Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

“Estas normas son monstruosas”

Así lo afirmó Roberto Esguerra, presidente de la junta directiva de la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas y director de la clínica Santa Fe, en entrevista concedida a Yamid Amat, para El Tiempo. Publicamos apartes.

Es decir [el decreto 131], ¿condiciona, limita, la atención médica especializada?

Sí, señor. Hoy el ciudadano afiliado al régimen contributivo tiene derecho a medicina general especializada; el artículo condiciona la admisión a los servicios especializados a la consecución de evidencias adicionales y el “costo-efectividad”. Quiere decir que los profesionales que traten los pacientes tendrán que aportar pruebas que demuestren que ese procedimiento es el más efectivo con el menor costo. Esto significa, además, que los ciudadanos más pobres quedan sin protección.

¿Y qué son “guías, estándares o protocolos”?

Normas para quitarle al médico la autonomía para tratar a un paciente. Cada ser humano es distinto y al médico no se le puede eliminar su facultad para diagnosticar y recetar.

¿Puede dar un ejemplo?

Si usted tiene dolor de cabeza, el médico no puede diagnosticar qué origina el malestar y ordenar lo que crea necesario, sino que debe someterse a los protocolos que señala el decreto como de obligatorio cumplimiento. Es un recetario al que el médico tiene que someterse y, si se sale de ese marco, los decretos llegan hasta el abuso de multar a los médicos, dizque por “deterioro económico del sistema de salud”; multas, no porque la calidad de la medicina haya sido inadecuada o porque el paciente no fue bien tratado, sino por causar un deterioro económico al sistema. ¡Por Dios!

¿Cómo califica las medidas?

Significan un atentado, un irrespeto y un atropello contra la profesión médica; atenta, además, contra el derecho de la gente a recibir un buen servicio de salud. Estas normas son monstruosas.