Un sindicato consecuente en cada empresa y toda la clase obrera de la floricultura en Untraflores

¿Cuánto ha afectado el precio del dólar?

En el periódico El Colombiano del 26 de agosto, en un artículo sobre la tasa de cambio (cantidad de pesos por cada dólar) que les sirve a los exportadores, informó que el director de Asocolflores en Antioquia, Marcos Ossa Ramírez, había dicho “que la tasa de cambio que les sirve, para ser competitivos a nivel internacional, es de 2.150 a 2.200 pesos”. Y que el presidente de la Asociación Nacional de Exportadores, Analdex, Javier Díaz, observó que $2.000 por dólar les daba a los exportadores “margen de maniobra con utilidades”.
En el periódico El Colombiano del 26 de agosto, en un artículo sobre la tasa de cambio (cantidad de pesos por cada dólar) que les sirve a los exportadores, informó que el director de Asocolflores en Antioquia, Marcos Ossa Ramírez, había dicho “que la tasa de cambio que les sirve, para ser competitivos a nivel internacional, es de 2.150 a 2.200 pesos”. Y que el presidente de la Asociación Nacional de Exportadores, Analdex, Javier Díaz, observó que $2.000 por dólar les daba a los exportadores “margen de maniobra con utilidades”.

Veamos: el precio promedio del dólar de los últimos años ha sido el siguiente: 2002, $2.865; 2003, $2.778; 2004, $2.390; 2005, $2.284; 2006, $2.239; 2007, $1.972. O sea, que 2007 fue el único año en el que la tasa de cambio estuvo por debajo de la que les sirve a los floricultores; mientras hubo años en que fue de casi $3.000, en los que las ganancias de estos debieron ser inmensas.

Nadie niega el efecto negativo de la revaluación, pero ésta ha incidido en una caída las ganancias, pero no es la causa de única de la crisis del sector.

Los floricultores no pueden cifrar el éxito sólo en la tasa de cambio. Además, la devaluación resulta aún más ruinosa para la economía del país y en particular para los trabajadores, por el alza del costo de la vida que acarrea. El mismo director de Asocolflores le pide al gobierno, por ejemplo, que baje las tasas de interés. Hay que voltear la mirada hacia las sanguijuelas bancarias, que sí arruinan la empresas, y no irse contra los míseros salarios y el empleo de los obreros, que no son parásitos sino los verdaderos productores de la riqueza.