Con Santos, el sol ha vuelto a brillar, dice la CUT

Por Alejandro Torres

El pasado 24 de agosto, la central mayoritaria le dirigió una misiva al nuevo inquilino de la Casa de Nariño. “La CUT ve con preocupación los anuncios hechos por usted y por los miembros de su gabinete”, dijo, entre otras cosas, sobre el énfasis del gobierno en la gran minería, los agro combustibles, los TLC, la austeridad fiscal, el recorte de las regalías, la modificación de los parafiscales y la flexibilización laboral; anunció su oposición “al continuismo de tales políticas”, lo mismo que a las diligencias que el vicepresidente “adelantó para el anterior gobierno” a fin de mejorar la calificación de este ante la OIT; y presentó, “dentro del marco de la Constitución y las leyes”, un “pliego de exigencias”, sobre creación de empleo, eliminación de la subcontratación, estabilidad laboral, derogatoria de la ley 100, atención a las exigencias del magisterio, cumplimiento y ratificación de convenios de la OIT, garantías para el ejercicio sindical y protección a los sindicalistas, y “compromiso del gobierno de reconocer al movimiento sindical como interlocutor de los trabajadores colombianos (sic), en los diferentes espacios de la vida nacional y así como (sic) la asignación de recursos económicos para su financiación en el presupuesto nacional.”

Leer más...

Los galanteos del santismo derriten a la jefatura sindical

La Unidad Nacional de Santos, como era de esperarse, aspira abarcar también al obrerismo; empeño para el cual ha contado con la endeblez de las cúpulas del movimiento sindical, seducidas por los cantos de sirena del curtido esquirol Angelino Garzón quien, a las primeras de cambio y sin mayores esfuerzos, alineó en las huestes santistas al señor Julio Roberto Gómez, presidente de la CGT, asiduo visitante y “consejero” de la casa de Nariño durante el mandato anterior; conspicuo vocero, hasta la víspera, de la Gran Coalición Democrática; asesor laboral del candidato del Polo, Gustavo Petro; y representante de Colombia, por delegación de la CUT y la CTC, ante el flamante Consejo de Administración de la OIT.

Leer más...

“Un nuevo amanecer” cargado de tormenta

Por Alfonso Hernández

Al impulso de los titulares de prensa y de los discursos, Colombia está envuelta en las fumarolas de “la unidad nacional”, que de manera tan pomposa anunciara Juan Manuel Santos. La nación de la que habla no es otra que la incluida en la componenda de unos cuantos financistas con enormes caudales, firmas de envergadura transnacional, los ya conocidos conglomerados económicos colombianos y propietarios de dilatadas extensiones de tierra, rural o urbana. La Casa Blanca no disimuló su regocijo y distintos parlamentarios yanquis señalaron que ahora son más propicias las condiciones para aprobar el TLC con Colombia. En la arena política colombiana, dicho concierto toma cuerpo en el control de más del 80% del Congreso, dado el respaldo de los partidos de la U., Liberal, Conservador, el PIN, y a veces sobrepasa ese porcentaje y alcanza casi el 100%, como se vio en la elección de las mesas directivas, evento en el que hasta el senador “radical” Jorge Enrique Robledo votó a favor de Armando Benedetti y de los demás voceros del santismo a cambio de una de las vicepresidencias del Senado. A la vocinglería unanimista se han sumado la casi totalidad de los medios, los ex presidentes y unos cuantos mamos.

Leer más...

Editorial: Seis años de Seguridad Democrática

Casi sepultadas por el alud de informaciones sobre las maniobras distractoras de Álvaro Uribe, en los últimos días se han dado a conocer las cifras que muestran el rápido deterioro de la economía colombiana.

Leer más...

El fin de la salud pública

La feria que ha hecho el gobierno nacional de las entidades públicas ha abarcado todos los sectores de la prestación de servicios, que por falta de recursos o por negligencia, no pueden atender eficientemente a la población colombiana; esto le ha servido de pretexto al régimen para aplicar reformas que facilitan la privatización.

Leer más...