Los regalos de navidad de Uribe para el pueblo colombiano

Todas las reformas se hicieron a costa de los salarios de los trabajadores 
 
Por iniciativa del gobierno de Uribe, a fines del año pasado, el Congreso aprobó por amplia mayoría varias leyes que socavan los escasos derechos que aún conservaban los trabajadores y que harán su vida aún más dura. Las principales fueron: la reforma laboral, la pensional, la tributaria y el referendo.

Reforma laboral: más explotación, menos salario

A continuación enumeramos sus principales aspectos:
  1. La jornada ordinaria de trabajo, que estaba comprendida entre las 6 de la mañana y la 6 de la tarde, quedó de 6 de la mañana a 10 de la noche. Así los patronos se evitan el pago del recargo nocturno, que era de 35%. Por ejemplo, un trabajador que gane el salario mínimo de $ 332.000 y que labore de 2 p.m. a 10 p.m. perderá, por un día de trabajo en ese turno, $ 1.936,66; por 5 días, $ 9.683; por 10 días $ 19.360; por 15 días $ 29.049, y así sucesivamente.
  2. El trabajo en dominicales y festivos se pagaba con un recargo de 100% sobre el salario ordinario, sin afectar el salario ganado por haber trabajado la semana completa, ni el día de descanso obligatorio, es lo que se acostumbra a llamar el dominical triple. Ahora el recargo se redujo al 75%. En el caso del trabajador que gana el salario mínimo, el día quedó valiendo $ 11.066. Entonces el dominical o festivo costaría $ 22.132, pero con con la reforma queda en $ 19.365, es decir que se pierden $ 2.767. Quienes trabajen los domingos en una jornada que abarque el horario de 6 p.m. a 10 p.m., perderán por ambos lados, es decir, por la prolongación de la jornada diurna y por la reducción del recargo dominical.
  3. Se reducirá el pago de indemnizaciones por despido sin justa causa de los empleados contratados a término indefinido. Los despedidos perderán en la mayoría de los casos entre 10 y 15 días de indemnización.
  4. A los patrones que contraten personal nuevo con edades entre 18 y 25 años o mayores de 50 años de edad, ex presidiarios, jefes de hogar de cualquier edad, reinsertados de los procesos de paz, se les disminuirán a la mitad los pagos que tienen que hacer a las Cajas de Compensación Familiar, el Sena y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. Esto hará que, con la complicidad del gobierno, se reemplace personal antiguo y lo hagan pasar como si estuvieran creando nuevos puestos de trabajo
  5. Se reforma el contrato de los aprendices del Sena. De ahora en adelante estos contratos no tendrán carácter laboral, sino que se regirán por las normas civiles y podrán pagarse con la mitad de un salario mínimo y sin prestaciones. Con estas normas, al igual que en el punto anterior, los empresarios presionarán para sacar trabajadores antiguos y vincular «aprendices».
  6. La llamada unidad de empresa deja prácticamente de existir. Con esta medida los empresarios podrán manejar cada instalación, o cada cultivo o cada fábrica de su compañía, como si fueran negocios distintos; con lo cual se dificulta aún más la unidad y organización de los trabajadores, quienes no podrán reclamar que se apliquen a todos los empleados las mejores condiciones salariales o prestacionales existentes en la compañía.

Reforma en beneficio de los Fondos de Pensiones y en perjuicio de los asalariados

  1. Aumenta edad para tener derecho a pensionarse. A partir del 2014, las mujeres se pensionarán no a los 55 sino a los 57 años y los hombres a los 62.
  2. Las semanas de cotización pasan de 1.000 a 1.300.
  3. Las cotizaciones suben dos puntos, uno en 2004 y otro entre 2005 y 2006, con lo que llegará al 15,5%.
  4. Se reducen los beneficios de la sustitución pensional para el cónyuge y los hijos.

Reforma tributaria: el gobierno del corazón grande desata carestía con el IVA 

  1. obliga a pagar el IVA por productos de primera necesidad como: pastas alimenticias, panela, lentejas, fríjoles, garbanzos, cebada, avena, maíz, galletas, sal, anticonceptivos,  toallas sanitarias, cuadernos y lápices escolares. Igualmente al transporte de carga.
  2. Aumenta los impuestos a la gasolina, lo cual también eleva el costo de los bienes de consumo popular y el transporte.
  3. Incrementa la retención en la fuente para los asalariados.Los trabajadores y las clases medias pagan así el 90 % de los impuestos percibidos por el gobierno; mientras que los grandes monopolios, colmados de exenciones y exoneraciones, no pagan sino una parte mínima de los tributos. 

Referendo: más pobreza y dictadura

El gobierno de Uribe, con el cuento de  combatir la corrupción y la politiquería, hizo convocar por la mayoría del Congreso un referendo que:

  1. Dificulta aún más a los sectores políticos minoritarios que tienen posiciones patrióticas y de defensa de los intereses del pueblo llegar al Congreso y el ejercicio de la actividad política.
  2. Agrava la corrupción comprando el respaldo al referendo mediante la prolongación del período de los gobernadores, alcaldes, diputados, concejales y ediles.
  3. Acata las órdenes del Fondo Monetario Internacional, FMI, al congelar los sueldos y las pensiones de los trabajadores estatales que ganen más de dos salarios mínimos.
  4. Suprime Personerías y Contralorías departamentales y municipales, con lo que agudiza el desempleo y privatiza las funciones de esas entidades.
  5. Pretende convertirse en un plebiscito de respaldo a la autoritaria y nefasta política de Uribe.
Ya se ha constituido la Gran Coalición Democrática por la Abstención Activa, conformada por las centrales obreras, partidos de izquierda, personalidades democráticas, que está llamando a abstenerse de votar, la mejor manera de impedir que se apruebe este nuevo atentado contra el pueblo.

Compañeros de las floras: No votemos el referendo de Uribe, derrotémoslo con la abstención.

Con las mismas mentiras se imponen reformas similares

Esta vez, igual que en 1990, cuando se aprobó la ley 50, el gobierno presentó la reforma laboral como necesaria para generar nuevos empleos. Con esa ley se eliminaron la retroactividad de las cesantías, la acción de reintegro, la pensión sanción y se generalizaron los contratos a término fijo. Pero el resultado fue que en los últimos años, a pesar de que los salarios bajaron, hemos tenido el más alto desempleo de toda nuestra historia, superior al 20%. Hoy hay tres millones de desempleados en nuestro país, y cerca del 40% de la población está subempleada, es decir, dedicada a las actividades del «rebusque», ganándose en promedio $ 70.000 mensuales.

Muchos estudiosos de estos temas han dicho que estas medidas les permitirán a los empresarios obtener los mismos servicios por un menor costo; pero, como al mismo tiempo la reducción de los salarios disminuye la capacidad de compra de la población, las empresas no producirán más porque no tendrán a quien venderle, por lo tanto no tendrán necesidad de ocupar a nuevos trabajadores. Se quedarán con el mismo personal pero pagándole menos.

También se han hecho cálculos de que con esta reforma los patrones recuperarán con creces, a costa de los obreros, los nuevos tributos que les ha impuesto el gobierno. En cambio los proletarios no tendrán cómo resarcir la rebaja de sus salarios, ni el IVA por los productos de la canasta familiar; sólo sentirán aumentar su pobreza y las penurias de sus familias.

Los trabajadores debemos superar todas las dificultades y no descansar hasta que organizarnos y unirnos con todo el pueblo para que, más temprano que tarde, podamos derrotar estas medidas y hacer respetar nuestro derecho a tener una vida digna.