Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

A bolillo Uribe impone el remate del Seguro Social

En las horas de la noche del sábado 25 de agosto, la fuerza pública militarizó las clínicas San Pedro Claver, Carlos Lleras Restrepo, Misael Pastrana y del Niño, mientras el gobierno le entregaba el control administrativo a Caprecom y reemplazaba a centenares de empleados. Mediante estos procedimientos, típicos del régimen de Uribe Vélez, se allanó el camino para poner en venta las cuatro clínicas y 17 centros de atención ambulatoria que conforman la Empresa Social del Estado Luis Carlos Galán, en donde laboran 4.300 trabajadores y se atiende a 800 mil afilados del Seguro Social en el Distrito Capital. A finales de julio, y mediante métodos similares, se había liquidado la Empresa Social del Estado Policarpa Salavarrieta que cubría siete departamentos del centro del país.

Por Francisco Cabrera

En las horas de la noche del sábado 25 de agosto, la fuerza pública militarizó las clínicas San Pedro Claver, Carlos Lleras Restrepo, Misael Pastrana y del Niño, mientras el gobierno le entregaba el control administrativo a Caprecom y reemplazaba a centenares de empleados. Mediante estos procedimientos, típicos del régimen de Uribe Vélez, se allanó el camino para poner en venta las cuatro clínicas y 17 centros de atención ambulatoria que conforman la Empresa Social del Estado Luis Carlos Galán, en donde laboran 4.300 trabajadores y se atiende a 800 mil afilados del Seguro Social en el Distrito Capital. A finales de julio, y mediante métodos similares, se había liquidado la Empresa Social del Estado Policarpa Salavarrieta que cubría siete departamentos del centro del país.

La forma como Uribe y su ministro de la Protección Social han manejado la salud deja en claro que su cometido es enajenar la red pública hospitalaria, no importándoles los turbios medios a los que tengan que acudir para lograrlo. Hasta el diario El Tiempo, en editorial del 29 de agosto, se muestra sorprendido por la “falta de tino” del Ministerio para resolver la crisis de la salud, y critica “la inexplicable decisión de quitarle [al Seguro Social], a mediados del 2003, sus 37 clínicas y 213 centros de atención para crear siete Empresas Sociales del Estado”, que después “fueron desprestigiadas hasta quedarse sin dolientes”, para finalmente entregarlas “al mejor postor”.

La revista Semana, en artículo aparecido en su edición digital el 28 de agosto, se pregunta cuál es el verdadero interés del gobierno en la venta de la ESE Luis Carlos Galán y desmiente las afirmaciones, basadas en una supuesta crisis financiera, con las que el ministro de la Protección Social argumentó la venta de la entidad. Por el contrario, la revista sostiene que “esta ESE generó 24.976 millones de pesos en utilidades interanuales desde 2.003. Su productividad anualmente crecía en un 8% y la Superintendencia Nacional de Salud, entre otras instituciones, ha comprobado su viabilidad financiera y aprobado su gestión social”.

El Tiempo menciona que la empresa ibérica “Orden Hospitalaria San Juan de Dios ya ofreció 234 mil millones” por la ESE, mientras que Semana habla de rumores acerca de que “la venta ya estaba pactada con la orden española”.

La feria de las clínicas del Seguro Social se produce en momentos en los que, para la mayoría de los colombianos ya no hay duda alguna en torno al crimen que significa la privatización de la salud emprendida desde que se aprobó la Ley 100, cuyo artífice y defensor principal ha sido el Presidente Álvaro Uribe. Los trabajadores de la floricultura, muchos de los cuales son usuarios del Seguro Social, deben condenar enérgicamente esta política antipopular y solidarizarse con los miles de trabajadores cuya suerte ha quedado en entredicho.