Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

Grandes ganancias para los empresarios: pobreza para los obreros

Crece importancia del cultivo de flores en la economía 
 
  • La industria emplea 75.000 proletarios
  • En el 2002 las exportaciones llegaron a 630 millones de dólares
  • Una sola empresa extranjera es dueña del 30% de la producción 
 
El cultivo de flores cortadas para exportación ha venido ganando importancia en la economía nacional. Las enormes ganancias que les produce a los propietarios, que son cada vez menos, entre ellos monopolios extranjeros como la estadounidense Dole, propietaria de casi el 30% de la producción.

Lo anterior contrasta con la pobreza y la opresión que padecen los verdaderos forjadores de esta riqueza: más de 75 mil proletarios, ubicados principalmente en la Sabana de Bogotá, la mayoría mujeres.

Se calcula que el año pasado las exportaciones de flores cortadas colombianas tuvieron un valor de 630 millones de dólares. Si promediamos el precio del dólar durante 2002 en 2.500 pesos colombianos, y lo multiplicamos por los US$ 630 millones, tendríamos lo siguiente:
 
US$ 630.000.000 x $ 2.500 = $ 1.575.000.000.000

Es decir que las ventas de flores al exterior durante el año pasado fueron de 1 billón 575 mil millones de pesos. Como si dijéramos 1 millón de millones de pesos más otros 575 mil millones.
 
 

 

Producto

Número de trabajadores

Exportaciones en millones de dólares

Prendas de vestir

62.365

358

Textiles:

52.169

481

Azúcar:

28.000

226

Banano:

22.000

390

Bebidas:

20.101

26

Automotor:

16.127

487

Manufacturas de plástico

30.668

202

Papel y cartón

15.312

215

Flores cortadas

75.000

610

Petróleo

 

2.415

Carbón

 

1.102

Café

 

680

 
Estas cantidades enormes de dinero, difíciles incluso de leer y entender, expresan cómo el valor de las ventas externas de flores ya casi alcanza al del café; cómo se han convertido en el cuarto producto de exportación del país detrás sólo del petróleo, el carbón y el café; y cómo superan al banano, los textiles y las confecciones. En 1990 significaron el 3,15% de las exportaciones totales del país, pero ya el año pasado representaron el 6,28%, o sea que su participación se dobló en apenas 12 años.

Otro aspecto fundamental es la cantidad de asalariados que se ocupan en las aproximadamente 6.200 hectáreas cultivadas, como ya dijimos 75.000, de los cuales más del sesenta por ciento son mujeres. Esto sin contar con que el sector genera más o menos otros 60 mil empleos indirectos en las industrias del cartón, las bandas de caucho, el plástico, el transporte, etcétera.
 Podemos también calcular que esta riqueza de 630 millones de dólares (1 billón 575 mil millones de pesos) de ingresos por exportaciones del año pasado se divide más o menos de la siguiente manera:
 

COSTOS

MILES DE MILLONES DE PESOS

%

Salarios (1)

336.144

 

Recargos nómina (2)

184.879

 

Total nómina (3) = (1 + 2)

521.023

42%

Otros costos (4)

719.460

58%

Total costos (5) = (3 + 4)

1.240.483

100%

Ventas (6)

1.575.000

100%

Ganancias (7) = (6 - 5)

334.517

 


(1) Calculamos los salarios como si el 92% de los empleados, es decir, 68.000 trabajadores ganaran el salario mínimo de 2001 ( $309.000); y los otros 7.000, ganaran en promedio $1.000.000.
(2) Los recargos a la nómina los calculamos incrementándole un 55% al total de los salarios básicos, que es el porcentaje aceptado usualmente por los empresarios; esto incluye primas, vacaciones, aportes a la seguridad social, parafiscales, etc.(3) Es la suma de los salarios básicos y los recargos a la nómina.
(4) En otros costos se incluyen los administrativos, financieros, de cultivo, transporte, infraestructura, contratos, materia      les de empaque, gastos generales, etc.
(5) El total de costos es la suma del total de la nómina y los costos no laborales.
(6) En las ventas sólo se incluye el valor de las exportaciones.
(7) Las ganancias son la resta de las ventas y el total de los costos.

Del cuadro anterior podemos extraer algunas conclusiones importantes. En primer lugar que las ganancias de las empresas, que son alrededor de 450, fueron prácticamente iguales a la suma de los salarios básicos que les pagaron a sus 75.000 empleados. Y si se toman sólo los obreros que ganan el salario mínimo tendríamos que las ganancias de 450 compañías son mayores que la suma de los salarios básicos de 68.000 trabajadores. Además, que dada la forma en que se han ido concentrando los cultivos en unos pocos grupos, como el caso de la multinacional Dole, son estos los que se llevan la parte del león en el negocio.

Sin embargo, esta creación de riqueza contrasta con la pobreza en que viven quienes la producen, y con la privación de derechos a la que se ven sometidos, como por ejemplo la negación del derecho a organizarse en sindicatos, para poder presentar pliegos de peticiones y así alcanzar salarios dignos y una mejoría en las condiciones de vida y de trabajo.