Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Las manos que producen las flores

Carolina ManosalvaPor Carolina Manosalva, coordinadora de salud de la Corporación Cactus
Las manos de un gran número de quienes siembran, cultivan, cosechan y seleccionan las flores que se venden en el exterior se hallan ante la espantosa posibilidad de quedar paralizadas. En un estudio realizado el año pasado con pobladores de Bogotá y Cundinamarca, que padecen la enfermedad conocida como síndrome del túnel del carpo se concluyó que el 89,7% son mujeres y, de éstas, la tercera parte obreras floristas; además, que el factor de riesgo más importante es la ejecución de una misma actividad de carácter repetitivo. Fruto de otra investigación, el Ministerio de la Protección Social informó que dicho síndrome se ha convertido en la primera enfermedad profesional en Colombia.

Anatomía de la manoEl túnel del carpo es una cavidad estrecha, formada por huesos y otros tejidos de la muñeca, el cual protege el nervio mediano, que les proporciona las sensaciones a los dedos pulgar, índice, medio y anular. Cuando algunos de los tejidos del túnel como ligamentos o tendones se inflaman, presionan contra el nervio medio, lo que hace que parte de la mano duela o se adormezca. Esto puede llevar hasta la muerte del nervio y a la pérdida de las funciones de la mano.

La campaña «No se le vaya la mano»

El Ministerio de la Protección Social ha iniciado una «campaña», consistente en una cuña radial, que poco se transmite, un video y unos afiches de circulación bastante restringida, pero no contempla estrategias efectivas de protección y defensa de los derechos de los trabajadores expuestos, ni les exige a los empresarios suprimir los factores de riesgo, cuyo origen se encuentra en las políticas de «eficiencia» y «productividad», como el trabajo en línea, que harán que la enfermedad se riegue aceleradamente y los accidentes de trabajo se disparen. El síndrome del túnel del carpo afecta también a las y los digitadores, despresadores de pollo, operarios textiles, empacadores.

Si algo hubiera de verdad en la campaña oficial debería sancionar a las empresas Benilda y Splendor Flowers, contra las cuales Untraflores y Sintrasplendor han interpuesto sendas querellas al respecto.