Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

El acucioso ministro de la Protección Social

El diario La República informó, el 23 de junio pasado, sobre las dificultades causadas a la floricultura por la revaluación del peso frente al dólar. La noticia menciona que el ministro de la Protección Social, Diego Palacio, había anunciado como medidas de alivio la reducción de los parafiscales para algunas empresas y que, además, les aconsejó que “piensen en renegociar algunos beneficios establecidos en las convenciones colectivas (…) Tengo la información de dos empresas del sector floricultor que ya suspendieron las convenciones colectivas”.
El diario La República informó, el 23 de junio pasado, sobre las dificultades causadas a la floricultura por la revaluación del peso frente al dólar. La noticia menciona que el ministro de la Protección Social, Diego Palacio, había anunciado como medidas de alivio la reducción de los parafiscales para algunas empresas y que, además, les aconsejó que “piensen en renegociar algunos beneficios establecidos en las convenciones colectivas (…) Tengo la información de dos empresas del sector floricultor que ya suspendieron las convenciones colectivas”.

Este personajillo, venido a más, al parecer no tiene otra aspiración en la vida distinta a la de cumplir servilmente los designios de los poderosos. Ya se sabe que Uribe le encomendó el tráfico de puestos públicos para levantarse los votos de los congresistas, que debían aprobar la reforma constitucional, que le permitiera alcanzar la primera reelección.

Ahora decidió servirle de recadero a Asocolflores no sólo para exonerar a los floristas de las contribuciones destinadas al Sena y al subsidio familiar, sino para buscar con lupa si algún floristero gana un peso más del mínimo para arrebatárselo. Causa indignación la celeridad con la que cumple las órdenes de quienes han mantenido la más cruda explotación sobre los trabajadores de las floras, mientras que hasta ahora no ha respondido una sílaba al Memorial de Agravios, que le dirigió Untraflores en marzo pasado, en el cual se resumen las espantosas condiciones de vida y de trabajo de los 100 mil obreros que sostienen esta agroindustria.