Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Crece la inconformidad

Aidé Silva Los impuestos y la carestía en los servicios y en los alimentos esenciales están colmando la paciencia del pueblo. Con mítines y un memorial con más de 12 mil firmas, los facatativeños rechazan el cobro del alumbrado público.
El 11 de abril, el Concejo de Facatativá aprobó el proyecto de acuerdo 012, mediante el cual se establece un impuesto al alumbrado público. Las tarifas mensuales son las siguientes: el estrato uno pagará $ 2.000; el dos, $ 2.500; el tres, $ 3.000; el cuatro, $ 3.500; el cinco $4.000, y el seis $ 5.000. Las actividades industriales, agroindustriales y comerciales pagarán $14 por cada kilovatio y la tarifa mínima será de $ 4.000.

Ante esta situación se creó un Comité Cívico del que hacen parte los tres concejales que votaron negativamente el proyecto, Duban Castellanos, Oscar Villalba y Dago Céspedes, así como un grupo de dirigentes de la localidad dentro de los que se han destacado Aidé Silva, Vladimir Castañeda y otros dirigentes de Untraflores. Este comité le envió una carta al alcalde Oscar Sánchez, de Cambio Radical, pidiéndole no sancionar el acuerdo, pues la ciudadanía ya no soporta más cargas tributarias ni las alzas en los servicios públicos y en el costo de los alimentos.

La inconformidad entre amplios sectores de la ciudadanía está creciendo. El lunes 12 de mayo, cerca de mil personas realizaron un combativo mitin frente a la Alcaldía. Allí entregaron una carta dirigida al alcalde (ver recuadro) acompañada de 12.225 firmas de respaldo a un proyecto de acuerdo que derogue el impuesto al alumbrado público y se exige que se le de el trámite correspondiente en el Concejo Municipal.

Untraflores hace un llamado a todos los obreros de la floricultura para que se vinculen activamente a este importante movimiento cívico.