior de Bogotá negaron de plano esas pretensiones patronales. Así la justicia laboral ha reconocido la legalidad de Untraflores, lo que constituye una garantía para que cientos y miles de obreros de las flores se atrevan a dar el paso de afiliarse a Untraflores y a reclamar sus derechos.

Otra de las gestiones legales que adelanta nuestro sindicato es una querella ante la Inspección del Trabajo en Facatativá para exigir que Benilda respete el derecho de los trabajadores a obtener permisos para citas médicas u otras diligencias personales y para atender las actividades propias del sindicato. Untraflores solicitó a la Inspección que realizara una visita a las instalaciones de la empresa para que verificara cómo, mediante complicados trámites, Benilda burla cualquier solicitud de permiso. A los dirigentes de Untraflores, Benilda les descuenta del salario hasta el tiempo empleado en atender citaciones de los juzgados atinentes a los problemas laborales causados por ella.

Untraflores también adelanta un proceso para que Benilda nivele los pocos beneficios extralegales que hay en dicha empresa, pues, de manera completamente ilegal, los patrones han venido discriminando a los afiliados al sindicato, al reducirles beneficios en gastos de transporte, almuerzo y primas extralegales.

En todos estos procesos Untraflores ha contado con la colaboración de la doctora Esperanza Lozano, quien ha puesto al servicio de los trabajadores toda su capacidad profesional y su esfuerzo.