Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

La marcha del 29 de abril: un hito para la clase obrera de la floricultura

Ver más fotos de la Marcha del 29 de abril La primera gran marcha de obreros de la floricultura se realizó exitosamente. Participaron cerca de 500 trabajadores y una delegación de amigos de Norteamérica.
Marcha del 29 de abril

 
La primera gran marcha de obreros de la floricultura se realizó exitosamente. Participaron cerca de 500 trabajadores y una delegación de amigos de Norteamérica.

La marcha salió de El Corzo, con 300 obreros de Splendor, y tomó la carretera rumbo a Cartagenita, en donde se unieron los compañeros de Splendor El Rosal, Benilda, La Fragancia, Cóndor y Santa Bárbara. Se recorrieron los barrios obreros y se atravesó Mana Blanca, para llegar finalmente a Facatativá, en donde, después de avanzar por todo el pueblo, se finalizó en el salón comunal del barrio San Carlos; allí se realizó un emotivo acto con la intervención de los delegados internacionales y los directivos de los diferentes sindicatos. Los saludos estuvieron a cargo de Robert Perillo y Alison Paul, de US/LEAP; Laura Hauther, del sindicato de servicios de Los Ángeles; Esperanza Ávalos, del Centro de Solidaridad de la AFL-CIO, y Denis Roc, del sindicato del sector eléctrico de Georgia. Luego intervinieron los representantes de los sindicatos de flores: Beatriz Fuentes, de Sntrasplendor; Esperanza Cerero, de Untraflores; Efigenia Villaquirá, de Sintracóndor; Johny Bejarano, de Sintrapacna; José Mora, de Untrafragancia; Andrés Rincón, de Sintrabrnilda; y Campo Elías Bautista, de la subdirectiva de Sintrasplendor El Rosal. Alejandro Torres cerró el acto recogiendo la experiencia vivida y planteando las tareas que se avecinan para conseguir la negociación de pliegos en Splendor, la Fragancia, Benilda y Santa Bárbara. En Cóndor, que se encuentra en Ley 550, se defenderá lo que los trabajadores tienen en el momento, ya que lo que pretenden los empresarios es quitar derechos adquiridos.

La marcha se convirtió en una jornada de agitación a lo largo de su recorrido, pues los obreros que salían de los cultivos que se encuentran a lo largo de la carretera presenciaron asombrados cómo sus hermanos habían logrado vencer el miedo y se habían atrevido a desafiar a unos empresarios que han ejercido un régimen tiránico hacia los trabajadores. Muchos de los que salían de las fincas en buses con destino a Faca, Madrid, y otras partes, no disimulaban su entusiasmo y expresaban gestos de respaldo hacia los marchistas. Lo mismo sucedió en Cartagenita y en Mana Blanca. El mensaje de la marcha era claro: por fin los trabajadores de la floricultura, mujeres y hombres, se habían puesto de pie y lanzaban a los cuatro vientos su grito de rebeldía, anunciándoles a los patrones que no están dispuestos a soportar la esclavitud y la opresión y que harán todo lo que sea necesario para que se respeten sus derechos a organizarse independientemente y a negociar pliegos de peticiones.

Ver galería