Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Tribunales fallan contra Benilda

Tiene que pagarles a directivos de Untraflores

Las dirigentes Aidé Silva Mateus, Esperanza Cerero, Edelmira Casallas, Helena Marta de Cifuentes, Yolanda Stella García y Stella Alvarado recuperaron los salarios y beneficios que les fueron birlados hace cuatro años como retaliación por haber fundado el sindicato de industria, Untraflores.
 
El Juzgado Civil del Circuito de Funza y el Tribunal Superior de Cundinamarca fueron unívocos al amparar y reivindicar el derecho de asociación y los derechos adquiridos, esto es, los beneficios extralegales y los pequeños aumentos salariales superiores al mínimo que hacían parte de los contratos de trabajo y que bajo ningún pretexto se podían  desconocer. En efecto, la empresa pretendía, al trasladar el régimen salarial y prestacional al pacto colectivo, el cual valerosamente se negaron a suscribir las fundadoras de Untraflores, no solamente conculcarles los derechos sino que por contera negaba la libertad de asociación, condenando a desaparecer la naciente organización sindical. Desde luego, la justicia ordinaria declaró ilegal el trato discriminatorio por quebrantar el principio de igualdad, ya que durante el proceso la empresa no pudo justificar su comportamiento. Los Tribunales le recordaron a la patronal que en el artículo 53 de la Constitución se dice que “la ley, los contratos, acuerdos y convenios de trabajo, no pueden menoscabar los derechos de los trabajadores”.
 
Es por ésta razón que Benilda S.A.C.I. está obligada a devolverles a las mencionadas dirigentes las diferencias salariales y los beneficios, debidamente indexados.